05/01/2018

Maternidad vs aborto: el eterno dilema antiderecho

muriel.jpg

La actriz Muriel Santana contó en su cuenta de Twitter que a los 24 años decidió abortar porque consideró que no quería ser madre. Muchos medios de comunicación calificaron la declaración como “escandalosa” y se instaló como tema de debate entre opinólogos devenidos en panelistas en los progaramas de chimentos. El eje de las discusiones ronda siempre entre el aborto como contracara de la maternidad, como si ambas fueran excluyentes en la vida de una mujer. Lo que nunca surge en los debates, es que ambas opciones son parte de la vida de las mujeres, decisiones sobre el cuerpo que son exclusivas de cada una. El aborto es un derecho, y en nuestro país es legal en determinadas causales, por lo tanto llamar asesina a una mujer que abortó, además de ser una exageración, omite las legislaciones vigentes. Por ANRed


La actriz Muriel Santana contó en su cuenta de Twitter que a los 24 años decidió abortar porque consideró que no quería ser madre. Inmediatamente el aborto como tema, llegó a los medios de comunicación hegemónicos, y la discusiones cargadas de moralismo giran en torno al eje: aborto vs maternidad. Se compara la maternidad con la vida, y el aborto con la muerte, de esa manera muchos no tienen prurito en llamar “asesina” a una mujer que decide abortar. Sin embargo en Argentina la interrupción voluntaria del embarazo no se considera un homicidio. El sesgo negativo hacia la práctica esta reforzado por este mito que no hace mas que encubrir que la verdadera causal de muerte es la prohibicción de la práctica, su clandestinidad es la responsable de las enormes cifras de muertes maternas en nuestro país.

La práctica del aborto es demonizada, y peor aún quien dice públicamente haberlo hecho es objeto de injurias, agresiones e insultos. La falta de información sobre el tema es evidente, y resulta hasta preocupante que muchos comunicadores desconozcan las legislaciones vigentes, es decir que en Argentina el aborto en legal, bajo determinadas causales. Desde 1921, está permitido cuando corre riesgo la vida o la salud de la mujer o si el embarazo es producto de una violación o un abuso sexual. Está escrito en el artículo 86 del Código Penal y lo ratificó la Corte Suprema en un fallo histórico ““conocido como FAL””en marzo de 2012.

Por lo tanto el falso debate maternidad vs abortidad, es un callejón sin salida que viene como anillo al dedo a todos aquellos que se oponen fervientemente al aborto, y que no pueden ver la practica como un derecho de las mujeres a decidir sobre sus propios cuerpos. Abortar no es excluyente a ser madre, o viceversa.

La maternidad también es una elección, no una imposición cultural. Es necesario entender que existen mujeres que no desean convertirse en madre, porque este no es el único horizonte posible para el género femenino. Por lo tanto el respeto hacia las decisiones que cada una elija para su vida debe ser el punto de partida de los debates.

Aborto si aborto no, ya no es una discusión puesto que la ley lo permite bajo ciertas circunstancias, hasta que alguna vez en el congreso de la Nación se debata el proyecto presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito, para legalizar la práctica en toda su dimensión, ya que a pesar de los avances logrados por el movimiento feminista, aún sigue siendo una deuda de la democracia.

Nota relacionada

El aborto tiene mala prensa



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba