31/07/2009

Conflictos en medios de comunicación en La Pampa

La Pampa está viviendo dos conflictos en medios de comunicación, uno de ellos es en la radio “Pampa LU 33” y el otro en “Canal 3”, televisión del estado.

Difundimos comunicado

Conflicto en Canal 3 por recategorización

Los trabajadores de Canal 3 realizaron ayer una manifestación para protestar ante la falta de respuesta a los reclamos laborales. Con una ruidosa aplaudida impidieron que el noticiero de las 21 horas saliera en vivo y en directo. Como las autoridades estaban al tanto de la medida, el informativo salió grabado.

La protesta duró unos 40 minutos en la que los empleados manifestaron su descontento por las declaraciones en las que el gobernador Oscar Jorge dijo que no era momento para reivindicaciones.

Los trabajadores de la emisora estatal realizaron dos asambleas el día martes en las que mostraron su disconformidad por la indiferencia que muestran los funcionarios con el principal reclamo: la recategorización.

Ayer a la hora del informativo central los trabajadores realizaron una ruidosa manifestación en las que se escuchó un pedido: “que se vayan”. Fuentes ligadas a los empleados contaron que la protesta se debió a la falta de respuesta a la nota que le enviaron al secretario General de la Gobernación , Raúl Ortiz hace 20 días. La semana pasada Ortiz le dijo a El Diario que el pedido de los trabajadores de Canal 3 se estaba analizando en la “comisión de salarios”. Pero los trabajadores consideran que si se sigue demorando quedará afuera del Presupuesto Provincial 2010, que se debe presentar a fines de septiembre.

En los minutos que duró la medida de los empleados en los estudios de la emisora, el director de Canal 3 Heber Pregno estuvo presente en el lugar pero no intercambió palabras con los manifestantes. Los empleados también reclamaron que se vayan los gerentes.


Incertidumbre para los trabajadores

La Pampa – Conflicto en LU 33

El empresario mendocino César Catena anunció que se desvincula de la radio LU 33 Pampeana y reina la incertidumbre entre los trabajadores, que no saben si cobrarán sus sueldos en los primeros días del mes y tampoco cual será el futuro de la emisora.

Los apoderados legales de las empresas LUCECA SA e IKELAR SA, Carolina Torres y Gastón Checheli, enviaron cartas documentos a los cuatro gremios que tienen afiliados en la radio. Comunicaron que las firmas se sienten engañadas en su buena fe y devuelven la totalidad de las acciones que compraron al anterior concesionario de la radio, el empresario Luis Legnani.

Los trabajadores seguirán emitiendo y pedirán el apoyo del Estado.

En conferencia de prensa, dirigentes de los cuatro gremios que agrupan a su personal informaron la recepción de una carta documento en la que directivos de las empresas “Ikelar” y “Luceca” denuncian haber “sido sorprendidos en nuestra buena fe por Luis Angel Legnani, Lucas Legnani y Hortensia del Valle Palavecino, quienes nos vendieron el 100 por ciento de las acciones de Radiodifusora Pampeana SA sin acreditarse como titulares de la licencia ante el Comfer”.

Largo conflicto

Emisora Pampeana pertenecía al Estado nacional. En 1991 fue privatizada y concesionada a Luis Legnani. En 2005 la familia propietaria le vendió el paquete accionario a César Catena, un empresario mendocino que, aunque siempre actuó como dueño de la radio, negó reiteradamente su vinculación con la empresa, hasta ahora. El año pasado, sucesivos incumplimientos en el pago de sueldos provocaron un prolongado conflicto que incluyó dos paros, la intervención de Relaciones Laborales y la apertura de un expediente en el Comfer por parte de su personal. Este reclamo, precisamente, resultó la llave para que el empresario decidiera abandonar la empresa.

Carta documento

“Hemos sido sorprendidos en nuestra buena fe por parte de los señores Luis Angel Héctor Legnani, Lucas Luis Legnani y Hortensia del Valle Palavecino, quienes nos vendieron el 100% de las acciones de la sociedad Radiodifusora SA sin acreditarse como titulares de la licencia ante el Comfer. Si bien el Comfer valoró positivamente los antecedentes de nuestras empresas para ser titulares de la licencia, pese a nuestros requerimientos nunca completaron el trámite ante el Comfer, lo que nos mueve a tomar la decisiones que dejamos expresadas en esta carta”, expresan los apoderados de LUCECA e IKELAR.

“Ante tal situación y la imposibilidad de obtener la licencia, nos vemos en la obligación de resolver el contrato de compra por no resultar posible cumplir el objetivo del contrato, y atento a los términos de vuestra denuncia, como nuestro interés no es afectar derecho alguno, depositaremos los libros sociales y el libro de accionistas ante el juez competente de Radiodifusora Pampeana SA y pondremos en conocimiento del Comfer y del juez concursal esta situación de inmediato”, agregan.

“Desde ya no nos oponemos a ninguna acción o petición de ustedes contenida en la denuncia antes referenciada, nos desligamos del asunto definitivamente y quedamos a vuestra disposición para el supuesto de que necesiten alguna documentación o antecedente que pueda obrar en nuestro poder”, concluyen.

Incertidumbre

La novedad fue difundida ayer por los representantes de los cuatro gremios involucrados en la radio, Flavio Frangolini del Sipren, Javier Ernst (técnicos), Ernesto Maidana (espectáculos públicos) y las delegadas Claudia Camiletti y Sandra Cantera.

“Esta desvinculació n viene a confirmar que Catena era el dueño de la radio. LOUCECA es la empresa que tiene a su cargo como titular el inmueble rural donde funciona el coto de caza de Quehué de este señor”, dijo Frangolini. “Los trabajadores están en una situación de incertidumbre total”, indicó el dirigente.

Ayer los gremios informaron de la situación al Comfer y a Relaciones Laborales de la provincia, que tiene abierto un expediente desde el conflicto del año pasado, cuando se llegó al paro por el atraso en el pago de los sueldos. También responderán la carta documento pidiendo precisiones.

“La radio quedó sin gerenciamiento. Y los compañeros tienen que cobrar los sueldos en pocos días”, alertaron los sindicalistas.

Los trabajadores y los gremios habían hecho una presentación ante el Comfer para intentar encarrilar la crisis endémica en la que está envuelta la emisora desde su privatización, en 1991. Uno de los pedidos es que vuelva a manos del estado.

En la asamblea que realizaron ayer, los trabajadores decidieron seguir trabajando con normalidad. Aguardarán las próximas horas para conocer si las firmas de Catena depositan los salarios de julio en sus cuentas.

“El dinero que ingresa en la radio por publicidad no alcanza a cubrir los gastos mínimos. Esa diferencia la venían solventando. Esperaremos si pagan los sueldos y habría que ver como se gestionan los sueldos de agosto. Y si no pagan, el conflicto será en tres días”, comentó Frangolini.

“La radio volvería a Legnani. Pero su firma estaba concursada. Si no se hacen los pagos pautados, cualquier acreedor podría pedir la quiebra”, comentó sobre la incierta situación de la emisora.

“No sabemos quienes son nuestros empleadores. Es una situación límite, apelamos a que los organismos competentes actúen”, apuntó Camiletti.

Frangolini dijo que los reclamos en el Comfer obtuvieron como respuesta que “es imposible” que la radio vuelva al estado, razón por la cual “volvería a ser concesionada a un privado, a menos de que encontremos algún camino intermedio como que los trabajadores gestionen la propia radio”



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba