09/11/2013

Quilmes, Sábado 9/11, 15hs: Actividad a 2 años de la desaparición de Daniel Solano

Difundimos:

INSEGURIDAD ES MÁS POLICÍA Y GENDARMERÍA EN LAS CALLES!

Sí!! Nos preocupa la inseguridad!

Desapariciones, gatillo fácil, torturas en cárceles y comisarias, trata de personas, tráfico de drogas, crimen organizado, palos y balas a los luchadores.

A 2 años de la desaparición de Daniel Solano gritamos:

¡INSEGURIDAD ES MÁS POLICÍA Y GENDARMERÍA EN LAS CALLES!

Este Sábado 9/11 a las 15hs nos concentramos en la Plaza de la estación de Quilmes.

Bandas en vivo

Actividades Artísticas

Micrófono Abierto

LA LUCHA CONTRA LA REPRESIÓN SOLO PUEDE VENIR DESDE ABAJO, SUMATE!

A 2 AÑOS DE LA DASEPARICIÓN DE DANIEL SOLANO, SEGUIMOS DENUNCIANDO LA REPRESIÓN

La desaparición forzada de personas fue un mecanismo diseñado por el terrorismo de Estado para aniquilar a los luchadores populares, pero también para debilitar nuestra subjetividad, aislarnos con el miedo y paralizarnos como sociedad. Las consecuencias de esta perversa mecánica atraviesan hasta hoy a varias generaciones, y aunque se pretenda naturalizar las nuevas desapariciones la realidad de los de abajo nos sigue enfrentando a las fuerzas represivas del Estado por ser una herramienta necesaria de los sectores dominantes para seguir imponiendo sus objetivos.
Los casos de Andrés Nuñez, Miguel Bru y Jorge Julio López en La Plata, de Iván Torres en Chubut, de Mario Golemba en Misiones, de Luciano Arruga en La Matanza y de Daniel Solano en Río Negro, sintetizan dos décadas de reconversión de aquella mecánica de la desaparición hacia el actual disciplinamiento social de todo aquel que no sea cómplice del esquema mafioso de explotación y represión.
Daniel Francisco Solano, trabajador de la cosecha de manzanas de 27 años, permanece desaparecido desde el 5 de noviembre de 2011, cuando fue retirado a los golpes del local bailable Macuba Megadisco de la ciudad de Choele Choel (Río Negro) por policías pertenecientes al grupo BORA (Brigada de Operaciones, Rescate y Antitumulto). Los familiares denunciaron que Solano sufría persecuciones de la empresa Expofrut que lo contrataba, por sus denuncias acerca de irregularidades en el alojamiento, alimentación y pago de jornales; y relacionan su desaparición con una represalia de agentes de la Comisaría 8va de Choele. En el caso hay no menos de 25 policías imputados, entre ejecutores, encubridores y entorpecedores de la investigación. Con la familia acampando hace 23 meses frente al juzgado, la única y tardía medida tomada fue la disolución del grupo BORA por el gobierno rionegrino en diciembre de 2011.

Para entender esto hay que insistir en que no son casos aislados, ni “excesos”, sino una política de Estado en los 30 años desde concluida la dictadura. No es un dato menor que el blanco sea siempre el joven, el pobre, el morocho, el rebelde, aquel que es construido mediáticamente como elemento “inútil” o “molesto” para el sistema, pero que a su vez representa el sector convocado generacionalmente a transformarlo.
Los diferentes gobiernos constitucionales han perfeccionado la selectividad del aparato represivo con la militarización de los barrios pobres de las grandes ciudades, mediante los operativos de la misma Gendarmería que debió renovar su cúpula tras el escándalo que significó el Proyecto X de espionaje sobre las organizaciones populares en lucha, y que terminan sumándose a las tareas de persecución, amedrentamiento y represión que ya controlan las policías provinciales.
No es novedad para nadie que hace ya tiempo la política opera según el modelo organizativo de la mafia, de la acción reaccionaria que golpea para mantener sus intereses o para blindar a sus crímenes con la impunidad que el temor otorga. Y allí están todas las fuerzas de “seguridad” gestionando todos los grandes delitos que dicen combatir: narcotráfico, trata de personas, explotación sexual, juego clandestino, etc. La premisa del momento es: O se está incluido en la esfera de intereses de una mafia particular o bien se está desamparado hasta límites de la barbarie.
El operativo oportunista que los gobiernos nacional, provincial y municipales están promocionando con miles de gendarmes en el conurbano, sumado a la farsante discusión sobre la “Seguridad” en la campaña electoral nos muestran que el mismo gobierno que inició su gestión por izquierda con promesas de Derechos Humanos, en un contexto electoral gira el discurso a la derecha, echando mano a la represión para no perder su posición dominante.
No hay que dejarse engañar con estas falsas salidas.

Porque 400 genocidas de la dictadura presos en 10 años de juicios no es justicia, porque 4.000 jóvenes asesinados por las fuerzas represivas no son excesos, porque 68 personas asesinadas por la represión directa a manifestaciones no son excepciones, y porque 213 desaparecidos por razones políticas y sociales no es democracia.

Convoca la Coordinación Antirrepresiva de Zona Sur

(HIJOS La Plata – Bandera Negra ““ Movimiento Popular La Dignidad ““ Medios Machete ““ Monte ““ CORREPI)


Teléfonos de Contactos:

HIJOS La Plata: Julio – 0221 15589222 1

BANDERA NEGRA: Brian – 113 254 1288

MONTE: Gabriel ““ 1568809980

CORREPI: Bárbara – 1536479056



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba