03/12/2008

Ante el fallecimiento de Raúl Laguzzi

Difundimos comunicado de CORREPI SUR

Ante el fallecimiento de Raúl Laguzzi

El pasado 27 de noviembre falleció Raúl Laguzzi, quien fuera
rector interino de la UBA
en el año 1974, hasta que el 7 de septiembre de ese
año sufrió un atentado perpetrado por la Triple
A, en el cual murió su hijo Gustavo, de cinco meses de edad.

Laguzzi murió a causa de un ataque cardíaco en su casa de París, lugar donde
residía junto con su esposa desde 1976.

Era bioquímico
de profesión, y llegó a ser decano de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA
antes de ser nombrado
rector de dicha Universidad. En ambos roles, su labor profesional y militante estuvo
dedicada a poner la ciencia al servicio del pueblo. Con dicho objetivo, impulsó
la creación de una planta de producción de medicamentos en la cual la comunidad
educativa pudiera participar de proyectos de salud para toda la población,
aspiraciones que sin duda eran opuestas al modelo de país que el gobierno de
Isabel Perón y la posterior dictadura impusieron.

La Alianza Anticomunista
Argentina sentenció a muerte a Laguzzi, colocando una bomba en su domicilio.
Tras este atentado, en el que resultó muerto su pequeño hijo, se asiló en
México junto con su esposa, Elsa Repetto, y luego en Francia, país que se
convirtió en su lugar de residencia definitiva.

Hace
algunos años, el matrimonio Repetto-Laguzzi realizó una demanda civil al Estado
por su responsabilidad en la muerte de Gustavo, donando la integridad de la
indemnización recibida a través de ese juicio a escuelas, comedores,
instituciones públicas y ONGs dedicadas a la asistencia de la niñez. Sin
embargo, los tiempos de la causa penal que investiga los crímenes de la
Triple A, en la cual forman parte de la
querella, han permitido que asesinos como López Rega murieran sin haber sido
condenados, y que víctimas como Laguzzi fallecieran antes de ver tras las rejas
a la totalidad de los responsables de estos crímenes atroces.

La
impunidad seguirá siendo ley en nuestro país, mientras el Estado no ponga todos
sus recursos para juzgar y condenar a todos los genocidas y sus cómplices. La
gravedad y trascendencia histórica de los delitos de lesa humanidad necesitan
de un tratamiento serio, urgente, profundo, sin privilegios para los acusados, que
permita alcanzar una verdadera justicia.

El Estado, hoy dirigido por un
gobierno que se autoproclama “defensor de los derechos humanos” cuenta con
todos los medios necesarios para desentrañar la red criminal de la represión
institucional de los años 70. Pero la suma de genocidas condenados o procesados
es apenas un ínfimo porcentaje de los que participaron en el peor baño de
sangre de nuestra historia reciente. Los Derechos Humanos en Argentina siguen
siendo hoy una utopía, con millones de personas en la miseria, con presos
políticos, luchadores populares perseguidos, jóvenes víctimas del gatillo
fácil, nuevos desaparecidos, y una política que garantiza la impunidad de los
represores de ayer y de hoy.

Por eso seguimos luchando contra la
impunidad y la represión, contra la criminalización de la protesta y de la
pobreza, por el juicio y castigo a los asesinos de ayer y de hoy, con la
convicción de que homenajear a los compañeros que ya no están no significa otra
cosa que continuar la lucha por una sociedad sin explotadores ni explotados.

Raúl Laguzzi ¡PRESENTE!

CORREPI SUR



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba