06/01/2018

“Volvemos a las calles, volvemos a los escraches”

ruben-lopez.pngCompartimos las palabras de Rubén Eduardo López, hijo de Jorge Julio López, ante la prisión domiciliaria otorgada al genocida Miguel Etchecolatz, principal acusado de la desaparición de su padre.


“A mi viejo lo desaparecieron por segunda vez en 2006. Pasaron tantos años y todavía no se sabe dónde está. Hoy Etchecolatz -dos veces responsable de nuestro dolor- está libre y eso me genera bronca, impotencia y más dolor. Pero también mucha fortaleza.

“Hoy estamos en Mar del Plata concientizando a la gente de la ciudad y la que llega de veraneo: acá hay genocidas sueltos.

“Y Etchecolatz no es el único con prisión domiciliaria: en Mar del Plata son 34 y en todo el país son 540 los genocidas libres.

“No estamos paseando, estamos creando conciencia. A eso vinimos: queremos que todos los genocidas cumplan sus condenas en la cárcel común.

“La lucha es ardua pero las Abuelas y las Madres nos marcan el rumbo a seguir. Son nuestra brújula entre tanta desolación. Ellas, junto a los organismos de Derechos Humanos, siempre defendieron a propios y ajenos. Como lo hicieron con la búsqueda de la familia Maldonado el año pasado, lo hacen con nosotros ahora y siempre.

“Volvemos a las calles, volvemos a los escraches, tan necesarios en varios sentidos: en la calle creamos conciencia, difundimos las injusticias, nos encontramos y nos abrazamos en la lucha.

“La fuerza que te da la gente en una marcha es la que te mantiene arriba para seguir. Porque no es fácil ante tanta injusticia pero se sigue”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba