15/04/2011

CABA, Viernes 15/4, 13 hs: Marcha por el desmantelamiento de la IGJ Paralela

Reproducimos:

Marcha por el desmantelamiento de la IGJ Paralela

Viernes 15 de abril a las 13 horas:

la Alameda y el MTE marchan a la sede de la Inspección General de Justicia

(Paseo Colón 285).

Denunciamos que en el ámbito del Ministerio de Justicia de la Nación existe una IGJ Paralela, verdadera escribanía del crimen organizado, que autoriza sociedades off shore en cuestión de minutos y cajonea expedientes de ONGs que luchan contra la corrupción, la trata de personas y la esclavitud moderna.

Cualquier persona que quiera constituir una sociedad comercial o una fundación sin fines de lucro debe realizar, como es lógico, una serie de pasos administrativos en el ámbito de la IGJ. En la mayoría de los casos y pese a las demoras propias de la burocracia estatal, cada expediente tramita por los carriles reglamentarios.

Sin embargo, algunas carpetas se salen del carril y van a parar a un reducto mafioso y clandestino que funciona dentro de esa institución nacional. Esta verdadera escribanía del crimen organizado tiene dos funciones: autorizar sociedades fantasmas para el lavado de dinero y paralizar la inscripción de Fundaciones que luchan precisamente contra las organizaciones mafiosas.

En el 2007, un grupo de militantes de organizaciones sociales y de derechos humanos constituimos la Fundación Alameda para combatir el crimen organizado, la trata de personas y las distintas formas de esclavitud moderna. Concientes de que la contratara de la exclusión es la explotación criminal de la vulnerabilidad social, comenzamos a investigar y denunciar -junto al Movimiento de Trabajadores Excluidos y otras organizaciones hermanas- cientos de casos de esclavitud sexual, servidumbre laboral, explotación infantil, trata de personas y narcotráfico,. Asimismo, deducíamos sus conexiones con las grandes marcas, las multinacionales agrarias y las estructuras corruptas de la policía y el poder político.

Casi siempre, detrás de estos aberrantes crímenes había grandes fortunas, bien guarnecidas en sociedades offshore que permiten a los verdaderos patrones de la mafia sustraerse de sus responsabilidades civiles, penales y laborales. Tal es el caso, por ejemplo, de Rafael Levy, el verdadero dueño de República Cromagnon que, oculto tras una maraña de empresas fantasma, siguen en libertad pese a haber sido responsable de tamaña masacre y a regentear prostíbulos y talleres clandestinos. Del mismo modo, grandes marcas textiles, agroexportadoras, tratantes y narcos lavan sus caudales mal habidos en estas sociedades.

Paradójicamente, a medida que nuestras denuncias crecían en volumen y profundidad, la inscripción de la Fundación Alameda se trababa inexplicablemente en el mismo organismo que autorizaba el funcionamiento de semejantes sociedades. Uno, dos, tres, cuatro años”¦ Supimos luego que del mismo modo la ONG Vínculos liderada por Alicia Peresutti y la Coalición Argentina contra la Trata y el Tráfico de Personas, conducida por Sara Torres, entre otras, tuvieron sus expedientes cajoneados por varios años. ¿Qué tienen en común estas organizaciones? La lucha contra el crimen organizado y haber sido marcadas por Anibal Fernandez con retórica propia de la dictadura criminal como promotoras de una “campaña antiargentina” por denunciar la trata de personas y otras violaciones actuales de los derechos humanos en foros internacionales.

El objetivo práctico detrás del eterno bicicleteo en el otorgamiento de la matrícula de la Fundación la Alameda es impedir que nuestra organización se constituya en querellante en las más de 140 causas penales que hemos iniciado contra esclavistas, tratantes, proxenetas y funcionarios corruptos. Que no podamos seguir las causas desde adentro y pedir todas las medidas correspondientes y asi poder preparar sobreseimientos escandalosos sin levantar polvareda y a espaldas de la sociedad. Lo mismo ocurre con otras ONGs también postergadas en su matriculación, pese a haber cumplido todos los requisitos legales.

Es que la IGJ Paralela y Clandestina, pese a la asunción de un flamante Secretario de Justicia, sigue siendo un reducto inexpugnable de la mafia que sostuvo a Néstor Valleca durante siete años al frente de la Policía Federal, hoy afortunadamente desplazado por sus nexos con las redes prostibularias.

Por eso, hoy marchamos a la IGJ Oficial para denunciar la existencia de este organismo clandestino de lavado de dinero, dinero acumulado impunemente a costa de la explotación, la esclavitud, la salud y la sangre de miles de compatriotas y migrantes sometidos por las organizaciones criminales que pululan al amparo del poder.

Marchamos también para denunciar la persecución y discriminación a las organizaciones que luchan contra el crimen organizado. Negarnos la inscripción impide que podamos acceder a los expedientes judiciales de las denuncias que nosotros presentamos y permite que tanto sufrimiento quede en la más abyecta impunidad.

Le exigimos al Secretario de Justicia Julián Álvarez el desmantelamiento de la IGJ Paralela, que les otorguen matrícula a las ONGs de Derechos Humanos que hace rato han cumplido ya todos los requisitos legales, la expulsión de los funcionarios corruptos, la erradicación de las sociedades offshore y la inmediata regularización del organismo.

Contactos:

Gustavo Vera 1561584835

Juan Grabois 1563843877

Prensa Alameda: 4115-5071 / Blog: laalameda.wordpress.com / Página web de la marca: www.mundoalameda.com.ar



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba