10/06/2011

Amenazas a hijos de sobrevivientes del Centro Clandestino de detencion y exterminio La Perla

Difundimos:

Hola a todos. Para muchos este mail puede ser inoportuno o incómodo, pero sinceramente, después de analizarlo mucho es la única forma que tenemos mi familia y yo de resguardarnos y resguardarlos de los acosos que estuvimos sufriendo en las últimas semanas.

Primero que nada quiero contarles que mi mamá (Victoria Roca) y mi papá (Andrés Remondegui) son ambos sobrevivientes de La Perla, el Centro de Detención, Tortura y Exterminio más grande que funcionó en Córdoba durante la última dictadura militar, ambos permanecieron desaparecidos por casi dos años, y no hace falta detallar las crueldades físicas y psíquicas a las que se vieron sometidos. En base a esta infeliz experiencia mi mamá fue citada en 2008 como testigo del juicio que condenó a perpetua a Menéndez y otros 7 imputados (miembros de la patota de represores que operaron en La Perla). Actualmente, existen algunas causas de lesa humanidad en proceso y tanto mi mamá como mi papá son probables (por no decir seguros) testigos.

En las últimas semanas mis hermanos y yo hemos sido víctimas de un acoso psicológico a través de mails y mensajes por facebook firmados por un nombre ficticio (Juan Peralta y María Julieta Lopez), estimamos que estas personas son miembros de grupos relacionados a militares presos o procesados y se hacen pasar por defensores de los dd.hh o militantes de izquierda acusando, principalmente, a mi papá de haber colaborado en la represión, hecho que, no hace falta decir, es totalmente falso, porque como ya conté fue secuestrado y privado de su libertad bajo tortura y amenaza de muerte durante casi dos años… Si mis papás permanecieron en silencio todos estos años, no fue sólo por lo traumático de la experiencia, sino porque hasta hace muy poco tiempo recibían amenazas y todo tipo de intimidaciones para que no hablaran del tema, mucho menos ante la Justicia, aunque debido al contexto político y social favorable todavía se identificaban como miembros de las FF.AA, hoy, debido a la deslegitimación de este sector parece que la estrategia cambió y se presentan como “ex militantes”.

Es evidente que muchas personas relacionadas a la represión siguen buscando actuar con la misma impunidad e intentando difundir el miedo como siempre los hicieron, y eso es lo que los delata, el hecho de recurrir a golpes bajos como intimar por medio de los hijos, hacer parecer que saben todo lo que hacemos y con quienes nos relacionamos, y todo tipo de manipulaciones psicológicas. Gracias a Dios, estamos contenidos y contamos con el apoyo de entidades como H.I.J.O.S, y diferentes agentes judiciales que están llevando adelante las causas de lesa humanidad en Córdoba, y estos hechos más que amedrentarnos nos incitan a contar la verdad públicamente.

Todas estas cuestiones ya están en manos de la Justicia, inclusive nuestra seguridad, y tenemos esperanza en que pronto se sabrán los nombres reales de estas personas y se tomarán medidas al respecto. Sin embargo, quedaba la cuestión pública, ya que estas personas estuvieron enviando información falsa a distintas personas de nuestro entorno. Por nuestra parte, estamos dispuestos a hablar con quien sea, y a contar como son y fueron las cosas, el juicio moral que puedan emitir ya queda por su parte, lo que si me gustaría que si alguno de uds recibe este tipo de información sobre mi papá o mi mamá nos lo comuniquen, ya que es importante, no sólo para nuestro caso particular, sino a nivel general, ya que, por lo que sabemos, es parte de una estrategia más amplia que intenta desacreditar el testimonio de los testigos en los juicios por lesa humanidad. Sinceramente, resulta muy difícil para mí tener que hacer pública una experiencia tan traumática y particular como la que atravesaron mis viejos por este medio y en estas condiciones, pero no encontramos otra forma, y da mucha impotencia ver que estas personas piensan que pueden seguir profundizando la herida y sobre lo doloroso sumar más dolor. Si bien estamos viviendo una situación de mierda, más que nunca estamos seguros de como actuar, y sabemos que es importante hablarlo y salir del silencio, y si alguien está atravesando una situación similar, ya saben: no se callen. Mil gracias por tu atención.

PD: A mis amigos y personas cercanas les pido perdón por no haberme tomado el tiempo de contárselos en profundidad y personalmente, pero la situación no daba para más. Gracias por entender!

— 
Lic. María Molas y Molas.-
0351- 155 125 694



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba