11/09/2011

Supermercados Vital despide a trabajador por su condición sexual

Difundimos:

Discriminación en el supermercado

PUBLICÓ EN FACEBOOK QUE ERA GAY Y LO DESPIDIERON

Comercio – CTA.- 06/09/2011.- La empresa de supermercados mayorista Vital despidió a un trabajador luego de que este publicara en su facebook que mantenía una relación sentimental con otro trabajador.

Daniel Barboza de 30 años ingresó a trabajar en la cadena de supermercados mayorista Vital, en la sucursal Tronador que el grupo Maycar, de la familia Pochinki posee en el barrio porteño de la Chacarita. Su pareja Joel Hurtado de 23 años trabaja como repositor del Frigorífico Riosma y se ocupa de la reposición de sus productos en la misma sucursal.

“Una persona que trabajaba conmigo en Vital que admití en mi facebook vio en mi perfil que mi pareja era Joel a partir de ahí el rumor empezó a rodar en el mercado, el trato del supervisor cambió totalmente para mal”, cuenta Daniel mientras acaricia las manos de Joel, con quien comparte su vida desde hace tres años.

“A principios de este años nos radicamos en Buenos Aires en busca de trabajo, nuestra intención siempre fue llevar una vida juntos, trabajar, seguir estudiando; Joel se recibió de enfermero y por mi parte soy maestro mayor de obras”, comenta el trabajador despedido hace dos semanas de la cadena minorista.

Joel_y_Dani.jpg

“Se generó el rumor entre mis compañeros de trabajo sobre mi condición homosexual luego cuando vieron en mi cuenta de “facebook” que mi pareja era Joel, me aconsejaron colectivamente que no dijera nada, porque me iban a echar”.

Y tenían razón, el cambio en el trato fue brutal. Daniel comenzó a ser objeto de un acoso laboral y el cambio fue inmediato. “Este cambio en el trato hacia mi persona también lo pude advertir por parte del jefe de mi sector, el cambio fue tan grande para conmigo, lo que me hizo suponer que le había llegado el rumor sobre mi condición sexual, en un principio yo no quería admitir mi condición en mi trabajo por temor a perder el trabajo ya que en más de una ocasión a mi jefe lo escuché hablar con términos homofóbicos con los cuales me sentí agredido y discriminado; en una oportunidad me preguntó si un compañero era “putito”, a lo que le respondí que “no sabía nada pero en todo caso de serlo ¿cual era el problema?, él me dijo que si era gay lo hago echar”.

“Desde entonces se volvieron habituales las recomendaciones por parte de los trabajadores internos y externos que conocían la forma de manejarse de los jefes de Tronador de que ocultemos lo nuestro, eso me trajo un problema con Joel porque el se sentía muy mal cuando yo lo negaba, llegamos a una situación en que debí optar entre conservar el trabajo o perderlo a él”, confiesa el joven.

“A partir de que mi condición sexual y relación sentimental era de conocimiento entre los trabajadores y jefe de la empresa, pase de ser un trabajador ejemplar a ser un trabajador que no rendía, no cumplía y era mal compañero y que debía renunciar, los compañeros me decían “este la tiene con vos”.

Con el transcurso de los días el maltrato empeoró lo que le produjo problemas de salud, con fuertes dolores de espalda. Con una lumbalgia que lo tuvo postrado una semana, a su regreso fue destinado a sectores donde debían reponerse mercadería pesada.

A pesar de sufrir el maltrato diario Daniel y Joel decidieron admitir ante sus compañeros y jefes de trabajo que eran pareja para terminar con el rumor y el malestar psicológico que al ocultarlo les ocasionaba, “muchos compañeros me felicitaron por el coraje de haberlo admitido sabiendo que si se enteraban me iban a echar”, agregó Daniel.

Hecho que finalmente ocurrió el 20 de agosto de 2011.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba