24/11/2017

Liberaron a las mujeres y los niños detenidos

tapa-3499.jpg
Unas diez horas después de ser detenidas, pasadas las 20.30 horas, finalmente fueron liberadas las cinco mujeres con sus hijos que fueron apresadas durante el desalojo de la comunidad mapuche en Villa Mascardi. Los niños de uno, dos, tres y diez años (en dos casos) sufrieron con sus madres el avance de unos 300 efectivos de las fuerzas federales que participaron del operativo, ordenado por el Juez Gustavo Villanueva. “Les tiraron gas en la cara a los nenes”, dijo María Nahuel a En Éstos Días, minutos después de recuperar la libertad. Por En Éstos Días.


María explicó que al momento de desarrollarse el operativo policial “no había hombres en la comunidad. Sólo éramos mujeres y los chicos. Denunció que “no nos dejaban tomar agua, no nos dejaban cambiar al nene. Tuvimos que pedir por favor que nos dejen traer los pañales”, confió.

tapa_2-355.jpg

Villanueva les endiló el delito de usurpación, ante la denuncia efectuada por Parques Nacionales. “Hacemos responsable también a Parques”, dijo María, e informó que este miércoles -un día antes del desalojo- presentaron una nota en el Juzgado Federal informando que sólo había mujeres y niños en el lugar, y pidiendo una salida negociada al conflicto.

La comunidad Lafken Winkul Mapu se instaló hace unos dos meses en la zona -ubicada a unos 35 kilómetros del centro de Bariloche-, e inició un proceso de recuperación sobre la base de documentación que, según explicaron, acredita la presencia acestral en el lugar.

“Nos sacaron con golpes, gases, nos lastimaron”, detalló María Nahuel, y confió que cuando las mujeres “pidieron por favor por los niños”, los miembros de la Policía Federal que participaron del operativo “se nos rieron en la cara, y nos decían “˜ustedes se lo buscaron”™”.

“Peleamos como pudimos, nos defendimos”, agregó, y confió que debió ser trasladada a un centro asistencial para comprobar la existencia de lesiones. “Estoy hecha bolsa, casi me matan de un golpe”, dijo.

tapa_3-228.jpg


Policía Federal obligada a detallar su actuación durante el desalojo

24/11/2017
Bariloche

tapa_4-156.jpg

La Policía Federal de Bariloche deberá informar detalladamente a la Justicia los alcances del accionar del personal de los grupos especiales GEOF y Albatros, ante las “voces masculinas que alertaron sobre la presencia de ocupantes del predio en la alta montaña”.

Según un documento al que accedió En estos días, el Jefe de la Policía Federal de esta ciudad recibió anoche un Proveído del Juzgado en el que se le ordena que en el plazo perentorio de 12 horas detalle los alcances de la actuación de la fuerza durante el desalojo de la comunidad Lafken Winkul Mapu.

Ese Proveído responde a la presentación de un hábear corpus por parte de la abogada de derechos humanos Natalia Araya.

Según el documento, la Justicia Federal manifestó particular interés en conocer cómo actuaron los efectivos de los grupos especiales ante el alerta por la supuesta presencia de integrantes de la comunidad, montaña arriba. Esas voces o gritos fueron escuchados por los integrantes de la estructura judicial que participaron del desalojo ordenado por el Juez Gustavo Villanueva.

Todas las detenidas en el operativo fueron mujeres, con sus hijos. No hay información oficial desde el Juzgado sobre el procedimiento en general, ni un detalle sobre si al momento de concretarse había hombres en la comunidad, si fueron detenidos o perseguidos “en la alta montaña”, tal como plantea el Proveído.

Además, se requirió a la Policía Federal que entregue de manera urgente todos los registros fílmicos y fotográficos tomados durante el procedimiento; así como el detalle del personal de las distintas fuerzas que participaron del desalojo.


Un especialista en embarrar la cancha

tapa_5-120.jpg

Gonzalo Cané, el mismo funcionario enviado por Patricia Bullrich a Esquel para intervenir en la causa Maldonado, participó del desalojo de los mapuche en Mascardi.

23/11/2017
Bariloche

Cané supervisó este jueves el violento desalojo de la comunidad Lafken Wuinkul Mapu en Villa Mascardi llevado a cabo por Gendarmería, Prefectura y Policía Federal del que participaron 300 efectivos para rodear por agua, aire y tierra un asentamiento de siete familias, la mayoría mujeres y niños.

Al término del cinematográfico despliegue y exhibición de fuerza sólo 9 personas fueron detenidas en la delegación de la Policía Federal en Bariloche. Entre ellos ningún hombre, pero sí una mujer mayor de edad que debió ser trasladada al Hospital para corroborar la existencia de lesiones, y cinco chicos, uno de ellos un bebé.

El secretario de Cooperación con los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas, del Ministerio de Seguridad de la Nación, (tal el cargo de Cané) se volvió conocido por sus intervenciones en la investigación por la desaparición forzada de Santiago Maldonado, introduciendo nuevas hipótesis en el expediente del habeas corpus que fueron rápidamente desmentidas por los hechos.

Pronto su constante presencia junto al entonces Juez del caso, Guido Otranto, y su injerencia sobre las medidas de prueba que emanaban del juzgado hicieron sospechar que su verdadera función no era otra que la de reconducir la causa, apuntando hacia la comunidad mapuche, para alejarla de la responsabilidad de Gendarmería en la desaparición forzada de Santiago Maldonado

tapa_2-356.jpg

Cané siempre reportó directamente a Patricia Bullrich, con las atribuciones suficientes para ejercer una férrea marca sobre el juez federal, travestir el expediente y levantar informes reservados que luego constituyeron la presentación de la ministra ante el Congreso.

Fue Cané quien introdujo la hipótesis del “puestero de Epuyén”, y quien se opuso, según consta en el acta alzada por la Policía Federal de Esquel, a que Gendarmería sea apartada de las inmediaciones de la Pu Lof en resistencia Cushamen. Por el contrario, Cané se convirtió en un férreo defensor del accionar de la fuerza de seguridad en la zona. Las fotografías lo muestran participando del rastrillaje del 16 de agosto, junto al río Chubut, cuando un policía de Río Negro encontró vainas servidas y balas de 9 milímetros que no fueron recogidas ni consignadas por el juez Otranto ni por la fiscal Silvina Ávila.

Antes de dejar Esquel, Cané también supervisó, presentándose con el subterfugio de “auxiliar de la justicia”, el allanamiento del 18 de septiembre a la Pu Lof al cual describió como “el procedimiento, el allanamiento porque no es un procedimiento, más grande de la historia argentina: 380 efectivos, buzos, más de 40 móviles, dos helicópteros, cuatro camiones de comunicaciones de Policía Federal, telefonía satelital, los cuerpos especiales de la PFA, grupo Albatros de Prefectura, etc”.

Cumplida su faena (nunca del todo explicada oficialmente), ya camino al aeropuerto de Esquel, dejó una frase: “Hoy vuelvo por suerte, todo tranquilo, me subo a la camioneta, puede estallar la bomba atómica que no miro para atrás”.


Fuente: https://www.enestosdias.com.ar/



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba