22/02/2018

“Con cada cierre de escuela, se muere un pedazo de la isla”

delta.jpg

El gobierno de Vidal dejará sin escuela a decenas de chicos y chicas del Delta. Atrás de esta “reorganización”, se planea deshabitar la zona para que emprendimientos inmobiliarios a gran escala tomen el control. Por Revista Crítica/Foto: Pluma de Río


A dos semanas del inicio de clases, la comunidad del Delta se entera por las redes sociales que el gobierno de María Eugenia Vidal decidió el cierre de cinco jardines y cuatro escuelas primarias en la zona de San Fernando y el Tigre. Bajo el eufemismo de la “reorganizar y optimizar recursos”, se dejará a decenas de chicos y chicas sin su mayor espacio de contención social, y el acceso a la educación pasará a ser un privilegio sólo para quienes puedan viajar en lancha más de dos horas por día. A mediano plazo -asegurán- las familias radicadas en el Delta se irán y la isla quedara deshabitada.

“Atrás de un escritorio no cuesta nada agarrar una lapicera y firmar un decreto pero están haciendo mucho daño con los cierres de escuelas.”

Esta zona es una de las tantas en la provincia de Buenos Aires codiciadas por la especulación inmobiliaria. Tierras y humedales con recursos naturales invalorables que pueden terminar en la construcción de barrios privados o en manos de multinacionales. Una vez más el lucro por sobre los intereses de la comunidad. “Esta es otra avanzada contra la población isleña. Lo que se intenta es destruir a esta comunidad cerrando las escuelas porque la idea es despoblar la zona para después vender estos terrenos. Están matando lentamente a la isla”, dice Luciano Uribarren, miembro del Observatorio de Humedales del Delta.

Y denuncia: “Hay una comunidad que vive hace 100 años con un estilo de vida en sintonía con la naturaleza, y el Estado y las empresa quieren cambiar el rumbo para tener una zona de privatización y extracción de recursos para que lo aprovechen los ricos con los countries y las empresas multinacionales con las explotaciones forestales o agrícolas. Están golpeando la educación pública para destruir la zona”.

El gobierno de la provincia argumenta que en 2017, 8 de las 10 escuelas de San Fernando que están en el listado para su cierre contaban con una vacante total de 103 alumnxs. Lo que no considera el macrismo es que las distancias entre escuelas, en muchos casos, es de una hora y media de viaje en lancha colectiva. A la que no se accede desde todos los puntos del Delta.

“La idea es despoblar el Delta para después vender estos terrenos.”

“El cierre de una escuela en la Isla significa el desamparo de las familias.La escuela es un lugar de encuentro, una herramienta social que toda comunidad necesita para vincularse, crecer, aprender; para contener e insertarse en la sociedad. Con cada cierre de escuela se muere un pedazo de la isla”, se lamenta Roxana Accino, directora del la Escuela Mariano Moreno de Las Cañas, uno de los diez establecimientos amenazado por la medida oficial.

Sergio Baran, como padre, productor e isleño, defiende la continuidad de las escuelas. Estuvo 20 años al frente de la cooperadora de la secundaria N° 19 y fue tesorero de la Federación de Cooperadoras. “No es la primera vez que pasa, ya han cerrado escuelas y el resultado es el mismo: la gente se va y la isla se achica”, afirma. Inevitablemente, el cierre de tantas escuelas generará que la población emigre o, peor aun, los chicos y chicas dejen de estar escolarizados. Además de la población isleña, los colegios de la zona contienen a los hijos e hijas de trabajadorxs golondrinas, que vienen al Delta en época de la zafra de mimbre o de madera. “Ni aun pensándolo en términos de números fríos esto conviene. La Provincia no se va a ahorrar ni un solo peso cerrando escuelas. Al contrario, esto afecta a la economía regional porque las cosechas de mimbre o madera no van a contar con los trabajadores suficientes para hacerse. Nadie quiere ir a un lugar que no le garantiza una escuela para sus hijos. Atrás de un escritorio no les cuesta nada agarrar una lapicera y firmar un decreto pero están haciendo mucho daño con esto”, dice Sergio.

“El cierre de una escuela en la Isla significa el desamparo de las familias.”

“Acá sólo hay una intención de cerrar puertas. Es una manera más de manifestar el recorte brutal que el Gobierno viene llevando a cabo en la provincia de Buenos Aires y en el país. Vamos a mantenernos en la lucha y la defensa de la escuela pública. La educación es un derecho que no se negocia. Un derecho conquistado, ganado, el Estado nos tiene que garantizarlo”, enfatiza Roxana, quien hace un año está al frente de la escuela 19 y planea quedarse y luchar.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba