19/04/2007

Marcha de Antorchas por López y Fuentealba: “Sus ideales son los nuestros”

tapalean.jpg

Al cumplirse siete meses de la desaparición de Jorge Julio López y 15 días del fusilamiento del docente Carlos Fuentealba, las organizaciones nucleadas en Memoria, Verdad y Justicia realizaron una marcha de antorchas hasta Plaza de Mayo. “El presidente Kirchner se autoproclama defensor de los derechos humanos y utiliza un doble discurso para enmascarar su política antiobrera y antipopular”, sostuvieron.


A más de medio año de la desaparición de Jorge Julio López, organizaciones sociales y de Derechos Humanos denunciaron que el gobierno de Néstor Kirchner no toma ninguna medida efectiva por la aparición de López. Desde Justicia YA! se presentó un listado de las irregularidades que poblaron la investigación por el secuestro del testigo en el juicio al genocida Miguel Etchecolatz.

En un primer momento, la causa estuvo orientada hacia la averiguación de paradero, dejando entrever la posibilidad de una ausencia voluntaria o extravío. En manos de la Justicia Federal, la investigación no ha dado avances. “Son muchas las líneas irrisorias en las que se vuelca un gran despliegue e interés investigativo. En cambio, las que aparecen como más serias entran rápidamente en una meseta sin que quede claro por qué se abandonan o se paralizan. Por ejemplo, los policías denunciados por Jorge Julio López no fueron investigados, en algunos casos no se sabe donde viven ni siquiera, si viven“, sostuvieron las organizaciones que conforman Justicia YA! en una conferencia de prensa en La Plata.

Por la tarde, distintas agrupaciones se concentraron en Diagonal Norte y Maipú, desde donde realizaron una marcha de antorchas hasta Plaza de Mayo.
banderalean.jpg

A continuación, reproducimos el documento consensuado por el Encuentro Memoria, Verdad y Justicia leído en Plaza de Mayo:

Julio López – Carlos Fuentealba

¡Basta de desapariciones, asesinatos y represión a los luchadores obreros y populares!

Se cumplen hoy 7 meses de la desaparición de Julio López, y se cumplen hoy 15 días del asesinato de Carlos Fuentealba.
Julio y Carlos. Dos trabajadores. Julio albañil, y Carlos docente. Los dos luchadores.
Como miles de argentinos, treinta y un años atrás Julio soñaba y luchaba por un país solidario y fraterno, con justicia social, sin explotadores ni explotados. Ese sueño y esa lucha lo llevaron a enfrentar a la dictadura y a soportar el secuestro, la desaparición, la tortura. Y treinta años después, con 76 años, ese mismo sueño lo impulsó a sentarse frente a un tribunal a denunciar a Etchecolatz y a la dictadura genocida, reivindicando la militancia política y la resistencia popular.
Hoy Julio sigue desaparecido nuevamente y nosotros estamos aquí para exigir al gobierno nacional su APARICION CON VIDA YA!

Como miles de argentinos, Carlos luchaba junto a sus compañeros por un salario digno para los maestros y una mejor educación para la juventud.
Después de un mes de paro en reclamo de recomposición salarial y pase a planta de los trabajadores de planes sociales, realizado sin el apoyo de la dirección nacional de su gremio, los docentes neuquinos decidieron que el miércoles 4 de abril iban a cortar la ruta 22. La policía los reprimió brutalmente, y mientras escapaban de los gases y de las balas de goma, un miembro del Grupo Especial de Operaciones Policiales (GEOP), fusiló a Carlos.
Y aquí estamos para exigirle al gobierno nacional el castigo a los responsables políticos y materiales de su asesinato!

Carlos Fuentealba fue fusilado por la policía neuquina, en la mano del sargento Darío Poblete, involucrado en el asesinato de Teresa Rodríguez y en torturas, y por el gobierno de Sobisch, que tomó la decisión política de “resolver” los reclamos de los trabajadores enviando a la Policía Provincial a reprimirlos. Ahora, el Gobernador y sus fuerzas represivas deben asumir las consecuencias!

El año pasado logramos que en el primer juicio oral a un genocida, el pueblo diga presente! Conseguimos así, que Miguel Osvaldo Etchecolatz fuera condenado a cadena perpetua con cárcel común hasta el fin de sus días y que por primera vez un tribunal reconozca que en nuestro país hubo un genocidio. Y ellos, los genocidas, saben que esta sentencia puede ser la puerta para condenarlos a todos y por todos los compañeros, no sólo a las cúpulas o a los pocos que pueden ser reconocidos por los sobrevivientes.
Por eso secuestraron y desaparecieron a nuestro compañero Jorge Julio López. Por eso siguen amenazando y persiguiendo a testigos y a militantes obreros y populares.

El presidente Kirchner se autoproclama defensor de los derechos humanos y utiliza un doble discurso para enmascarar su política antiobrera y antipopular. Su gobierno, Sr. Kirchner, no toma ninguna medida efectiva por la aparición con vida de Jorge Julio López.

No informa al pueblo con precisión quiénes son los grupos paramilitares y parapoliciales que denunció en sus discursos; no los investiga, ni los desmantela, ni los enjuicia ni los castiga; no anula de una vez por todas los nefastos decretos de indulto a los genocidas; no exonera ni investiga ni castiga a los 9.000 efectivos de la Bonaerense que actuaron durante la dictadura, a los efectivos del Ejército, la Marina, la Fuerza Aérea, la Gendarmería, la Prefectura, la SIDE y las demás policías, vinculados al genocidio; no exonera a los jueces y fiscales nombrados por la dictadura militar o que actuaron a su servicio; no abre los archivos de la SIDE y demás servicios de información.
El gobierno habla de la impunidad, pero no implementa las medidas necesarias para terminar con ella.

Su gobierno, señor Kirchner, mientras aplica una política antiobrera y antipopular, mientras sirve a los intereses de las clases dominantes, mientras su ministro de educación Filmus se ha desentendido de dar respuesta a los reclamos de miles de docentes en todo el país, mira para otro lado cuando la sangre de Carlos Fuentealba se derrama, despliega la gendarmería, que es una fuerza nacional, la envía a militarizar las escuelas en Santa Cruz y se la ofrece a también al asesino Sobisch, es cómplice y socio en la represión a los maestros en Salta y Neuquen, encarcela y procesa a los luchadores populares; pretende sancionar la ley llamada antiterrorista.

Usted, como Presidente de la Nación es, efectivamente, responsable de la represión que intenta acallar las luchas que a los largo y ancho del país están desarrollando los trabajadores ocupados y desocupados, los estudiantes, los militantes de DDHH, el pueblo todo.

Esta es la Argentina que, fiel a nuestra tradición histórica, nos conmueve y se conmueve.

Esta es la Argentina que salió masivamente a la calle cuando secuestraron a Julio y cuando asesinaron a Carlos. Esta es la Argentina movilizada que exige al gobierno de Kirchner:

 Aparición con vida ya de Jorge Julio López! Decimos Basta de complicidad y silencio oficial! Que Kirchner y el gobierno informen todo lo que saben!

 Castigo a los responsables políticos y materiales de la represión y del asesinato del compañero Carlos Fuentealba! ¡Fuera Sobisch y su gabinete!

 Retiro de la gendarmería de las escuelas y de toda la provincia de Santa Cruz

 Libertad inmediata de los presos políticos. Amnistía y desprocesamiento de los luchadores populares

 Castigo a los responsables materiales y políticos del secuestro de Luis Gerez.

 Separación e investigación de todos los actuales integrantes de las fuerzas armadas, de seguridad, inteligencia y policiales vinculados a la dictadura.

 Nulidad inmediata de los indultos a los genocidas.

 Juicio y castigo a todos los culpables, por todos los compañeros.

Defendemos el derecho del pueblo a luchar. Expresamos nuestro apoyo incondicional a los reclamos de los docentes y de todos los trabajadores en todo el país.

Compañero Julio López, compañero Carlos Fuentealba

Seguiremos en la lucha hasta conseguir que se cumplan sus ideales, que son los nuestros!

Jorge Julio López PRESENTE!

Carlos Fuentealba PRESENTE!

banderas_movs.jpg
Fotos: Ramiro González



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba