02/07/2012

Denuncia de Junta Interna ATE: Trabajadores/as realizan sus tareas en condiciones precarias

Reproducimos:

EN CASA DE HERRERO, CUCHILLO DE PALO

Trabajo no pasa la inspección

Cinco empleados de la Subsecretaría de Trabajo porteña sufrieron
desmayos a causa del lugar en el que llevan adelante sus tareas: una
oficina montada en lo que fue la bóveda de un banco, sin ventilación
ni condiciones básicas de seguridad.

Por Clarisa Ercolano

Si hay un lugar donde uno no esperaría encontrarse con un cuadro de
ambiente laboral insalubre o de empleados que denuncian casos de
persecución es, justamente, en el organismo que se encarga de velar
por el cumplimiento de estos derechos. Aunque suene a paradoja, los
mismos trabajadores de la Subsecretaría de Trabajo porteña denuncian
malas condiciones laborales en ese organismo.

Es que, recién mudada la Subsecretaría a su nuevo edificio, los
trabajadores desarrollan sus tareas en lo que fuera la bóveda de un
banco, ubicada en el subsuelo del edificio. La falta de ventilación,
luz natural y la ubicación al nivel de la calle, justamente por donde
pasan los autos y colectivos que emiten monóxido de carbono, generaron
un cuadro de intoxicación respiratoria que terminó con cinco
trabajadores desmayados y uno de ellos que debió ser internado por el
cuadro.

“Junto a la Comisión Interna de ATE fuimos a investigar el lugar y
comprobamos que no están dadas las mínimas condiciones de seguridad”,
aseguró el legislador Alejandro Bodart (MST en Proyecto Sur) a
Noticias Urbanas. Y explicó que, lógicamente, “nadie puede trabajar en
un lugar respirando aire viciado por horas, por eso se dieron los
cuadros de intoxicación”. Pese a la gravedad del asunto, a todos los
que debieron retirarse se les exigió volver a sus puestos de trabajo
al día siguiente. “Al mismo lugar en donde se habían descompuesto”,
subraya Bodart.

“Si los jefes consideran que se puede trabajar bien, que instalen ahí
la gerencia”, exigió el diputado, ofuscado por la situación que pudo
comprobar con sus propios ojos.
Sin embargo, trabajar en una bóveda bancaria, que aún conserva parte
de su estructura totalmente visible, no es el único escollo a sortear
por parte de los trabajadores. La puerta de acceso es pequeña, por lo
que una persona de contextura grande no puede pasar si no se coloca de
costado. Además, en caso de corte de luz, no hay manera de salir a la
planta baja. “Esto es terrible, imaginemos una situación de incendio y
las consecuencias que podría tener”, inquirió Bodart.

La situación, lejos de remediarse, se complicaría ya que además de un
pedido de informes que elevaron Bodart y la diputada Laura García
Tuñón (Proyecto Sur), que incluye un pedido de clausura, los mismos
trabajadores evalúan por estas horas presentar una denuncia penal, ya
que sus reclamos no son atendidos y a diario deben saber que su salud
quedará expuesta en el mismo momento en que ingresen a trabajar.

“Lo que observamos en el sótano son condiciones jamás vistas. El área
a cargo de inspeccionar los lugares de trabajo incumple las normas de
seguridad para su propio personal. Por eso estamos presentando un
pedido de informes”, afirmó García Tuñón. “En casa de herrero,
cuchillo de palo. Justamente la dependencia que debe inspeccionar los
lugares de trabajo incumple las normas de seguridad para sus propios
trabajadores. Ellos mismos no pasarían una inspección”, remarcaron los
integrantes de la Comisión de Legislación Laboral en la Legislatura.

Dos años llevó la puesta a punto del edificio para poder realizar el
traslado de la Subsecretaría. Sin embargo, en todo ese tiempo, poco
pudo hacerse para garantizar algo más que un bello edificio: “Es
inentendible que se hayan tomado todo este tiempo para no dejarlo en
condiciones, el edificio es muy bonito, pero no sirve”, se quejó
Bodart. Y agregó que “hay un hall enorme y cero lugar para las
oficinas, por eso se armó todo en el subsuelo, nadie previó que esto
era un banco y, por ende, había que reacondicionarlo”. En ese sentido,
la inspección de los diputados también constató que hay trabajos de
tuberías de gas al descubierto y sin terminar y no están colocados los
sistemas de ventilación. “Es hermoso para un shopping, no para una
subsecretaría”, señalan los trabajadores.

Corren riesgo de vida

Sin medias tintas, Bodart confirmó a este medio que “los trabajadores
corren riesgo de vida” cumpliendo sus tareas en las actuales
condiciones. “Los mismos que deben velar por la seguridad laboral de
otras personas corren riesgo”, reflexionaron los legisladores. Y,
además, no descartan la existencia de “un negociado”, ya que durante
dos años se pagó el alquiler del edificio solamente para ponerlo a
punto y lograr efectuar el traslado.

Edgardo Castro, miembro de la Junta Interna de ATE de ese organismo,
denunció que las personas intoxicadas y hospitalizadas “trabajan en un
subsuelo en condiciones de insalubridad e inseguridad deplorables.
Nuestros reclamos son desoídos por las mismas autoridades que deben
controlar la seguridad en las obras”.

La reflexión que surge de los legisladores que se hicieron eco
coincide en que no se pueden brindar garantías desde un sector en
donde sus recursos humanos están sumidos en el destrato. “La gestión
es autoritaria y persecutoria, de esta Subsecretaría dependen parte de
las inspecciones que se realizan en obras en construcción o boliches”,
explicaron para ejemplificar la magnitud de lo que se denuncia.

Para finalizar, aportaron una nueva denuncia desde el espacio de
Bodart: “Las coimas están a la orden del día, por eso muchas personas
idóneas que revisten tareas en este sector buscan irse, ya que se los
castiga y se les impide salir a la calle para que no detecten las
irregularidades que sus superiores quieren dejar a un lado”.

Pueden ver la nota en:
http://www.noticiasurbanas.com.ar/info_item.shtml?sh_itm=0b6a1aa72130b7bb0fe87cc8da4ba786

JUNTA INTERNA DE ATE – SSTR



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba