03/04/2007

Litoral: secando el colchón

tapa_def.jpg
El temporal golpeó al litoral. Desde que se desató el pasado lunes, murieron al menos once personas. El número de evacuados se estima en 60 mil personas. Una rápida cuenta permite enumerar el estado de abandono de escuelas, hospitales y otros edificios públicos, y la -por llamarla así- “deficiente previsión estatal” que se evidenció en la falta de bombas en Santa Fe, una ciudad que sufrió una gravísima inundación en fecha tan lejana como 2003, o la no ejecución de las obras del canal Ibarlucea de Rosario. Informe de Indymedia Rosario


La principal atención estuvo centrada en Rosario, donde Nuevo Alberdi fue el barrio más afectado debido al desborde de las aguas del canal Ibarlucea, y en la ciudad de Santa Fe, donde el oeste sigue inundado y sin luz. Hasta el domingo 59 localidades permanecían anegadas en la provincia de Santa Fe y muchas más enfrentan pérdidas y secuelas de todo tipo. También fue afectada fuertemente la provincia de Entre Ríos, cuya localidad de Gualeguay llegó a estar cubierta en una tercera parte, y en menor medida, las provincias de Buenos Aires y Córdoba.

Desde el miércoles en adelante y apenas paraba un poco la lluvia, los vecinos de los barrios afectados en Rosario y Santa Fe capital salieron a realizar piquetes y exigir ayuda.

piquete.jpg

Luego de una interminable semana de lluvias, el lunes amaneció despejado. Se descomprime la situación climática, pero el sol ilumina las consecuencias sociales.

Sin duda que se trató de un temporal inédito, de la misma forma que fue inédito el granizo que hace sólo cinco meses golpeó a Rosario. Pero hay cosas que no son culpa del clima.

Una rápida cuenta nos permite enumerar el estado de abandono de escuelas, hospitales y otros edificios públicos, la – por llamarla así – deficiente previsión estatal que se evidenció en la falta de bombas en Santa Fe, una ciudad que sufrió una gravísima inundación en fecha tan lejana como 2003, o la no ejecución de las obras del canal Ibarlucea, con las cuales se habría salvado Nuevo Alberdi, la pobrísima canalización de numerosos barrios populares que causa su inmediato anegamiento – herencia de largos años de la empresa de Aguas privatizada por el partido gobernante -, las numerosas quejas por el maltrato a los evacuados en los centros oficiales, las numerosas quejas por el maltrato a quienes solicitan asistencia social, la pobreza y el desamparo de tanta de nuestra gente que es la razón por la que terminan viviendo precariamente en terrenos inundables o en una barranca, como vivía la familia cuyo rancho se desmoronó en la bajada Moreno, sumándole víctimas fatales a los daños del temporal.

secando_el_colchon.jpg

Donde sí estuvieron hechas las obras públicas, como en el caso de la contención del Arroyo Ludueña o en las cloacas de parte del Barrio Ludueña, por poner dos ejemplos, se evitaron tragedias. Esos logros, que permitieron resguardar la integridad y la dignidad de muchas familias, desnudan por contraste lo que no hay.

Luego del granizo, las organizaciones de la Multisectorial presentaron una propuesta de viviendas sociales a ser construídas por trabajadores desocupados. Pero la entrega de ayuda empezó y se acabó con el stock de chapas.

¿Cuáles son entonces las soluciones de fondo para la abyecta miseria? ¿Deberemos resignarnos a esperar la próxima tormenta? ¿Serán los próximos meses sólo una cuenta regresiva hasta el siguiente desastre, donde volveremos a hundirnos en el barro, ver los niños descalzos en el agua sucia, los rostros golpeados por el dolor de sus padres?

inund1.jpg

ROSARIO

 EL BARRIO MÁS AFECTADO Nuevo Alberdi se inundó debido al desborde de las aguas del canal Ibarlucea. Allí estuvo funcionando en la Capilla San Joaquín y Santa Ana del sacerdote Daniel Siñeriz, un centro de evacuación no oficial, generado a fuerza de pura necesidad y solidaridad, en el que estuvieron colaborando el personal del centro de salud Salvador Mazza, el Centro Comunitario Pachamama y Giros.

 CON EL BARRO AL CUELLO
Villa Banana, al igual que muchos otros barrios, fue golpeada fuerte por el temporal. Apenas paró un poco la lluvia, los vecinos salieron a protestar. Frente al Centro Municipal Distrito Oeste se quejaron de la falta de asistencia y denunciaron mal trato por parte de Susana Bartolomé, la directora del Distrito.

 QUEJAS SOBRE LOS CENTROS
Hubo autoevacuados en diferentes espacios de organizaciones sociales porque no quisieron alejarse de sus casas y porque se sintieron mal tratados en los tres centros de evacuación, donde trabaja el comité de emergencia. Vecinos dijeron a Aire Libre Radio Comunitaria que por esa razón decidieron volverse al barrio. Antes de ello, debieron firmar un papel para responsabilizarse de la circunstancia.

Hoy es el quinto día consecutivo de lluvias y lo que se suma es el riesgo por el aumento de nivel del arroyo Saladillo, el Ludueña y el río Paraná. Además, hay autoevacuados en Centros Comunitarios y otros que se volvieron a sus casas de los centros de evacuados oficiales por malos tratos. El pronóstico indica que podría caer más agua durante el fin de semana.
En el transcurso del día ya suman más de 3000 los evacuados, según los datos oficiales. Además, hay autoevacuados en diferentes espacios de organizaciones sociales porque no quisieron alejarse de sus casas y porque se sintieron mal tratados en los tres centros de evacuación, donde trabaja el comité de emergencia.

Vecinos de la comunidad toba de zona noroeste de Rosario dijeron a Aire Libre Radio Comunitaria que fueron muy mal tratados y que por esa razón decidieron volverse al barrio. Antes de ello, debieron firmar un papel para responsabilizarse de la circunstancia.

Durante la jornada del viernes, cuando paró la lluvia, empezaron a aparecer los piquetes por toda la ciudad de Rosario.

Frente al Centro Municipal Distrito Oeste, vecinos de la zona cortaron la calle en protesta por la falta de asistencia. También se quejaron por la situación en los centros de evacuados. Aquellos que habían permanecido en ellos, afirmaron que no les daban frazadas, les daban “comida pésima y la leche era pura agua”. Además, agregaron que “hay mamás que tienen a los chicos y no les dan pañales”.

Frente a esto, Germán, del Centro Comunitario Emanuel de Villa Banana, argumentó que “la gente no quiere ser más evacuada, la gente quiere una solución en el barrio que manden bombas, que traten de desagotar, porque cada vez llueve más y ya se les metió agua hasta adentro de la casa.”

Germán agregó que “hay mamás que tienen hijos que están arriba de la cama, otros arriba de las mesas, porque no pueden estar bien.”

 PIQUETES
En las dos ciudades más afectadas, Santa Fe y Rosario, se sumaron los piquetes. En la zona oeste, en la avenida Circunvalación, un grupo de vecinos del barrio Las Palmeras amenazaron con cocinar un gato e invitaron a Jorge Obeid, gobernador de la provincia, y a Maria Eugenia Bielsa, vicegobernadora, para compartirlo y que vean la situación de la gente.

Desde el miércoles, un grupo de vecinos del barrio Las Palmeras, en la zona oeste de Rosario, se encuentra cortando la avenida circunvalación a la altura de Cerrito y por tiempo indeterminado. Ayer estuvieron desde la tarde y hoy desde las 13 y planear quedarse toda la noche hasta que reciban una respuesta de parte del Gobierno de la provincia de Santa Fe, la Municipalidad o de la Senadora Nacional Roxana Latorre.

Con respecto a la Municipalidad, un integrante de un Centro Comunitario del barrio, Nicolas Moris, le pidió al intendente Miguel Lifschitz y al concejal Miatello, que manden maquinas para que puedan sacar el agua del lugar, “lo que le decimos al señor intendente es que se ponga las pilas a trabajar para los barrios, que le haga al barrio las Palmeras el zanjeo, la vivienda, porque es culpa de ellos esto, porque cuando vienen las votaciones, todos somos lindos acá, todos pintamos arriba que vamos a ganar y vienen a engañar a la gente al barrio.”

Continuó, “Y lo que le decimos a la Senadora Nacional Roxana Latorre, que venga también a ver la situación, por ella necesita el voto, ya falta poco para la elecciones, te ponen para llevar a la gente, pero no, la situación la queremos ahora”, manifestó Moris.

Consecuencias del temporal: preocupación por pérdidas en el agro

campo1.jpg

Aunque la principal atención estuvo centrada en las dos ciudades mayores de la provincia de Santa Fe, la crisis golpeó a toda la provincia en su conjunto. También fue afectada fuertemente la provincia de Entre Ríos y en menor medida, Buenos Aires y Córdoba. El domingo, 59 localidades permanecían anegadas en la provincia de Santa Fe, y muchas más enfrentan pérdidas y secuelas de todo tipo.

Una de ellas es Casilda, ciudad que cuenta 32 mil habitantes, ubicada a 50 kilómetros de la ciudad de Rosario. En la zona, dedicada fuertemente a la producción cerealera, el temporal produjo el anegamiento de muchos campos y caminos en plena época de cosecha.

Durante el viernes pudimos dialogar con los productores agropecuarios, quienes expresaron su preocupación. Roberto Tiracorda, de Agricultores Federados Argentinos de Casilda, afirmó que “la situación no es nada halagüeña. Es mala. Acá ha llovido 300 milímetros y están todos los campos llenos de agua. Tenemos un parque industrial en el que llegó a 80 centímetros el agua. Un asilo de ancianos fue evacuado ahí cerca”.

Para ejemplificar, el productor mencionó que “el asilo de ancianos fue fundado en 1971 y nunca le entró agua, y ahora se inundó, así que en esta zona nunca hubo tanta agua como ahora”.

Sobre la situación de los cereales, Tiracorda detalló que de “la soja… queda un resto del grupo 4. La soja de segunda está toda sin trillar todavía. Y bueno, estamos esperando. No nos queda otra. El problema son los bajos, donde están los canales ha desbordado y ahí prácticamente se perdió todo”.

EMERGENCIA

Por su parte, Omar Barchetta, secretario gremial de la Federación Agraria Argentina, hizo una rápida evaluación de las regiones sobre las que cuenta con información. “Estamos relevando todas las zonas donde ha caído mayor cantidad de lluvia. Por ejemplo en Entre Ríos, en la zona de Gualeguay, donde ha habido más de 400 milímetros, los daños ahí son en cuanto a inundaciones. Todavía no se pueden evaluar pero sí se está viendo que va a haber problemas. En Santa Fe está muy complicada la zona para el lado de Rufino, la zona de La Picasa, con muchísimas hectáreas bajo agua. El centro de la provincia también muy complicado, la zona de Landeta y algunos pueblos con más de 400 milímetros, están totalmente anegados los campos. Todo lo que tiene que ver con la costa del río Carcarañá que ha desbordado y ha inundado todos los campos cerca, teniendo muchísimas hectáreas bajo agua”.

“Y hoy estamos viendo acá en Casilda, recorriendo los campos con muchísima agua e incluso los cascos con problemas de inundación. La soja ya está prácticamente lista para recolectar y esto hace que se pierdan kilos desde ya. Y van a quedar campos anegados, sin posibilidad de que se desagoten rápidamente, y en esos campos la pérdida va a ser total. Creo que en esta zona hay solamente un 30% recolectado y el resto está todo, principalmente el maíz y la soja”.

Barchetta consideró que “en la provincia una emergencia es lo primero que se tiene que decretar, luego veremos los daños como se reparan, para que los productores no sufran tanto las consencuencias”.

Por su parte, sobre la situación ganadera ya se están previendo algunas situaciones. El periódico Castellanos, de Rafaela, evaluó que los tambos de los departamentos Las Colonias y Castellanos – que representan el 50% de la provincia – están sumamente perjudicados. Además, el portal de noticias Terra informó que hay importantes pérdidas de ganado vacuno en la provincia, pero sin aventurar estimaciones.

NO TAN LEJANOS

Aunque a los habitantes de las grandes ciudades los problemas agropecuarios les parezcan muy ajenos, algunas preguntas sencillas pueden acercarles estos problemas y permitirles pensar en cómo los van a afectar, sobre todo a las sectores más populares. Por ejemplo, ¿qué consecuencias va a tener en el ya complicado sector ganadero, y por consiguiente en el precio de la carne, las pérdidas de ganado y de la cosecha del maíz?

O ¿cómo va a impactar en los lácteos el que el 50% de la cuenca lechera haya sido afectada por el desastre?

Otra pregunta plausible es ¿cuántas son las familias rurales, peones y pequeños productores, que están sufriendo pérdidas tales que los obligarán a emigrar y seguir engrosando las inundables villas miseria de las grandes ciudades?

Quienes seguramente ya están pensando, específicamente en términos de precios al consumidor final, son los funcionarios del gobierno nacional dedicados a mantener a raya la inflación este año electoral.

Más material, audios y fotos en rosario.indymedia.org



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba