13/09/2017

La Justicia francesa da vista al pedido de extradición de un genocida

58134a97d4c6e_800x533.jpgSe trata de Mario Alfredo Sandoval, ex oficial de la Policía Federal e integrante de un Grupo de Tareas que operaba en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). Está acusado de crímenes de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura cívico-militar, y el secuestro y desaparición de Hernán Abriata. Por Liliana Giambelluca para ANRed.


La Sala de Instrucción de la Corte de Apelación de Versalles da vista este jueves al pedido de extradición a la Argentina de Mario Alfredo Sandoval, imputado en la causa ESMA en la que se investigan delitos de lesa humanidad cometidos contra 600 víctimas en ese centro clandestino de detención, tortura y exterminio, durante la dictadura cívico-militar (1976-1983).

Sandoval se radicó en Francia en 1985 y obtuvo la ciudadanía de ese país. El pedido de extradición fue realizado en marzo de 2012 por el juez Sergio Gabriel Torres, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional Federal n° 12, de la ciudad de Buenos Aires, a los efectos de recibir declaración indagatoria en las causas que lo vinculan, entre ellas, la de Hernán Abriata, detenido-desaparecido en 1976.

Secuestro y desaparición

Hernán Abriata tenía 25 años de edad cuando fue privado de su libertad por un Grupo de Tareas encabezado por Mario Alfredo Sandoval, alias “Churrasco”, el 30 de octubre de 1976, en su domicilio de Avenida Elcano 3235, de la ciudad de Buenos Aires.

hernan_abriata-3.jpg

Mónica Dittmar, esposa del joven Abriata, declaró ante la Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) que los hombres llegaron al domicilio de madrugada y Sandoval, vestido con ropa de fajina color verde, se presentó con su apellido, mostró un carnet de identificación y dijo que era inspector oficial de Coordinación Federal. Agregó que el procedimiento era de rutina y que, al día siguiente, la familia del joven recibiría información.

Abriata fue llevado a una quinta y un mes más tarde a la ESMA, donde fue torturado y permaneció cautivo bajo condiciones inhumanas. Los represores le habrían adjudicado el número “002”. Varios sobrevivientes que compartieron cautiverio con el joven, en sus declaraciones testimoniales ante la Justicia mencionaron la presencia de Hernán en este centro clandestino. También declararon que entre el 4 y 5 de enero de 1977 fue trasladado junto al matrimonio Bibiana Martini y Claudio Adur.

El genocida se refugió en Francia

na09fo01.jpgSandoval tenía el cargo de oficial subinspector de la Policía Federal con destino en la Superintendencia de Seguridad Federal (SSF) e integró el Grupo de Tareas 3.3.2 que operaba en el centro clandestino de detención, torturas y exterminio de la ESMA.

Instalado en Francia, el represor se especializó en espionaje e inteligencia en lo económico, militar y estratégico, a la vez que se contactó con espacios académicos, políticos y empresariales.

Trabajó como asesor en temas de inteligencia económica y seguridad. Fue encargado de misiones de la Asamblea de las Cámaras de Comercio de Francia y consejero de paramilitares colombianos. También formó parte del Instituto de Altos Estudios de América Latina (IHEAL), de La Sorbonne Nouvelle y de la Universidad de Marne-la-Vallé.

Se exige condenar al represor

Al final de esta audiencia, la Sala de Primera Instancia de la Corte de Apelación de Versalles indicará en qué fecha emitirá su fallo.

En un comunicado, organismos defensores de derechos humanos de la Argentina y de Francia instan la Justicia francesa a seguir el ejemplo del Tribunal de Apelación de París y considerar las palabras de su fiscal general, François Falletti, quien en 2010, al finalizar el juicio por responsables de la dictadura chilena, sostuvo que “Cuando el sentimiento de poder lleva a la tortura, la degradación y la negación de la existencia, el mensaje debe ser claro. Tiene que ser sancionado, independientemente del momento y del lugar”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba