10/04/2007

Discurso de la viuda de Carlos Fuentealba el 9/4/07

“Debemos seguir viviendo, como dijo mi hija, para hacer justicia, para que algo cambie en este mundo. El mundo que él creía que debía ser más equitativo y más digno. Él fue la mezcla de la naturaleza, de la gente, de la lucha, del esfuerzo diario. Porque él fue un obrero, un empleado, un maestro. Recorrió un camino largo para llegar a estudiar, y ser maestro. Fue influenciado por mi, mis 14 años de docencia que tenía en aquel momento. Padecimos la pobreza, bancándonos juntos para lograr nuestros sueños. Él con sus dos títulos y yo con cuatro de docente. Todavía seguimos peleando el mango. Sólo lo pueden entender los trabajadores como nosotros. Peleándolo de una sola forma: militando en la vida y en la calle. No hay forma de referirme a este hecho más que con una sola palabra. Que aunque no me gusta es la verdad. Fusilaron a mi Carlos y con él a toda mi familia.

Así también dio vida y dio fuerza a cada alumno, a cada compañero, a cada amigo, a sus familiares y a los trabajadores. No existe consuelo para esto, todos nosotros debemos ser responsables y luchar para que su muerte no quede impune. En este sentido exijo que el culpable que jaló el gatillo sea condenado. Cárcel para aquellos que ejecutaron las ordenes, son tan responsables también. Y al señor Gobernador que dio la orden, para mí esa orden fue como jalar el gatillo. Si es tan responsable como dice, sabe que le cabe renunciar. Si le duele tanto que mi Carlos, el maestro, haya muerto, es su deber moral hacerlo. Carlos me enseñó a no bajar los brazos, te lo digo Carlos, a vos mi amor, no los estoy bajando, hasta siempre”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba