20/08/2009

Condenas en el juicio por el Negrito Avellaneda

Comunicado de prensa:

El miércoles último, el TOF 1 de San Martín dictó sentencia en el juicio que se inició en abril por el secuestro y el asesinato de Floreal Avellaneda así como la privación ilegal de la libertad y los tormentos a su mamá, Iris Pereyra de Avellaneda. Gracias a una lucha que lleva más de 33 años, todos los genocidas fueron condenados, aunque sólo uno recibió la pena que todos merecían: prisión perpetua en cárcel común.

EL CASO

A las 2.30 de la madrugada del 15 de abril de 1976, frenadas de autos y pesadas corridas agitaron la noche de los Avellaneda. Floreal Avellaneda (padre) logró huir por los techos. Furiosos los represores, llevaron a toda la familia al patio y practicaron tres simulacros de fusilamiento. Finalmente, se llevaron al Negrito y a su madre, Iris Pereyra de Avellaneda hasta la comisaría de Villa Martelli. Las feroces torturas comenzaron para ambos.

Iris Pereyra de Avellaneda fue trasladada hasta el Campito, uno de los centros clandestinos de detención que funcionó en Campo de Mayo. Después, a la penitenciaría de Olmos. Recién recuperó su libertad en julio de 1978.

El cadáver del Negrito apareció en la costa uruguaya el mismo día que iba a cumplir quince años. En su Carta a la Junta, el periodista y militante Rodolfo Walsh dio cuenta del horror: “Veinticinco cuerpos mutilados afloraron entre marzo y octubre de 1976 en las costas uruguayas, incluyendo el chico de quince años, Floreal Avellaneda, atado de pies y manos, con lastimaduras en la región anal y fracturas visibles, según su autopsia”.

EL JUICIO

En abril último, arrancó el juicio contra seis genocidas por los casos del Negrito e Iris. Como denunciamos en ese momento, éste era otro juicio que llevaba sólo a un puñado de represores por un par de casos, cuando por Campo de Mayo pasaron más de 5000 compañeros detenidos-desaparecidos. Igual que en la mayoría de los tribunales se procuraba desdibujar la magnitud del plan genocida y las responsabilidades que por éste les atañen a TODOS sus ejecutores.

Todas las querellas (la familia Avellaneda, Justicia YA! , el Partido Comunista y la Secretaría de Derechos Humanos) solicitaron la condena a cadena perpetua a todos los imputados y su cumplimiento en cárcel común. Aunque lamentablemente, la Secretaría de Derechos Humanos en concordancia con la Fiscalía, obedeciendo órdenes gubernamentales, abrieron la puerta,con sus argumentaciones, a condenas escalonadas, a las que en definitiva adhirió el tribunal echando por tierra la posibilidad de haber logrado una condena ejemplar y merecida de cadena perpetua a todos los genocidas juzgados.

LA SENTENCIA

El miércoles último los seis genocidas fueron condenados y esto en sí mismo es un triunfo de la lucha inclaudicable de un pueblo durante más de 30 años. Sin embargo, los jueces decidieron penas escalonadas de acuerdo a las jerarquías y desconocieron que los crímenes que juzgaban fueron parte de un GENOCIDIO.

Como Justicia YA! afirmó en este alegato y en todos los juicios de los que participó, el plan genocida consistió en la destrucción sistemática de una “parte sustancial” de un grupo nacional que tenía ciertas formas de organización y de participación. Destruir esas dos cosas, la organización y la participación, era uno de los objetivos a más largo plazo de la dictadura, cuyas consecuencias padecemos hasta hoy.

Así fue que el único genocida que recibió una condena a prisión perpetua fue Santiago Omar Riveros, jefe del Comando de Institutos Militares. Siguiendo con la escala de impunidad, Fernando Verplaetsen – jefe del Área de Inteligencia II de Institutos Militares- fue condenado a 25 años. Osvaldo García, director de la Escuela de Infantería del mismo Comando, fue sentenciado a 18 años; el policía Alberto Aneto, a catorce años y no a más, porque entre otras cosas los jueces consideraron que si estuvo en una habitación torturando a Iris, no podía estar en la otra torturando al Negrito, como si una pared, una puerta hubiesen podido impedirle torturar a los que se consideraban dueños de la vida y la muerte de los argentinos. Mientras que los subordinados de García, César Fragni y Raúl Harsich, sólo recibieron una pena de ocho años, casi una condena similar a la de un ladrón de gallinas, cuando fueron engranajes esenciales del genocidio. Según el tribunal, a pesar de que comandaban el grupo que fue a secuestrar a los Avellaneda, no tenían por qué saber que se los iba a torturar y que el Negrito podía morir en las torturas.

Como sostuvimos desde el primer día, la única pena que les cabe a todos los genocidas es la de prisión perpetua en cárcel común, no sólo a las cúpulas militares como- una vez más- intenta la justicia argentina sentar precedente para nuevos procesos. Creemos que la sentencia que los jueces de San Martín, encabezados por Lucila Larrandart, dictaron es un NUEVO EJEMPLO DE OBEDIENCIA DEBIDA. Una vez más, denunciamos a los tribunales por intentar otorgar impunidad a los artífices del genocidio.

Por la memoria de nuestro compañero el Negrito Avellaneda y la de TODOS nuestros 30 mil compañeros desaparecidos, seguiremos luchando para que TODOS los genocidas sean condenados y se pudran en la cárcel común.

30000 COMPAÑEROS DETENIDOS-DESAPARECIDOS
¡PRESENTES!

 Abogados Laboralistas de Izquierda (ALI)

 Asociación de Ex Detenidos-Desaparecidos (AEDD)

 Asociación de Profesionales en Lucha (APEL)

 Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDh)

 Comité de Acción Jurídica (CAJ)

 Instituto de Relaciones Ecuménicas (IRE)

 Liberpueblo

 Vecinos de San Cristóbal contra la Impunidad



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba