09/02/2018

Trabajadores de Cresta Roja ocupan juzgado ante incertidumbre laboral

tapa-3680.jpg
Tras una masiva asamblea realizada ayer y ante la falta de pagos de la compañía, los trabajadores de la empresa avícola Cresta Roja – que posee dos plantas de faena en el sur del conurbano bonaerense – decidieron dirigirse al juzgado comercial N°18 de la Ciudad de Buenos Aires para pedir explicaciones a la jueza Valeria Pérez Casado, que fue quien autorizó que la operatoria de la empresa quede en manos de Proteinsa. Los trabajadores reclaman el adeudamiento de quincenas y otro ítems salariales, el fin del vaciamiento y la reapertura inmediata de las plantas de producción, por lo que esperan ser recibidos para tratar de solucionar su crítica situación. Por ANRed / Imágenes y video: Nicolás Kobane.


La medida de lucha fue decidida ayer en una masiva asamblea realizada por los obreros alimenticios de ambas plantas de Cresta Roja del sur del conurbano bonaerense.

tapa_3-269.jpg

Mientras simultáneamente los obreros rurales y molineros se encontraban rodeando el municipio de la localidad de San Miguel del Monte, en defensa de sus puestos de trabajo.

tapa_4-186.jpg

Ahora los trabajadores se encuentran dentro de las instalaciones del juzgado comercial N°18 de la Ciudad de Buenos Aires esperando a ser atendidos por la jueza Valeria Pérez Casado, para que les brinde explicaciones sobre la situación crítica de sus fuentes laborales.

tapa-3680.jpg

tapa_2-412.jpg



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba