15/02/2009

Comunicado de prensa “para un Tartagal sangrante”

Reproducimos el siguiente comunicado de prensa del Movimiento Nacional Campesino Indígena:

Curitas para la hemorragia: para un Tartagal sangrante. Que vuelvan los árboles.

El Movimiento Nacional Campesino Indígena denuncia una vez más, a los responsables
de la masacre de Tartagal.

Como dice la publicidad sobre seguridad vial, “si era prevenible no es un
accidente”, y desde hace 25 años las topadoras no han parado de derribar árboles de
la flora nativa para dar lugar a la soja y la ganadería intensiva, desmontando
indiscriminadamente la región chaqueña. Las consecuencias aparecen visibles en los
ecosistemas más frágiles en un principio; aludes o sequías, inundaciones o
temperaturas extremas, sin entrar en el detalle de nuestra cotidiana lucha; los
despojos de tierra y desalojos compulsivos.

Pero en el largo plazo estamos todos
involucrados, ejemplo de esto son las enfermedades que comprobadamente producen en
los barrios periféricos a las ciudades donde pulverizan veneno sistemáticamente, y
que tal vez se demuestre en el consumo de alimentos en los próximos años. Donde
había bosque, ahora hay cultivos generalmente pulverizados con veneno, posiblemente
transgénicos. Digamos que nuestro país entró en emergencia
ambiental
y no queremos hacernos cargo, tenemos abierta una herida de una arteria
principal y las respuestas de bolsones y ayuda social ofrecen una “curita” que no
alcanza a pegarse.

Los desaparecidos de hoy en Tartagal son consecuencia de un
entramado más complejo, de un sistema que prioriza el lucro ante que la vida.
El
modelo de los agronegocios sin límites, el mismo que se niega a proteger los
bosques por más leyes que se aprueben, a impedir la regulación para el bien común,
a imponer a la sociedad consumos y abastecimientos en base a sus intereses. El
mismo que debe ser regulado y cambiado, a favor de la defensa de ríos, glaciares,
bosques y comunidades que los habitamos.

Fundamentos para los que dudan:

Tartagal, donde el cerro acelera con su pendiente las vías de escurrimiento, es un
escenario propicio para la erosión por agua, repitiendo como dos años atrás
“accidentes” de diferentes magnitudes. Como lo demuestran las imágenes satelitales, en el lapso de 20 años (desde 1984 hasta 2004) se desmontaron 67.000 has.,
aunque sabemos que el panorama es hoy más grave. La gota de lluvia que cae en
suelo desnudo en su impacto tapa los poros, haciendo que las próximas gotas no
infiltren, sino que escurran. A mayor pendiente y mayor intensidad de la lluvia,
arroyos o ríos se improvisarán para “desaguar” esa inmensa superficie donde no hay
captación en el suelo. En su paso el agua podrá arrancar árboles, puentes, laderas
de ríos, cerros si son socavados, llevarse en su paso todo lo que se encuentre
cuando venga la creciente.

Cuando no hay infiltración, no hay agua en el suelo, no hay evaporación o
transpiración de las plantas, se rompe el ciclo del agua, como vimos en cuarto
grado. Rompemos el ciclo del agua y vienen las sequías”¦

Un grito de esperanza:

No alcanza con denunciar. El primer paso es hacernos concientes que los bienes
naturales son para las generaciones futuras. Luego los pasos necesarios harán que
nos involucremos en la lucha necesaria para la defensa de la vida campesina
indígena, que los cuida para el bien común. En poblados y ciudades ya se organiza y
se gesta un nuevo modelo para el campo. Para que Tartagal no se repita, tienen que
volver los árboles.

“Nosotros no somos campo, somos tierra”

Movimiento Nacional Campesino Indígena-MNCI

Globalicemos la lucha

Globalicemos la esperanza

Contactos:

 Movimiento Campesino de Córdoba: 0354915467842

 Mocase Via Campesina: 0385155145063

 UST- Mendoza: 0261155615062



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba