05/02/2018

Más cerca de encontrar a Daniel Solano: adulteraron el jagüel y sigue el peritaje

tapa-3649.jpg
Daniel Solano era un joven guaraní de 24 años, oriundo de Misión Cherenta, Tartagal (Salta) y está desaparecido desde el 5 de noviembre de 2011 en Choele Choel (Río Negro). Por su desaparición forzada durante esta semana se realizó una medida judicial de peritaje en el campo La Manuela, a 27 km de Choele Choel (Ruta Nacional 22, km. 977). En esta desaparición hay implicación policial, empresarial y judicial y llegará a juicio oral el próximo 20 de febrero. En esta primera etapa del juicio hay 21 policías imputados, de los cuales 7 tienen proceso firme, pero el Caso Solano tiene 25 causas conexas por otras desapariciones y muertes de trabajadores norteños, por trata de personas, narcotráfico, estafa laboral y corrupción empresarial, entre otras. Por Eugenia De Rossi y Jessica Visotsky, para ANRed.


En la zona del Alto Valle y Valle Medio del Río Negro, los trabajadores de la fruta (conocidos como trabajadores golondrinas) hacen entre junio y octubre el trabajo de raleo, cosecha y poda en la actividad frutícola. Son miles los trabajadores que año a año migran temporalmente al Valle Medio a realizar estos trabajos; en su mayoría pertenecen a comunidades indígenas y muchos de ellos son analfabetos e incluso hablan en sus lenguas originarias. Daniel Solano tenía estudios secundarios y percibió que los estaban estafando con la paga, a él y a sus compañeros de Agrocosecha, la empresa que tercerizaba trabajadores a la trasnacional Expofrut Univeg Argentina (uno de sus directivos es el actual embajador argentino en Estados Unidos, Fernando Oris de Roa). Daniel comenzó a reclamar, a exigir y organizarse con sus compañeros y fue desaparecido en la madrugada del 5 de noviembre de 2011.

En estos años se han realizado numerosas búsquedas de Daniel Solano, nunca se descartó ninguna posibilidad, pero desde diciembre de 2014 se está solicitando una pericia en un jagüel, un pozo de 80 mts. de profundidad. Esta pericia contó con una resistencia judicial a no explorar el pozo por razones de seguridad (por su supuesta peligrosidad) por parte del anterior Juez Martínez Vivot y el fiscal Guillermo Bodratto.

La familia Solano acompañada por la querella apeló la decisión de no inspeccionar al jagüel, reiteradas veces denegada hasta octubre de 2017 cuando el actual juez Roberto Gaviña resolvió que se lleve adelante la medida de exploración del pozo con un protocolo de descenso con máquinas, no con personas. El sitio fue denunciado por un testigo de identidad reservada en el año 2014, quien relató que en este jagüel fue arrojado el cuerpo de Daniel Solano después de que policías de Choele Choel y Lamarque lo sacaron de un boliche bailable (Macuba) y luego de asesinarlo lo arrojaron en el mismo.

El jagüel fue adulterado

tapa_2-401.jpg

En medio de esta pericia se pudo comprobar algo que los abogados querellantes Sergio Heredia y Leandro Aparicio han denunciado en 2015: el jagüel fue adulterado. A ocho días de trabajo de la empresa petrolera salteña que se encuentra operando en el jagüel, es muy poco lo que ha podido extraerse hasta el momento, pese a las largas y calurosas jornadas de trabajo. La inspección de 2015 con descenso de una cámara infrarroja, sumado a lo que declararon los testigos respecto a los elementos arrojados en el pozo (basura, una heladera, restos de animales) no se condice con lo que estamos viendo en 2018: a tres años de la primera inspección, estamos ante una base de cemento.

Ante las dificultades que presentaba el trabajo con máquinas, el juez Gaviña autorizó el descenso humano. Con la pericia que se está llevando a cabo quedó claro que se podía descender, razón de seguridad que frenaba la medida. En esto fue clave el rol de un trabajador norteño, oriundo también de la provincia de Salta, Guillermo Rafael Tufiño, quien fue minero en la provincia de Santa Cruz, y que en el día quinto de la pericia descendió nueve veces (incluso con una moladora) y extrajo materiales de muestra. Esto deja al desnudo que el obstáculo para la búsqueda, que fue impedir el descenso al jaguel, contribuyó estos años a mantener bajo un manto de impunidad a los responsables del asesinato y desaparición de Daniel Solano.

El día 7 fue clave en el descenso, tras traspasar el primer bloque de dureza, donde se bajó con una cámara infrarroja y se logró comprobar que hay cemento en el fondo. Esto conmovió al padre de Daniel, Gualberto Solano, que sabe de pozos, de albañilería y que manifestó al abogado: “Me lo envolvieron en cemento”. Gualberto Solano viajó a encontrar a su hijo en 2011 y está hace 6 años en un acampe en Choele Choel.

Trabajadores norteños buscando a otro trabajador norteño

tapa_3-262.jpg

El día ocho se trabajó hasta tarde, alentando a los trabajadores mientras anochecía en el campo La Manuela. Ese día se probó una nueva herramienta y otra será usada en estos días, pues tal como manifiestan los trabajadores petroleros “en los pozos se usa la creatividad”. En este caso se suma la solidaridad de talleres mecánicos particulares, poniendo tiempo y recursos para fabricar y reformar herramientas para la búsqueda de Daniel, vecinos, jóvenes y mujeres de la parroquia que, junto al Padre Cristian Bonin, tienen un rol central en el cobijo a la familia y abogados durante estos seis años, con el acompañamiento concreto del sacerdote y laicos. También militantes de organizaciones políticas que se acercan, vecinos que quieren saber qué esta pasando y que incluso comparten sus conocimientos sobre pozos y construcción. Todos quienes se acercan lo hacen con agua, hielo, mate, tereré y tortas fritas para los trabajadores y para quienes acompañan día a día la pericia en el jaguel.

Están realizando los trabajos una decena de trabajadores norteños, empleados de la empresa de perforaciones salteña que vino al Valle Medio a realizar la medida: trabajadores norteños buscando a otro trabajador norteño, que están poniendo todo a pesar de los obstáculos que se presentan y que se han involucrado más allá de su labor, como dijera uno de ellos: “esta búsqueda nos tocó el corazón”. Es que esta causa puso al desnudo la explotación y muerte a la que se enfrentan los norteños al salir de su tierra para trabajar en el sur.

“Vamos a encontrar a Daniel”

No es habitual la fuerza y el compromiso de los abogados querellantes, Sergio Heredia y Leandro Aparicio, quienes desde hace 6 años vienen batallando en esta causa junto a la familia de Daniel. Uno salteño, de Tartagal, abogado de comunidades indígenas, el otro del sur, de Bahía Blanca, comprometido en causas que desnudan crímenes del poder y delitos socio-ambientales. Ambos han trabajado dando lugar a una mega-causa a partir de la desaparición de Daniel, empleando y buscando otros medios y lenguajes para batallar cuando percibieron que las herramientas que provee el derecho no alcanzaban. Realizaron una película documental en 2013 y se encargaron de difundirla y proyectarla en distintos pueblos y ciudades, ante comunidades y trabajadores. El film se llama “Dónde está Daniel Solano. Diario de una causa” y puede verse en YouTube.

Si no fuera por abogados particulares, comprometidos con los derechos de estos jóvenes trabajadores, estas causas quedarían en la más absoluta impunidad y silencio. Heredia denuncia estar ante una justicia privatizada porque con el nuevo código penal de Río Negro son los propios querellantes quienes tienen que garantizar la realización de las pericias. Eso es lo que está en curso: tuvo que ser la querella y la familia quienes gestionen los fondos para garantizar una medida millonaria.

El juicio oral será a partir del 20 de febrero en Fiske Menuco, General Roca (Río Negro) y contará con dos audiencias semanales. La medida de peritaje del jaguel continuará estos días hasta lograr extraer el contenido del mismo. El cemento es duro pero “nosotros somos más duros y resistentes y vamos a encontrar a Daniel”, como dice Marcela, una compañera de la causa.

El premio Nobel de la paz Adolfo Pérez Esquivel y el Serpaj están acompañando la causa con su presentación como Amicus Curiae que fue rechazado por el juzgado de General Roca, fallo que fue apelado el dia de hoy.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba