21/10/2010

Declaración del “Taller de Estudios Laborales” ante la agresión a trabajadores ferroviarios

Declaración del TEL

ANTE LA GRAVE AGRESION A TRABAJADORES FERROVIARIOS

Trabajadores tercerizados del ferrocarril y militantes de organizaciones sociales y políticas, que los acompañaban en solidaridad, fueron atacados por una patota armada cuando intentaban realizar un corte de vías en protesta por su situación laboral y el despido de varios de sus compañeros. Como consecuencia de ese ataque resultaron con heridas de bala 3 personas, una de las cuales, un joven de 23 años, falleció cuando lo llevaban al hospital.

Denuncian los trabajadores atacados que la patota estaba conformada por personas vinculadas a la conducción del sindicato Unión Ferroviaria. Portaban carteles de la Lista Verde y no habría sido la primera vez que reprimen sus movilizaciones.

En ese caso estaríamos frente a un hecho de tremenda gravedad, como es que dirigentes sindicales utilicen la violencia armada para perseguir a aquellos a quienes deberían defender y proteger.

Hace tiempo que numerosos hechos vienen confirmando que esa dirección sindical no se propone ni le interesa terminar con la indignante discriminación que padecen numerosos trabajadores ferroviarios a los que se hace trabajar bajo formas precarias y, muchas veces, ilegales de contratación, sin estabilidad ni derechos, con salarios mas bajos que el resto y expuestos a todo tipo de arbitrariedades. No los representan ni los defienden, no se hacen cargo, pero cuando éstos, por sus propios medios y en la mayor debilidad, intentan reclamar lo que les corresponde, ahí entonces aparece esta dirigencia sindical con sus matones a reprimir a trabajadores.

Se trata de dirigentes que usan la representación exclusiva que les otorga la ley para excluir a los que no piensan como ellos y para decidir a su antojo quienes tiene derechos y quienes no, convirtiendo a las estructuras sindicales en fuente de negocios y riqueza para sus bolsillos, tergiversando así el sentido de ser que tuvieron sus sindicatos cuando nacieron gracias al esfuerzo y el sacrificio de auténticos luchadores.

Hay una conducta criminal e irresponsable en quien arma a un grupo de matones para que le vayan a pegar trabajadores que protestan legítimamente, pero hay también una desnaturalización grotesca de su función como dirigentes sindicales, corrompiendo con su conducta a esa hermosa herramienta justiciera, ese “escudo de los débiles”, que deben ser los sindicatos.

Con el telón de fondo de una joven vida truncada y el dolor de sus seres queridos, cada parte debe hacerse ahora cargo de la cuota de responsabilidad que le toca en este conflicto y en sus trágicas consecuencias. En primer lugar, las autoridades del sindicato. La empresa y su política de precarización del empleo y fraude laboral. El Ministerio de Trabajo que no ha tomado oportunamente las medidas necesarias para resolver el conflicto y arribar a una solución justa y pacífica. La policía bonaerense que tolero la violencia, protegió a los agresores y no detuvo a los responsables. Los gobiernos provincial y nacional, y la justicia, tienen la palabra y la oportunidad de deslindar responsabilidades, aclarar estos hechos y sancionar a los culpables materiales e intelectuales.

Numerosas organizaciones se están pronunciando contra este cobarde crimen, los trabajadores del subte han parado hoy por una hora en repudio a una metodología violenta que ellos también han sufrido en carne propia. La CTA y otros gremios y organizaciones sociales y políticas están anunciando actos de protesta para mañana en solidaridad con las víctimas. Desde el TEL nos sumamos a esas expresiones y al reclamo de justicia y esperamos que estos lamentables hechos sirvan para que de una vez por todas se termine con estas prácticas criminales y antidemocráticas en las organizaciones obreras y en la sociedad.

Taller de Estudios Laborales

Buenos Aires, 20 de Octubre de 2010



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba