04/01/2008

Descubren otro centro clandestino de detención

Reproducimos comunicado de prensa:

“FINCA CANUT”: TODO INDICA QUE ES OTRO CHUPADERO

El trabajo de investigación y publicación por parte de periodistas, confirman todo cuanto se presumía desde hace ya un tiempo: que existían en Granadero Baigorria y otras localidades vecinas otros Centros Clandestinos de Detención además de “La Calamita”.

El trabajo de meses de exploración a partir de muchos testimonios desperdigados por la mala práctica del Poder Judicial que los devalúa, los desparrama por cualquier parte y desorganiza las investigaciones desde hace años, permitió que los periodistas comprometidos en la averiguación pudieran dar a conocer lo descubierto. No tenemos mejor relato hasta el momento que las notas de Rosario/12 que publicamos en relación con este comunicado.

Estas noticias y su grado de verosimilitud nos han llevado a pedir en la Unidad de Asistencia para Causas por Violaciones a los Derechos Humanos durante el Terrorismo de Estado, que tiene delegada la investigación en la “Causa Feced” la intervención judicial, a los fines de que se preserve el lugar y se tengan presentes las más gruesas evidencias del funcionamiento.

No resulta sorprendente que una vez más y después de más de 30 años, recién se tome conocimiento de la existencia en un chupadero a pocos metros del más conocido de todos los existentes en la zona, un lugar que ha sido visitado en innumerables ocasiones individualmente o en manifestación.

Seguramente esto no pasaría si los genocidas estuvieran presos como deben estar en cárceles comunes y sujetos al rigor que se merecen, porque una lección que también debe quedar del homicidio de Febrés, es que estos no aguantan sin ser buchones. Aunque eso también lo saben los cómplices en libertad o los servicios, siempre iguales a sí mismos, de un encarcelamiento mínimamente proporcional a los crímenes cometidos, seguramente nos daría mucho más material de juicio con un claro impedimento para los silenciadores: que deberían cometer otro crimen en masa pero esta vez sobre propia tropa.

Es obvio que muchos silencios están fomentados por la impunidad constituida a partir del accionar cómplice de los Tribunales que dilatan hasta el impedimento las diligencias investigativas y sobre todo, no ponen presos a quienes merecen mil veces cárcel que miles de supuestos delincuentes que las pueblan hasta por la apropiación de un sándwich.

Hemos reclamado entonces la intervención judicial para la preservación de pruebas, prescindiendo de toda otra consideración con respecto a qué hacer con estos lugares siniestros posteriormente, que parece ser la preocupación principal por estos días a partir de las disputas que por ellos hay entre distintas personas e incluso organismos.

En todo caso, creemos que está primero reclamar justicia sobre el mostrador que dicen que corresponde, no sea el caso que después nos acusen de no haber pedido lo que correspondía.

Y porque queremos castigo, como sea, a pesar de todo y de todos los cómplices.

Porque

NO OLVIDAMOS,

NO PERDONAMOS,

NO NOS RECONCILIAMOS


UNIDAD ANTIRREPRESIVA POR LOS DERECHOS HUMANOS

T.E. 155882788 ““ San Martín 951 ““ Piso 5 ““ Ofic. A –

http://uadh.org



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba