13/03/2008

Nueva arremetida de Benetton contra la comunidad mapuche de Sta. Rosa de Leleque

Reproducimos la siguiente información:

NUEVA ARREMETIDA DE BENETTON CONTRA LA COMUNIDAD MAPUCHE
DE SANTA ROSA DE LELEQUE

El pasado 4 de marzo la Compañía Tierras del Sud de Benetton
presentó a la justicia, a través de sus abogados, un pedido de
restitución provisoria de las 565 hectáreas recuperadas el 14 de
febrero de 2007 por la comunidad Mapuche Santa Rosa de Leleque.

Con esto, Benetton le exige al juez Magallanes quedarse con la posesión
del campo en litigio hasta tanto se dirima el juicio a favor de alguna de
las partes.

En esta oportunidad la compañía denuncia que no se ha cumplido con la
medida cautelar decretada en marzo de 2007,por el juez Magallanes, en
el que se le exigía a la comunidad detener cualquier modificación en
el estado del “inmueble”.

Los “irreparables” daños a la “cosa litigiosa” que con ojo biónico
pudieron observar “desde la ruta” los hombres de Benetton consisten
en: una tranquera, una huerta familiar, un caballo, un gallinero con
ocho gallinas, un corral para los corderos, un cultivo de papas, una
sepultura, un horno de barro y la construcción de un “puente” , que
no es otra cosa que dos cantoneras de un metro u medio de largo
atravesando un arroyo.

Claro está que Tierras del Sud (que tiene un millón de hectáreas en
la Argentina repletas de especies desertificadoras) no centra su
argumento en los posibles daños a la naturaleza, la tierra o al medio
ambiente en general. Benetton tiembla de solo pensar que “esas
construcciones afectan y afectaran la posibilidad de que la empresa
pueda continuar haciendo uso y goce del bien con la plenitud y
finalidad productiva con que lo venían haciendo antes del ilegítimo
apoderamiento del predio”.

Una vez más chocan dos formas de ver (de ser y de estar en) el mundo.
Para Atilio Curiñanco, lonko de la comunidad Santa Rosa de Leleque, la
tierra no es un inmueble, no tiene valor de uso ni traducción al
idioma de las monedas del uso legal. Es el suelo existencial, el
espacio donde la humanidad puede echar raíces hacia abajo y ramas,
hojas y flores y frutos hacia el aire. Cuando se le pregunta sobre
este nuevo atropello sus respuestas van más allá y vienen más acá de
lo circunstancial: “Yo no soy un armado, no soy un guerrero, no me siento un
triunfador todavía, pero sí un luchador. Y luchador por lo
que la madre tierra me está haciendo sentir, porque de ella
a brotado mi valor, mi fuerza. Porque yo fui un tipo de
mucho miedo. Mucha timidez. Hasta yo mismo hoy me admiro:
¿Adónde dejé ese miedo? Me aferro a la mapu y digo:
seguramente el nehuen de nuestra madre tierra y de los
espíritus de nuestros antepasados, que han sufrido tanto,
también están entre nosotros y también nos dan la fuerza
para que nosotros nos pongamos de pie en nombre de todo el
pueblo mapuche.”

Otra vez confrontan dos formas de ver, de ser y estar en el mundo:
por un lado quienes buscan que proliferen los hombres como rebaños
de ovejas obedientes y, por el otro, los que se asumen parte de la
tierra. Cada uno de nosotros en nuestras practicas cotidianas
también nos ajustamos a algunas de estas lógicas.

Asamblea Comarcal contra el Saqueo

FM ALAS – 89,1 mhz.

www.fmalas.org



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba