06/04/2007

Otra víctima más de la represión

Fuentealbamodif.jpg
El profesor neuquino Carlos Fuentealba murió anoche como consecuencia de un disparo recibido por parte de la policía cuando efectuaba un corte en la ruta 22 para pedir mejoras salariales. El gobernador de la provincia, Jorge Sobisch, asumió haber ordenado “evitar la protesta”. El repudio de los docentes se hizo oir: “Asesinos, asesinos”.


El jefe médico del hospital donde se encontraba internado Carlos Fuentealba había anunciado ayer a las 18 que el caso era irreversible, se había producido muerte cerebral. Según afirman fuentes periodísticas, a las 23 se procedió a desconectar el respirador. El cuerpo del docente fusilado por la policía neuquina fue trasladado a la morgue judicial para que se le realizara la autopsia.

Fuentealba, de 41 años y padre de dos hijos, fue víctima el miércoles de un impacto de una granada de gas lacrimógeno disparada a corta distancia por un efectivo policial que estaba reprimiendo el corte de ruta en la zona de Arroyito y que habría sido ya identificado y detenido. El maestro se encontraba en la parte trasera de un vehículo cuando el disparo atravesó la luneta e impactó de lleno en su cabeza. Minutos antes, los docentes que se hallaban sobre la ruta 22 habían sido atacados con balas de goma por la policía.

Esta violencia desatada contra los maestros se suma a la que fueron víctimas los docentes de Salta, quienes se mantienen en huelga hace más de un mes. También, en Santa Cruz los docentes fueron alcanzados por la escalada represiva: la gendarmería está en las puertas de los colegios, los directivos no pueden ingresar a los establecimientos y días atrás arrojaron una bomba molotov contra un gimnasio donde el gremio ADOSAC realizaba un festival para solventar el fondo de huelga. Los educadores de esa provincia denunciaron que viven un “estado de sitio” y que el artefacto explosivo pudo ser colocado porque se produjo una “zona liberada”.

Voces de repudio

Las calles de la capital de Neuquén se poblaron. El grito de “Sobisch asesino” no se dejó de escuchar. El titular del Ejecutivo de esa provincia había reconocido ser quien ordenó “evitar la protesta”. Desde el Gobierno nacional se procuró, también, descargar toda la responsabilidad de los hechos sobre el gobernador neuquino. Por su parte, el gremio ATEN decidió continuar y profundizar las medidas de lucha y mantener los cortes de ruta.

En la Capital Federal, Quebracho y otras agrupaciones escracharon ayer por la tarde un local partidario de Sobisch. Dieciséis militantes fueron detenidos, de los cuales los cuatro menores fueron puestos en libertad. Los restantes fueron trasladados en la madrugada de hoy a Comodoro Py para que declaren ante el juez federal Ariel Lijo. La abogada de CORREPI María del Carmen Verdú, en la puerta de los tribunales, cuestionó que interviniera la Justicia Federal en estos hechos. “Casualmente, este Gobierno que se autoproclama de los Derechos Humanos, es el que más presos políticos tiene”, denunció ante los periodistas.

En tanto la CTA y la CTERA, convocaron a un paro nacional y movilización para el lunes. Organismos de Derechos Humanos se estarán reuniendo en las próximas horas para decidir el plan de lucha.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba