16/04/2007

Vuelve el paro a PERFIL luego del despido de un periodista

redaccion_17_03_2007.jpg
Luego de un paro de 42 días por la suba de sus salarios, los trabajadores de la editorial PERFIL habían llegado a un acuerdo con la empresa el lunes 9 de abril. Sin embargo, la empresa despidió a Alejandro Wall, editor de perfil.com, el viernes 13. Los periodistas volvieron al paro y piden que cese la persecución laboral y se respeten sus derechos.


Foto: http://trabajadoresdeperfil.wordpress.com

“Somos 560 los compañeros de la editorial Perfil que estuvimos en paro por 42 días”, afirma Rubén Schofrin, delegado de la comisión interna de trabajadores, en diálogo con ANRed, sobre el conflicto salarial que tienen los periodistas. Tanto los trabajadores del diario, página web y de las revistas tomaron la decisión de llevar adelante un paro luego de que fracasaran las negociaciones salariales en el marco del diálogo con la empresa, la cual se pronunció inflexible desde que se inició el paro el pasado 27 de febrero. Se acordó una suba de 450 pesos más ticket en cuotas pero, a pesar de acordar el monto de aumento, la firma de la conciliación se atrasó hasta el lunes 9 de Abril porque Jorge Fontevecchia, director y propietario de Perfil, se negaba a acordar con la cláusula que lo obliga a no tomar represalias contra los trabajadores. A pesar de haber firmado el acuerdo, lo violó al despedir a Alejandro Wall, editor de la página web. Perfil justificó la medida acusando la participación del trabajador en el pasado paro de actividades que alcanzó los 43 días. “El argumento utilizado fue que la figura del editor es semejante al médico de guardia y que, por lo tanto, no puede parar”.

Estrategia Empresaria

El conflicto laboral no es reciente y el reclamo salarial se remonta hacia el mes de Noviembre del año pasado. En ese momento, los trabajadores crearon una multitudinaria asamblea para discutir y abrir una paritaria con la empresa. Schofrin narró a ANRed el surgimiento de la organización de los trabajadores: “hace un año y medio cuando se abrió el diario los trabajadores ingresaron con un salario de 720 pesos en mano, esta situación la fuimos modificando a través de diversas metodologías de acción. El año pasado tomamos la resolución de no firmar las notas, luego iniciamos negociaciones con la empresa y, finalmente, decidimos en conjunto en la asamblea el cese de las actividades”. La primera medida tomada, el no firmar, tuvo un límite: “la empresa reaccionó, amenazó a los trabajadores del diario e intentó dividirnos”.

“Somos redactores, escanners, fotógrafos, gente de arte, coordinadores, correctores, trabajadores de la actividad periodística sometidos a una estrategia empresaria que se basa en mantener los salarios a la baja a costa de disminuir nuestros ingresos y acrecentar los de ellos”, explica Schofrin.

La mayoría de los trabajadores coinciden en señalar que la modalidad de empleo de la empresa PERFIL consiste en emplear gente joven, estudiante o recién graduada, con escasa experiencia laboral, pagándoles ínfimos salarios, reduciendo costos laborales y, por consiguiente, aumentando los márgenes de rentabilidad empresaria. Rubén Schofrin explica en qué consiste exactamente esta táctica: “hay una gran cantidad de trabajadores que prácticamente ingresaron con la condición de pasantes pero, como PERFIL no tiene el sistema de pasantías tal como si poseen Clarín y La Nación, toman a estos ingresantes como personal efectivo con bajos sueldos”.

Continua Schofrin: “En PERFIL toman a propósito gente recién egresada y con un promedio de edad bastante joven en relación con otros medios -la redacción está integrada por jóvenes de 27, 28 años- que perciben salarios bajísimos los cuales financian el proyecto empresario de la editorial”. Al mismo tiempo, María, trabajadora de Perfil, coincide y afirma que “no es justo que el costo del proyecto empresario sea pagado por los trabajadores y estudiantes, debe ser pagado por la empresa”.

Según Rubén Schofrin este proceso de maximización de las ganancias empresarias en detrimento de los sueldos de los trabajadores no sólo perjudica a los mismos sino que también afecta la calidad periodística de las publicaciones: “Se armó un modelo de negocios en PERFIL que afecta mucho a la labor en este medio así como a la producción de notas. Por ejemplo, en la revista Noticias se han ido redactores importantes por mejores ofertas salariales en otras empresas”. No sólo los trabajadores huyen hacia mejores panoramas laborales sino que la gente nueva que ingresa padece aún peores condiciones laborales que aquellos que se han ido: estos redactores que cobraban salarios de alrededor de 2000 pesos fueron reemplazados por gente nueva que empezó a cobrar 1200. Lo mismo sucede en Caras, con salarios de 900 o 1000 pesos (“¦) es una estrategia empresaria para reducir costos y para ellos llevarse la mayor ganancia posible”.

Movimiento de lucha por mejores salarios

Las ganancias de los trabajadores de diferentes medios varía, a pesar de que efectúan la misma tarea perciben diferentes remuneraciones. “Notábamos una brecha salarial muy grande con la gente que trabaja en otros medios. En principio los trabajadores de La Nación habían conseguido en el mes de octubre 500 pesos de aumento y, simultáneamente, empezaron otros reclamos de características similares en El Cronista, o en Infobae donde lograron un aumento de 450 pesos. Luego de 42 días de paro, los trabajadores de perfil lograron el aumento pedido, aunque en plazos: “Entre efectivo y ticket el sueldo mínimo ascendería a 1700 pesos en el mes de Agosto”.

Las demandas de los trabajadores de PERFIL se concentraban en adquirir una mejora salarial inminente, sobre todo por la necesidad material de las categorías más bajas. “Pedimos el aumento para todas las categorías de la empresa y 500 pesos más para el salario mínimo.” El arreglo salarial fue convenido con miembros de la empresa, de la comisión interna de la asamblea y con el gremio, UTPBA, en el Ministerio de Trabajo: ” El miércoles nos pusimos de acuerdo y fuimos al ministerio de Trabajo donde finalmente se decide un aumento de 472 pesos (450 de efectivo y 22 de ticket) a las categorías hasta 1300 pesos, 422 a segunda y 372 y 322 a la tercera, así como un 10 por ciento a quienes cobran más de 3000 pesos. El promedio salarial da alrededor del 22 por ciento para todos y para la primera categoría, que es la más beneficiada, estamos por encima del 40%”.

La lucha salarial de los periodistas de PERFIL tuvo alta adhesión: en el diario, las revistas y en la punto com. “Es un hecho curioso -señalaba Rubén- y una novedad porque es el primer paro de una punto com en reclamo salarial. La web de la editorial nació en septiembre, el 27 de febrero ya estábamos en paro. Generalmente los trabajadores de las páginas web en la Argentina son encuadrados en el gremio de comercio pero en este caso son incluidos por el gremio de prensa”. El tiempo que duró el paro, los trabajadores de la editorial estaban completamente cesantes en su actividad, en las publicaciones trabajaba sólo personal jerárquico y abundaban notas de editores, gente contratada al efecto, cables de agencia, fotos de télam y gentilezas.

Si bien la empresa cedió en las negociaciones salariales el miércoles 4 de Abril- fecha estipulada para la firma de el acuerdo en el Ministerio de Trabajo- Fontevecchia rechazó el acuerdo debido a la cláusula de no represalias a los trabajadores. El resultado de esta decisión empresaria suscitó la respuesta de los trabajadores: “la postura del director de Perfil motivó que se suspenda la audiencia y que sigamos consistentes con nuestra medida de paro”. Los trabajadores temían que la empresa tome “revancha” contra los delegados y aquellos trabajadores más activos en la medida de lucha. María señala al respecto que “la empresa se comprometió verbalmente a no efectuar despidos masivos pero, sin embargo, pretende reservarse la libertad para desprenderse de quienes considera problemáticos”. El ministerio de Trabajo estipuló una nueva fecha de encuentro entre las partes el día lunes 9 de Abril, cuando finalmente llegaron a un acuerdo.

A pesar de lo convenido en el Ministerio, la empresa violó la cláusula y despidió a Alejandro Wall, editor de la punto com. Perfil justificó la medida acusando la participación del trabajador en el pasado paro de actividades que alcanzó los 43 días.

“El argumento utilizado fue que la figura del editor es semejante al médico de guardia y que, por lo tanto, no puede parar. Llama la atención esta comparación entre la lucha por salvar una vida y una empresa dedicada a ganar dinero con la venta de productos periodísticos. Los editores periodísticos no son personal jerárquico, sino trabajadores que se encuentran amparados por el Estatuto del Periodista Profesional y el Convenio de Prensa, así como por el artículo 14 bis de nuestra Constitución Nacional”.

Después de que la empresa haya tomado esta medida, los trabajadores decidieron volver al paro para exigir que se respeten los derechos de los periodistas así como la libertad de expresión de los mismos. Los periodistas denuncian que Perfil hace una “criminalización de la protesta”, mediante el despido de trabajadores que demandan mejores salarios y condiciones laborales.

Organización trabajadora en la asamblea

Los trabajadores enfatizan el papel positivo de la organización colectiva para fomentar la unificación en la lucha por las mejoras concretas en su actividad. “El método de la asamblea resultó muy productivo. Fue una organización gradual que de a poco nos fue fortaleciendo como grupo. Primero, debatimos si pelearíamos por la suba de salarios. Después, nos pusimos de acuerdo en concordar cuál sería el monto que pediríamos. Y, tres meses después de comenzada la lucha, cuando las negociaciones no avanzaban, decidimos ir un paso adelante y comenzar con una retención de tareas que se trasformó en un paro activo”.

Rubén y María remarcan las opiniones divergentes que se manifestaron en la asamblea con respecto al arreglo acordado con la empresa. El día miércoles 4, Perfil cedía en adelantar un mes el pago arreglado: “la última cuota iba a ser en septiembre y al final terminó siendo en Agosto y ofrecieron 22 pesos de ticket mensuales más”, afirmó Rubén. María señala que “la oferta de la empresa mejora mínimamente la propuesta presentada en el Ministerio adelantando cuotas de pago. Algunos consideran que es suficiente, otros, una falta de respeto”.

A pesar de las discrepancias en el grupo, María consideraba que “aunque personalmente no estoy muy de acuerdo con el arreglo, probablemente después de tantos días de medida de fuerza haya sido la decisión correcta, para no dejar que la Asamblea se divida y seguir juntos en este momento que estamos fuertes”. En este sentido, Rubén coincidía y destacaba que “llegado a ese punto, después de 42 días de paro, a la mayoría nos pareció importante que se cerrara el conflicto. Si bien no era exactamente el monto que pedíamos, teníamos que reconocer que para la gente que gana menos -que fue el gran motivo de salir a pelear- esa gente que ganaba 900 pesos en mano, que gane 450 pesos más al cabo de 4 meses, es un gran avance, es casi un 50% de aumento.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba