18/09/2017

11 años sin Julio Lopez, 48 días sin Santiago Maldonado

lopez_1-2.jpg

Hoy se cumple un nuevo aniversario de la desaparición forzada de Julio López. Miles de personas, pertenecientes a organismos de DD HH , movimientos sociales, organizaciones estudiantiles, sindicales y partidos de izquierda marchan hacia Plaza de Mayo, para exigirle al estado Juticia por López y aparición con vida de Santiago Maldonado. Por ANRed


Hoy se conmemora un nuevo aniversario de la desaparicón forzada de Julio López. Desde hace 11 años, miles de personas se movilizan para mantener intacta la memoria, y exigirle al estado juticia.

La convocatoria se da en el marco de una nueva desaparición forzada en plena democracia, la de Santiago Maldonado.

lopez_2-3.jpg

lopez_3.jpg

Alrededor de las 18 hs. la movilización arranco desde Congreso hacia Plaza de Mayo, donde se encuentra montado el escenario donde se desarrolla el acto central.

lopez_4-3.jpg

lopez_5.jpg

Integrantes del Encuentro Memoria Verdad y Justicia leyeron el documento:

acto_1-3.jpg

acto_2-3.jpg

Audio desde Plaza de Mayo, lectura del documento

Difundimos

A 11 años de la segunda desaparición de Jorge Julio López
BASTA DE ENCUBRIMIENTO E IMPUNIDAD

Jorge Julio López fue uno de los 30.000 luchadores que desapareció la dictadura. Sobrevivió y se sumó a la pelea contra la impunidad de los genocidas. Testimonió en el Juicio por la Verdad, fue querellante en la causa contra el represor Miguel Etchecolatz y declaró en ese juicio. El mismo día en que los abogados de Justicia Ya! debían alegar en su nombre pidiendo perpetua para Etchecolatz, Julio fue secuestrado y desaparecido por segunda vez.

La silueta de su rostro recorrió el país, en grandes marchas por su aparición con vida. Pero en todos estos años, la única respuesta oficial fue silencio, encubrimiento e impunidad. Y si la responsabilidad criminal es de los autores materiales e intelectuales de su secuestro, la responsabilidad política de que Julio aparezca con vida es de los gobiernos nacional y provincial.

Pero el Estado encubrió la desaparición. Aníbal Fernández dijo que estaría “tomando mate en lo de su tía”. Cada fuerza de seguridad simuló una búsqueda por su cuenta. Lanzaron versiones y pistas falsas. Por más de nueve años, el gobierno anterior silencióla ausencia de López. Y nunca se investigó a Etchecolatz y los genocidas que él denunció, ni a su entorno, ni la pista de la maldita Bonaerense.
Ahora el gobierno macrista, con aval del Ministerio de “Justicia y Derechos Humanos”, quiere a Etchecolatz y demás genocidas en sus casas. Dilata los juicios de lesa humanidad como la causa ESMA. Y desde que asumió promueve la reconciliación con los genocidas, como el decreto de autonomía de las Fuerzas Armadas y el 2×1 de la Corte Suprema. Pero la enorme movilización contra ese fallo mostró la resistencia popular a esos planes. Por eso hoy volvemos a decir:

Cárcel común y efectiva a Etchecolatz.
Continuidad de los juicios, sin dilaciones.
Castigo a todos los genocidas, sin prisión domiciliaria ni absolución.
No a la reconciliación y a la “teoría de los dos demonios”.
No a la injerencia de las FF.AA. en la vida social y la represión interna.
No a las bases militares extranjeras.

Compañeras y compañeros:

A once años de la desaparición de Julio López, estamos ante una nueva desaparición forzada: la de Santiago Maldonado, a manos de la Gendarmería. El gobierno nacional y el Estado son responsables.Así lo demuestran la participación directa de Pablo Nocetti en la represión a la comunidad Pu Lof y el encubrimiento de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich. A la vez, y con gran respaldo mediático, el gobierno macrista demoniza y ataca a todos los que luchan:

Como antecedentes tuvimos la represión en Pepsico, la compañera Julia Rosales, referente de la CCC baleada en Capital y las amenazas a miembros de la APDH Matanza.

Preparan un proyecto para que las Fuerzas Armadas intervengan en la “lucha anti-narcotráfico y anti-terrorismo”, retomando así la senda que inició el gobierno anterior al designar al genocida César Milani al frente del Ejército.
Persigue a los docentes y alumnos que reclaman por Santiago en las escuelas. Y demoniza las tomas de colegios secundarios contra la reforma inconsulta y anticonstitucional de sus programas de estudios en CABA.

Militariza los barrios populares y criminaliza la pobreza y la juventud.
En Córdoba, allanaron once locales de organizaciones sociales y políticas.
Al servicio de los Benetton, los Lewis y las corporaciones, acusa a la comunidad Pu Lof de terroristas y mandó operativos policiales contra otras comunidades mapuches en Neuquén.

Ante la enorme movilización del 1º de setiembre en Plaza de Mayo, el gobierno montó una provocación con policías de civil para justificar la represión posterior y la cacería de manifestantes y periodistas.

Y también hubo infiltrados en la marcha en El Bolsón.

Toda esta ofensiva represiva del gobierno y los gobernadores tiene un claro objetivo: avanzar con más ajuste, saqueo y una nueva reforma laboral flexibilizadora. Y por eso también se niegan a prorrogar la Ley 21.160 que suspende los desalojos a territorios en conflicto con las comunidades originarias.

Pero así como no lograron opacar la enorme movilización a Plaza de Mayo, tampoco logran derrotar la resistencia popular. Así lo confirma cada lucha social. Y así lo confirman los jóvenes que en todo el país marcharon en el nuevo aniversario de la Noche de los Lápices, levantando los retratos de Santiago.

Es más: ante las enormes evidencias el gobierno tiene queensayar un nuevo libreto para negar la desaparición forzada de Santiago: que no fue la institución, sino un “exceso” de algunos gendarmes sueltos.

¡Acá no hubo errores ni hubo excesos: es represión al servicio del ajuste y la entrega! ¡Santiago Maldonado no se perdió ni se fue por el río! ¡Lo detuvo y lo desapareció la Gendarmería, cuyo responsable político es el gobierno nacional, en cabeza de la ministra Patricia Bullrich Luro Pueyrredón!

Por eso, cuando el 1º de octubre se cumplan dos meses de la desaparición forzada, volveremos a convocar a Plaza de Mayo y en todo el país tal como lo hicimos el 1º de setiembre, en forma masiva y con la mayor unidad de acción posible por la aparición con vida de Santiago y el castigo a los culpables.

Compañeras y compañeros:

El testimonio de Julio López contra Etchecolatz ya es parte de la memoria de este pueblo que dijo y dice Nunca Más, que rescata la lucha de los 30.000 compañeras y compañeros desaparecidos, que derrotó cada intento de impunidad a los genocidas y que lucha por un país sin opresión, explotación, injusticia ni represión.

Por eso hoy, a once años sin Julio, y a 48 días sin Santiago, desde esta Plaza histórica decimos:

No olvidamos, no perdonamos, no nos reconciliamos.
Apertura de todos los archivos de la dictadura.
Restitución de la identidad a los jóvenes apropiados.
Derogación de las leyes “antiterroristas”.

Y también exigimos:

No a los despidos, la reforma laboral, los tarifazos y la entrega.
Basta de encubrimiento, impunidad y represión.
Fuera Bullrich y Nocetti.
Libertad a Facundo Jones Huala, Agustín Santillán, Milagro Sala y demás presos por luchar.
Aparición con vida ya de Julio López y de Santiago Maldonado.
Juicio y castigo a los culpables.
30.000 compañeros desaparecidos, ¡presentes!



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba