28/04/2007

Son clausurados siete talleres textiles clandestinos en la Ciudad de Buenos Aires

taller.jpg
En una causa impulsada por la cooperativa La Alameda, el fiscal Juan Carlos Searra realizó 14 allanamientos a talleres textiles en los barrios de Floresta y Parque Avellaneda el pasado jueves por la mañana. Como resultado del operativo 7 “talleres clandestinos” en actividad productiva fueron clausurados, donde se encontraron a 175 costureros en condiciones de “trabajo esclavo”. Diecinueve talleristas (responsables de la situación) fueron detenidos. La fiscalía debió recurrir a la Gendarmería Nacional ya que las comisarías de estas zonas están denunciadas de encubrimiento y cohecho.


La cooperativa La Alameda viene fogoneando una política de mejoramiento de las condiciones de los trabajadores textiles, en contra del trabajo esclavo. Para ello denuncia talleres clandestinos, pide sus cierres y demanda el decomiso de las máquinas para que sean puestas a producir por los propios costureros sin explotadores. Esta medida impulsada por el fiscal Searra está dada en ese marco.

El Fiscal Juan Carlos Searra, perteneciente al juzgado del juez Norberto Oyarbide, dio la orden para que la Gendarmería realice una inspección en 14 talleres ubicados en los barrios de Floresta y Parque Avellaneda. El operativo se realizó en simultáneo alrededor de las 10 de la mañana. En cada uno de los allanamientos participó la Gendarmería Nacional, Migraciones, Subsecretaría de Trabajo y testigos aportados por la Cooperativa La Alameda. La mayoría de las marcas para las que trabajaban los talleres eran de origen coreano, no hubo allanamientos en sitios que tengan vínculo con grandes marcas como Kosiuko, Cheeky y Soho, a pesar de que los integrantes de La Alameda ya denunciaron dónde se encuentran.

El saldo del operativo fue 7 talleres en actividad productiva. Algunos de ellos se encuentran situados en las calles Araujo 2730, Rafaela 3745, Portella 1251, Ramón Falcón 3177. En total había 175 costureros que trabajaban alrededor de 17 horas por día en pésimas condiciones de trabajo, higiene y seguridad, por eso hay 19 talleristas detenidos, por sacar rédito de esta situación. Seis talleres de los visitados estaban desmantelados.

Un dato importante es que la Subsecretaría de Trabajo ordenó la inspección del local de Yerbal 5841, sede central de Lacar, para que brinde información sobre dónde funcionan los talleres que trabajan para la reconocida marca.

Los 14 predios intervenidos ya habían sido denunciados el 29 de abril de 2006 por la Defensoría del Pueblo y por el Gobierno de la Cuidad a raíz de la denuncia presentada por la Cooperativa La Alameda. Esta cooperativa además realizó una conferencia de prensa donde explicitó la dirección de los talleres y las condiciones en las que se encontraba cada uno. A pesar de todo esto siguen sin hacerse los controles pertinentes debido “a la impunidad de los talleristas, la protección policial y la forma negligente en que se llevan a cabo las inspecciones”, según relató Gustavo Vera, integrante de la Cooperativa La Alameda.

“En el taller de la calle Ramón Falcón al 3177, se encontró una familia coreana que trafica personas desde Bolivia a Argentina, había más de 30 personas trabajando en condiciones inhumanas. El de la calle Portella 1251 tenía 32 personas trabajando en condiciones terribles, les pagaban 90 centavos por prenda y trabajaban todo el día. Ninguno de los dos talleres fue tocado por las inspecciones ni por el juzgado a lo largo de un año”, aseguró Gustavo Vera.

Uno de los talleres que se encontraban desmantelados fue el de la marca Graciela Naum, aunque de todas maneras se secuestraron las máquinas presentes en el lugar en el momento de la inspección.

En los allanamientos que se realizan en Capital Federal debería intervenir la Policía Federal, pero tuvo que hacerlos Gendarmería porque hubo una denuncia de cohecho contra la policía por parte de la Cooperativa La Alameda y la Defensoría del pueblo. Las comisarías que se encuentran en el radio de los talleres denunciados cobraban coimas por parte de los talleristas, lo que les permitía salir exentos de las inspecciones.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba