29/10/2017

Luchó por su licencia y creó una red nacional de docentes trans

tapa-3438.jpg
Quimey Ramos, la docente trans que el mes pasado fue noticia por transicionar a mitad del año lectivo, impulsa una red nacional de docentes trans. Ahora, acaba de ganar una nueva batalla: consiguió finalmente la licencia médica que le habían negado por una operación de adecuación de género. “Lo que me pasa a mí sirve para que cualquier docente tenga herramientas y haga valer sus derechos. Me alegra estar ocupando éste lugar acá, para empoderar a otrxs y seguir empoderandonos juntxs”, contó a Presentes. Por Anita Aliberti / Fotos: Agostina Santoliquido, para Agencia Presentes .


Quimey (22 años) se operó la nariz y la nuez de adán como parte del proceso de adecuación a su género autopercibido. Cuando quiso tramitar la licencia de 20 días que le corresponde, esperó casi cuatro horas para que les digan que no, que hubiese esperado a hacérsela en vacaciones: para los médicos se trataba de una operación estética. Más de cincuenta personas la acompañaron en el reclamo, entre ellas la secretaria general del sindicato docente de Ensenada, la directora del Observatorio de Violencia de Género Laureana Malacalza y dos abogadas.

tapa_2-336.jpg

Cuando consiguió el certificado posteó en sus redes sociales: “Es necesario que podamos ver que ante las injusticias, la organización colectiva será la respuesta vencedora”. Es por eso que armó la primera Red Nacional de docentes trans. Quimey confía en que la comunidad trans puede hacer un gran aporte al sistema educativo, como una revisión crítica de la Ley de Educación Sexual Integral (ESI) desde una perspectiva que contemple la diversidad.

[LEÉ TAMBIÉN: #Argentina: primeros datos sobre clima LGBTI en las escuelas]

Motivos para revisar la Ley de Educación Sexual Integral

“La ESI parte del paradigma de que existe una normalidad en la que nosotrxs, la comunidad trans somos lxs diversxs. Hasta ahora vivimos una integración, que sería como un anexo, como una invitación a unirnos a lo normal. Para que la integración se convierta en igualdad, hace falta comenzar a romper ese binomio. La ausencia del Estado en formación de género es una decisión política. Y si esos talleres no los da el Estado, tenemos que generarlos nosotras, en la lucha”, dijo Quimey a Presentes. “Estamos disputando qué futuro le damos a lxs niñxs trans que vendrán y a la sociedad en general. Si vamos a modificarnos para encajar en un modelo o si la sociedad se va a abrir a nuestrxs discursxs”, añadió.

Un protocolo de actuación

Hasta el momento son 20 lxs docentes que se unieron a la Red en lugares como Santa Fé, Córdoba, Jujuy, Mendoza y Bariloche pero Quimey sueña con un Encuentro Nacional. “Sabemos que son muy pocas las personas pueden acceder a estudios terciarios o universitarios porque eso mismo también forma parte de la vulneración de derechos que vivimos. Si unxs pocxs pensamos esto, no me imagino todo lo que podemos pensar juntxs”, contó a Presentes.

[LEÉ TAMBIÉN: Religión en escuelas de Salta: “Nos afecta como colectivo LGBTI”]

Cuando Quimey salga del pos operatorio planea armar junto con sus abogadas y la Defensoría del Pueblo un protocolo de actuación en estos casos de violencia institucional. “No tenemos por qué recurrir a la ley de Identidad de Género permanentemente, como si ella no bastara. Necesitamos que los organismos se aggiornen para que se cumpla”, dijo la docente.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba