21/03/2008

Boletín de Correpi Sur: A 32 años del golpe, la lucha continúa

Difundimos el comunicado de Correpi Sur

1976 – 24 de marzo ““ 2008
A 32 AÑOS DEL GOLPE: LA LUCHA CONTINÚA

30 mil desaparecidos, miles de asesinados, presos políticos y exiliados, una
redistribución regresiva de la riqueza que dejó a millones en la miseria, un
retroceso atroz en las conquistas sociales, un país entregado a los intereses de
las burguesías locales y extranjeras: ese es el saldo de la última dictadura. Hace
32 años se iniciaba el peor baño de sangre de nuestra historia, con el objetivo de
imponer el actual modelo económico-político y frenar el avance de las luchas
populares que, desde distintas visiones políticas, buscaban construir una sociedad
sin explotadores ni explotados. El terrorismo de Estado, que ya había comenzado
con el accionar de las bandas de la Triple A y el Operativo Independencia durante
el gobierno de Isabel Perón, desató todo su poder represivo a partir del 24 de
marzo de 1976 con el fin de eliminar y desarticular a las organizaciones políticas
y a las distintas expresiones de lucha que se daban en el campo popular. Al terror
se sumó la
censura, el silencio y la mentira de la propaganda oficial, que intentaba ocultar
el genocidio y contaba para ello con el apoyo de los grandes medios de
comunicación, el empresariado y la Iglesia. Pero lo que sucedía en nuestro país no
era un hecho aislado, sino parte de una estrategia del imperialismo yanqui que
incluyó el entrenamiento de los militares latinoamericanos en la Escuela de las
Américas y la implementación del Plan Cóndor, la coordinación represiva de las
dictaduras del Cono Sur, cuyo objetivo último era asegurar la dominación económica
y política de toda la región.

Sin embargo, hoy podemos decir que todo ese inmenso aparato no logró
doblegar la voluntad de los pueblos, que en todo el continente dan
muestras de su capacidad de lucha y reorganización. Nuestro país dio
uno de los mejores ejemplos en este sentido, demostrando que era
posible vencer al terror y a los intentos de silenciar la memoria y
tergiversar la historia. Gracias a la lucha inclaudicable que durante
décadas sostuvieron los organismos de derechos humanos y las
organizaciones sociales y políticas, se desmoronó la farsa que
hablaba de un enfrentamiento entre “dos demonios”, de “errores” y
“excesos”, y se logró llamar a las cosas por su nombre: terrorismo de
Estado, genocidio, represión. El discurso falaz que reclamaba perdón
y reconciliación perdió su sustento en favor de una toma de
conciencia de la necesidad de justicia y de acabar con la impunidad.

Por eso no fue casual que el gobierno de los Kirchner, surgido como la única
opción viable para garantizar la continuidad del modelo económico y el sistema
político tras la rebelión popular del 20 de diciembre de 2001, se apropiara de
estas reivindicaciones históricas y se autoproclamara “el gobierno de los Derechos
Humanos”. La estrategia K consistió principalmente en conceder reclamos populares
como la anulación de las leyes de impunidad, la remoción de los jueces más
corruptos de la Corte Suprema y algunas acciones puramente mediáticas como la de
descolgar los cuadros de los dictadores en el Colegio Militar. Con un discurso
oportunista, sumado a la cooptación de diferentes sectores políticos y de
organismos de derechos humanos, ha logrado banalizar y desnaturalizar a tal punto
el concepto de los derechos humanos que se puede permitir el cinismo de inaugurar
“museos de la memoria” sobre la represión en los 70, mientras acumula un récord en
cantidad de presos políticos y
procesados que supera a todos los anteriores gobiernos constitucionales.

Mientras se llenan la boca con las consignas históricas del pueblo, los Kirchner
aprueban una Ley “supuestamente” Antiterrorista, a pedido de los Estados Unidos,
para avanzar aún más en la judicialización y criminalización de la protesta;
persiguen y reprimen cada conflicto gremial a lo largo y a lo ancho del país,
utilizando incluso la “mano de obra” de las patotas del sindicalismo burócrata en
defensa de los intereses patronales; siguen asesinando pibes en los barrios con el
gatillo fácil y aplicando la tortura en cárceles y comisarías. En definitiva,
utilizan al mismo tiempo las herramientas de la represión y el consenso para
seguir profundizando la política de exclusión y miseria impuesta desde la
dictadura, para permitir la continuidad de la explotación capitalista, la defensa
de los intereses de las burguesías locales y extranjeras y el sometimiento a la
dominación imperialista: los mismos enemigos contra los que se enfrentó la
generación masacrada en los 70 y
contra los que hoy seguimos luchando.

Se trata de una batalla ideológica, nada nueva por cierto, que intenta desvincular
el pasado del presente, reduciendo las luchas históricas por la memoria, la verdad
y la justicia a lo meramente testimonial, para que todo siga igual. Pero incluso
en lo más elemental su política de “derechos humanos” hace agua, admitiendo los
privilegios de los pocos genocidas encarcelados, la dilatación y dispersión de las
causas por los crímenes de la dictadura y la inacción respecto de la búsqueda de
los chicos apropiados. De esta forma, lo que el gobierno consigue es nada más y
nada menos que garantizar la impunidad de los represores y sus cómplices, que
pueden permitirse el lujo de secuestrar y mantener desaparecido a Julio López, y
hasta asesinar a sus propios pares, como en el caso del prefecto Febres y el
coronel Navone, para silenciar lo que podrían haber revelado sobre las
responsabilidades compartidas en el genocidio y la apropiación de los chicos
nacidos en cautiverio.

Es por esto que hoy no podemos recordar el golpe de Estado del 24 de marzo del 76
sin hablar de sus consecuencias en el presente. La memoria del pueblo no termina
en los hechos de la dictadura, la historia continúa y la necesidad de cambiarla
sigue tanto o más vigente que entonces. Homenajear a los compañeros desaparecidos
no significa otra cosa que continuar su lucha por una sociedad sin explotadores ni
explotados, sin presos políticos, sin luchadores perseguidos y asesinos impunes.
Si la represión y la impunidad son la respuesta del sistema para frenar las luchas
populares, solo la victoria final del pueblo garantizará el fin de estas
prácticas. Sólo con la derrota de este sistema de opresión y privilegios de unos
pocos sobre la miseria y el sufrimiento de las grandes mayorías, podremos decir
que no fue en vano la sangre derramada. A los 30 mil compañeros desaparecidos, y a
cada uno de los caídos en las luchas populares, no se los reivindica con placas,
monumentos ni
feriados, sino haciendo realidad la sociedad por la que ellos lucharon.

Por eso decimos:

 EXIGIMOS AL GOBIERNO LA APARICIÓN CON VIDA ¡YA! DE JULIO LÓPE

 NO A LA IMPUNIDAD DE AYER Y DE HOY. JUICIO Y CASTIGO A TODOS LOS
GENOCIDAS Y SUS CÓMPLICES, A LA TRIPLE A Y DEMÁS BANDAS FASCISTAS Y SUS
ENCUBRIDORES. CÁRCEL COMÚN Y EFECTIVA A TODOS ELLOS Y A LOS AUTORES DE LAS
REPRESIONES CONTRA LOS LUCHADORES POPULARES DURANTE LOS GOBIERNOS
“CONSTITUCIONALES”.

 RESTITUCIÓN DE LA IDENTIDAD A LOS JÓVENES APROPIADOS

 LIBERTAD A TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS: LOS TRABAJADORES PETROLEROS DE
LAS HERAS, LA “GALLE” GERMANO LOPEZ, LOS 6 CAMPESINOS PARAGUAYOS Y JOSE VILLALBA.

 AMNISTÍA Y/O DESPROCESAMIENTO A LOS LUCHADORES POPULARES

 BASTA DE GATILLO FÁCIL, TORTURA Y REPRESIÓN CONTRA EL PUEBLO. CASTIGO A
LOS AUTORES MATERIALES E INTELECTUALES DE ESTOS CRÍMENES

 NO A LA LEY ANTITERRORISTA

 BASTA DE SECUESTROS Y PERSECUCIONES CONTRA LOS MILITANTES POPULARES

 CONTRA LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA Y DE LA POBREZA

EL 22 DE MARZO TODOS AL POZO DE BANFIELD, SALIMOS 16 HS. DESDE LA ESTACIÓN DE
BANFIELD

EL 24 DE MARZO TODOS A PLAZA DE MAYO

CORREPI SUR ““ Contra la represión: UNIDAD, ORGANIZACIÓN Y LUCHA

“Los derechos humanos son los derechos que tienen los pueblos a hacer la revolución” – León “Toto” Zimerman



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba