31/01/2018

El gobierno de la Ciudad de Buenos Aires demuele escuelas en la villa 31 y las traslada a un galpón de Dietrich

demolicion_escuelas.jpg

Mientras los vecinos y vecinas de la villa 31 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires se movilizaban y el juez citaba a los padres y madres de los alumnos para encontrar una solución, las topadoras avanzaban para convertir en escombros las escuelas de nivel inicial, primaria y secundaria del barrio. Denuncian negociados inmobiliarios que tocan al ministro de transporte nacional, Guillermo Dietrich. Por ANRed/Fotos: Padre Carlos Mugica facebook


Con la escusa de la construcción de un polo educativo (al cual los y las vecinas no se oponen), trasladarían a los y las niñas a una zona alejada unas 30 cuadras y a un galpón ubicado en Avenida R. Castilo 1720, abandonado y propiedad de la familia del ministro de transporte que tiene serios problemas edilicios y cuyo alquiler costaría 552.000 pesos por mes en su primer año y 712.000 en el segundo. Además 120 niños y niñas perderían su vacante ya que dicho espacio no podría albergar la misma cantidad de estudiantes.

contrato_dietrich.jpg

A pesar que la comunidad educativa de la villa 31 movilizó en varias oportunidades y advirtió que esto podía suceder, igualmente las escuelas inicial 5, Primaria 25 “Bandera Argentina”, y Secundaria 6 “Padre Mugica”, ya no existen y quedaron reducidos a escombros.

movilizacion_galpon.jpg



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba