27/01/2018

“A 6 meses sin Johana, con lágrimas en mis ojos y el corazón partido, exijo que la devuelvan”

1-2141.jpgAyer por la tarde, bajo la consigna “Sin redes de complicidad no hay redes de trata”, se llevó a cabo una concentración en las puertas de la gobernación bonaerense a 6 meses de la desaparición de Johana Ramallo. Compartimos las palabras de su mamá, Marta, y el documento conjunto. Fotogalería: Otra Óptica.


“Alzaré mi voz”, poema de Marta Ramallo, mamá de Johana:

Alzaré mi voz.
Alzaré mi voz para gritarle al mundo y a la Justicia que busquen a Johana.
A los proxenetas que la devuelvan
porque no sólo se llevaron una piba,
se llevaron una madre, una hermana, una sobrina, una nieta,
pero por sobre todo se llevaron a mi hija.
Por eso alzo mi voz
para gritar a la policía que es cómplice
y que el Estado es responsable
de que Johana no pueda acariciar a su hija
Responsable que su ausencia duela
y cada vez más responsable de su sufrimiento
porque como mamá sé que está cautiva sufriendo,
pero mi voz llegará tan lejos como sea necesario y juro que no me callaran.
Llegaré tan lejos que me escucharas.
Alzaré mi voz te busco y te buscaré.
El camino es largo pero no imposible,
Alguien te alejó de mí y de mi camino
y no es tu culpa ni tampoco la mía.
No habrá nadie que me canse,
ni barreras que me detengan,
prometo justicia y pagarán todos los que tengan que pagar.
Caiga quien caiga.
A 6 meses sin Johana con lágrimas en mis ojos y el corazón partido exijo que la devuelvan

2-1604.jpg

3-1266.jpg

4-1028.jpg

5-813.jpg

5a.jpg

6-630.jpg

7-510.jpg

8-403.jpg

9-316.jpg

10-256.jpg

12-137.jpg

13-112.jpg

14-88.jpg

15-75.jpg

Documento conjunto:

Hoy, 26 de enero de 2018, se cumplen seis meses de la desaparición de Johana Ramallo. Han sido seis meses en los que su madre, Marta, sus familiares y amigos, y las diversas organizaciones que lxs acompañamos no hemos bajado los brazos en la lucha por su inmediata aparición.

Estos seis meses han sido signados por la complicidad y el encubrimiento de lxs diferentes actores de un Estado que debería garantizar los derechos de las mujeres.

La cadena de obstáculos que hemos enfrentado se inició ya a las pocas horas de la desaparición de Johana, cuando lxs policías a cargo de la comisaría de Villa Ponzati instó a Marta Ramallo, madre de Johana, a no realizar la denuncia, afirmando “se habrá ido con algún machito”. Cuando Marta logró superar esta primera traba del Estado patriarcal, y presentó la denuncia, se encontró con una justicia que, en vez de buscar a las desaparecidas, intentó acallar las voces de sus madres y allegadxs. La fiscal Betina Lacki condujo una investigación sin línea clara, llena de allanamientos y testimoniales inconexas que sólo servían para dilatar la investigación en los primeros meses, fundamentales para la búsqueda. Su posicionamiento se hizo claro cuando, después de dos meses de mentirnos en la cara, se negó a aceptar el cambio de carátula para que el caso se investigue como lo que es a todas luces, la desaparición forzada de una mujer en el marco del delito de Trata de Personas.

Como si no tuviésemos motivos para sospechar de las implicancias de la policía que decía no encontrar pruebas cuando a todas voces es sabido que mantiene vínculos con los proxenetas que llevan adelante este negocio mafioso en nuestra ciudad, agentes de este aparato en vez de estar investigando, se dedicaron a amenazar, acosar, golpear y hasta torturar a personas vinculadas a Johana.

¿Qué intereses defiende el Ministerio de Seguridad, la DDI, la comisaría 9na y la comisaría de Villa Ponzzati? Su accionar nos hace pensar que no se encuentran del lado de la justicia, sino en defensa de los proxenetas, los desaparecedores de mujeres y de un negocio ilegal que mueve millones.

Las respuestas del Poder Ejecutivo tampoco nos ofrecieron motivos para estar más calmxs. La actual diputada provincial Carolina Píparo intentó reunirse con Marta a espaldas de las organizaciones que la acompañan desde el principio, esto sucedió en plena campaña electoral.. Por otro lado, la gobernadora María Eugenia Vidal respondió a nuestro pedido de audiencia mandándonos a hablar con el Secretario de derechos Humanos Santiago Cantón, personaje que conocimos previamente por haber mentido acerca de supuestas asistencias económicas y sociales que no existieron más que en forma de promesas incumplidas.

Pero el peor ejemplo lo dio el intendente Julio Garro, quien, en declaraciones a los medios, quiso vanamente disimular su total desconocimiento del caso, y no solo sostuvo la falacia de que su equipo estaba siguiendo la investigación sin recordar siquiera el nombre de Johana, sino que también llegó al ridículo acto de solidarizarse con el padre de Johana, padre que cualquiera que conozca mínimamente la historia de esta lucha sabe que se encuentra totalmente ausente. Luego intentó reunirse con Marta en medio del rastrillaje que pretendía buscar el cuerpo de su hija (no se si es queda como algo trascendente y si está bien formulado) a lo que la madre de Johana le propuso reunirse de manera pública, jamás tuvimos respuesta.

Estos seis meses nos han encontrado en unidad, organizadxs y levantando con lucha la exigencia de la inmediata aparición de Johana. Gracias a las movilizaciones, a las campañas en las redes, a las gestiones de lxs abogadxs, a la difusión por los medios de comunicación, y a las permanencias pacíficas que realizamos en la Secretaría de la Mujer y en la fiscalía provincial, logramos algo que debería ser la regla para los casos de trata, pero, en el contexto de un Estado machista y patriarcal, es la excepción: La causa llegó a la justicia Federal. Eso no significó que nos pudiésemos quedar de brazos cruzados esperando el pronto accionar de la justicia, sino que nos mantuvo en alerta y movilización para que se recuperen los dos meses de tiempo desperdiciado por la fiscal Lacki y la DDI, y esta vez sí se lleve a cabo una investigación que nos permita pensar en que Johana pronto vuelva a estar junto a nosotrxs. Tras cuatro meses e innumerables fojas de causa federal, el juez Kreplak aún no nos da señales para pensar que se está acercando el final de este tormento para la familia de Johana; no hay imputados ni avances sustanciales. Los mismos proxenetas siguen negociando con el cuerpo de niñas, niños, mujeres, trans y travestis a la vista de todxs, y las mismas personas siguen siendo prisioneras de este perverso sistema.

En esta lucha hay dos elementos que no podemos obviar, Johana es mujer y es pobre. Ella formaba parte del programa Ellas Hacen desguazado por el actual gobierno, vivía en una situación de pobreza y precarización laboral que día a día se profundiza para el conjunto de las mujeres. Por eso esta convocatoria se pronuncia contra las reformas que atacan las condiciones de vida del conjunto de las y los trabajadores, contra los despidos y contra la persecución a lxs que luchan. Por eso allí nos encontraremos en las calles este próximo 8M, paro internacional de mujeres, y en las diferentes jornadas para enfrentar este ajuste feroz del Gobierno.

Hoy, frente a las puertas de Gobernación, decimos que ¡sin redes de complicidad no hay trata redes de trata!. Sin la participación del Estado este delito no puede concretarse, por eso son prácticamente inexistentes las condenas a policías, funcionarios y políticos encontrados responsables de explotación sexual. De 126 sentencias sobre trata de personas dictadas desde 2009, apenas 3 recayeron sobre policías en funciones y 2 sobre ex policías. En los últimos años también nos encontramos con la caída del número de pibas rescatadas de las manos de los proxenetas. Bajo el régimen social capitalista la trata es segundo negocio ilegal más lucrativo del mundo. Por eso sabemos que solo el camino de la movilización popular podrá dar fin a las redes de trata y explotación que desaparecen a cientos de pibxs en todo el país

María Eugenia Vidal, Julio Garro, Cristian Ritondo, Santiago Cantón, Pedro Beltrame, Fabián Perroni, Saez y diferentes funcionarios públicos y de la policía RESPONSABLES!

Johana Ramallo, María Cash, Sofia Herrera, Florencia Penachi”¦”¦ LAS SEGUIMOS BUSCANDO!

Estos seis meses sin Johana, con una madre que sabe hacerse fuerte frente a la adversidad y una red de personas que crece en cantidad y en organización, levantando alto su voz no sólo por Johana sino por todas las mujeres desaparecidas por las redes de trata de personas para la explotación sexual. No nos callaremos hasta que DEVUELVAN A JOHANA.

BASTA DE TRATA

EL ESTADO ES RESPONSABLE

Sin redes de complicidad no hay redes de trata

Más información: Seis meses sin Johana: el doble discurso de María Eugenia Vidal contra las mafias



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba