26/10/2017

Comenzó el juicio por el femicidio de Melisa Tuffner

tapaaaa-37.jpg
Desde las 10 se desarrolla en el tribunal Nro. 8 de Lomas de Zamora el juicio oral y público por el femicidio de Melisa Tuffner, joven que el domingo 19 de Julio de 2015 salió de su casa para ir a un centro cultural de Glew y nunca más volvió. Luego fue encontrada por la noche en el piso, golpeada e inconsciente, falleciendo el 22 de julio a causa de una hemorragia interna que derivó en muerte cerebral. El principal acusado es Oscar Sosa, por la cantidad de testimonios coincidentes. “Creemos que hay pruebas suficientes para que quede preso. Esperemos que la justicia no nos defraude”, remarcó Marcelo Tuffner, padre de Melisa. Por ANRed.


“Queremos que Sosa quede condenado. Es una tarea difícil que va a llevar el fiscal. Nosotros no tenemos abogado. Nuestro abogado que nos representa es la fiscalía – explicó a ANRed Marcelo Tuffner, padre de Melisa, antes de comenzar el juicio, en referencia al fiscal Pablo Pando – En éste caso, nosotros no buscamos culpable, lo encontramos. Es un conocido nuestro. Por las pruebas es él. El la siguió. El la atacó. Pero la justicia es así: si un abogado no ve que te están ahorcando, pueden pedir cualquier cosa. El fiscal nos dice que tiene que tratar de convencer al tribunal de que él es culpable. La causa mide 70 centímetros de todas las fojas que tiene. Hay 50 testigos”.

tapa_10-42.jpg

tapa_9-41.jpg

Con respecto a las expectativas que tiene la familia con el juicio Marcelo remarcó: “creemos que hay pruebas suficientes para que quede preso. No sé si de por vida, porque el homicidio simple (como está caratulada la causa) es de 8 a 25 años. Esperemos que lleguemos a buen fin. Que lo condenen. Esperemos que la justicia no nos defraude“. Asimismo detalló que el imputado “tiene antecedentes por violencia de género, por robo y estuvo detenido. Yo creo que si un abogado defensor lo deja libre sería un error, que después vamos a tener que lamentar otra víctima“.

Por su parte, Lorena, hermana de Melisa aseguró que sus expectativas son “aportar datos importantes para que la causa finalice con una condena que merezca el acusado. Nosotros venimos por todo. Venimos por la pena máxima“.

tapa_5-105.jpg

tapa_8-57.jpg

En lo que fue un verdadero papelón, el comienzo de la primera audiencia estuvo signado por un jurado que pidió a los familiares que bajen sus carteles con la cara de Melisa, pero que, sin embargo, no tuvo la misma actitud para repudiar y llamar a deponer su actitud al abogado de Sosa, el acusado, que increpó a los familiares de Melisa con actitud provocadora y patoteril: “¿qué me dice usted? ¿Quiere que vayamos afuera?”

tapa_6-79.jpg

tapa_4-141.jpg

Melisa Tuffner vivía Glew. El 19 de julio de 2015, alrededor de las 18:40, salió de su casa para ir a un centro cultural de la zona donde colaboraba como voluntaria. Más tarde se iba a encontrar en la cancha de Temperley con su familia. Pero Melisa nunca volvió. A las 20:30, la policía avisó a sus familiares que la joven de 22 años había sido encontrada a dos cuadras de ese lugar por vecinos del barrio “tirada, golpeada e inconsciente”. Luego fue internada en la Unidad de Pronta Recuperación (UPA) de Longchamps. Posteriormente, fue trasladada al hospital Sirio Libanés de Villa Devoto, donde falleció el 22 de julio después de sufrir una hemorragia interna. La autopsia arrojó que tenía heridas de arma blanca craneoencefálicas que le causaron muerte cerebral. Los testimonios de la causa fueron coincidentes con respecto a que el responsable de su muerte es Oscar Sosa, un vecino del barrio, hoy imputado como acusado en la causa.

tapa_2-332.jpg

Cuando termine el juicio comenzará otro que los familiares de Melisa realizarán contra la Unidad de Pronta Recuperación (UPA) de Longchamps por considerar que hubo mala praxis en la atención de la joven.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba