18/04/2007

Usuarios organizados por un mejor servicio de los trenes

foto1-5.jpg
“Pasajeros del Roca” y FUDESA (Frente de Usuarios Desesperados del Sarmiento) son dos iniciativas de usuarios de trenes (Roca y Sarmiento respectivamente) que dan cuenta de la calamitosa situación que viven hoy los pasajeros de los trenes urbanos y que intentan hacerle frente a la permanente complicidad entre las empresas y el órgano que debería controlarlas, la CNRT. Aquí dos entrevistas a las fundadoras de sendos grupos, María Petraccaro y Cristina Suárez.

“Pasajeros del Roca”

Alrededor de 35 usuarios de Metropolitano están auto organizándose hace meses y conformaron un grupo llamado “Pasajeros del Roca”. Planifican programar acciones para exigir la mejora del servicio de trenes.

Los atrasos, las cancelaciones del servicio, las puertas y ventanas que no abren, la forma inhumana de viajar, no podían pasar desapercibidas a los usuarios. Quienes sufren los maltratos de la empresa Metropolitano S.A. en la ex línea Roca decidieron decir basta y comenzar a organizarse. Así nació “Pasajeros del Roca”, un grupo conformado por unos 35 usuarios dispuestos a generar actividades para reclamar la mejora del servicio de trenes.

prueba-2-vacas-_-logo.jpg

El grupo surgió de un blog homónimo (www.pasajerosdelroca.blogspot.com) creado por María Petraccaro, habitante de la zona sur del conurbano y habitual pasajera del ex Roca.

María relata a ANRed su experiencia: “Luego de una cantidad impensada de quejas y reclamos ante la empresa y la CNRT, y sin obtener una respuesta real, salvo la colección de cartas que recolecté donde me decían que estaban trabajando para brindarme el servicio que me merezco, me pudrí. Primero hice una presentación ante el Defensor del Pueblo de la Nación, quien abrió un expediente que aún está en trámite. Y después se me ocurrió la idea del blog, porque había uno similar de los usuarios del Sarmiento.

La gente se prendió y decidí armar el grupo a principio de año, cuando los medios nos empezaron a dar espacio y se sumó mucha más gente”. Ella asegura que también están trabajando en conjunto con otras organizaciones de usuarios: “Nos sumamos a algunas actividades que hizo la gente de ‘Mejoremos el tren’ y desde entonces estamos en contacto permanente. Incluso pensamos en la posibilidad de fusionar las dos agrupaciones con el fin de trabajar mejor”.

El debate y el intercambio de ideas y propuestas entre los usuarios se mantiene a través de Internet. Sin embargo, el grupo se reunió personalmente en varias ocasiones y para definir los pasos a seguir, que incluyen la distribución de volantes con el fin de darse a conocer y de convocar a más usuarios que seguramente comparten las mismas preocupaciones que quienes pertenecen a “Pasajeros del Roca”, y el lanzamiento de una campaña de stickers relativa al estado de vagones, puertas y ventanas así como al constante atraso y cancelación de trenes.

Como plan a futuro, también piensan en la realización de actividades públicas en la estación Constitución y reclamos masivos en conjunto con otras organizaciones de usuarios: fundamentalmente con el FUDESA (Frente de Usuarios Desesperados del Sarmiento).

La denuncia de los usuarios es contundente: el servicio es deplorable y es necesario un cambio radical. Con todo, el reclamo no se limita a la mera acusación a la empresa, sino que tiene como telón de fondo la discusión sobre lo que realmente significaron las privatizaciones de los ’90: “Un servicio público fundamental como éste no puede estar privatizado -afirma María-. Además, las promesas de que en manos privadas esto iba a ser el paraíso no se cumplieron. Por eso creo que de alguna manera también estamos reclamando ese punto”.

tapa-21.jpg

FUDESA (Frente de Usuarios Desesperados del Sarmiento)

 ¿Cómo surgió FUDESA?

 Cristina Suárez: Yo formo parte, con un grupo de amigos, de una agrupación de vecinos humanistas en Caballito. Nosotros tenemos en común el hecho de que somos usuarios habituales de la línea de trenes Sarmiento y somos conscientes del estado deplorable en que se viaja. Ante esta situación, decidimos en conjunto que teníamos que hacer algo para que mejoren las condiciones del ferrocarril. Primero empezamos a realizar encuestas en la estación de Caballito a la gente que llegaba o salía porque queríamos saber si había más gente interesada en protestar por el mal servicio. Le preguntábamos cómo viajaban, qué medidas creían necesarias para mejorar el servicio, si estaban dispuestos a reclamar ante los responsables del funcionamiento de los trenes…

 ¿Qué respondía la gente?

 CS: Todos los usuarios coincidían en señalar que el servicio es pésimo, recibimos una gran cantidad de quejas y la mayoría señala que es responsabilidad de la empresa y del gobierno el tomar medidas para reparar las condiciones actuales. La convocatoria fue masiva, gran cantidad de gente accedió a contestar la encuesta y recolectamos muchos mails para hacer contactos. Es increíble el número de pasajeros irritados por el servicio que comenzaron a conectarse vía mail. Al mismo tiempo, el contacto por medio de Internet permitió facilitar la comunicación, ya que muchas veces es difícil reunirse por la distancia física entre las localidades en que vivimos los usuarios del Sarmiento: hay gente de Caballito, Moreno, Once.

 ¿Cuál es el objetivo de la agrupación y qué se plantean hacer para concretarlo?

 CS: Nuestro énfasis es consolidar la organización de usuarios, ya que antes no existía ninguna, es decir, nosotros padecíamos las mismas cuestiones pero no estábamos agrupados. Ahora tenemos mail, blog, se sigue sumando gente, tenemos pagina (www.desesperadosdelsarmiento.blogspot.com). Además de Internet, con cada usuario organizamos actividades en diferentes estaciones. Por ejemplo, todos los jueves en cada estación o por lo menos un día a la semana colocábamos una mesita o juntábamos firmas mientras viajábamos. Nuestro objetivo es que la empresa y el gobierno escuchen nuestras demandas y tomen medidas para mejorar el tren.

 ¿Cómo se organizó el grupo? ¿Se sumó más gente a la iniciativa inicial?

 CS: Si, lo cual fue un hecho muy positivo. Además de los debates por Internet, pensamos que era necesario juntarnos cara a cara para decidir cuál sería nuestro modo de actuar, qué movidas hacer, de qué forma reclamar por nuestros derechos. De esta manera, empezamos a reunirnos una vez por semana en Caballito para discutir estas cuestiones. En una de las reuniones, uno de los usuarios mas antiguos, German -quién hace 30 años que viaja en la línea- propuso que difundamos volantes con nuestro nombre masivamente en las estaciones grandes como Once, para que nos hagamos conocer, se sume más gente y se puedan hacer oír nuestros reclamos en los medios. Una manera de crear presión en los responsables para impulsarlos a hacer algo.

 ¿Cuántos son los que participan activamente en el movimiento?

 CS: En este momento tenemos 2 listados muy grandes en el mail tanto de Raúl (otro miembro del movimiento humanista de vecinos de Caballito) como el mío. Asimismo, hay un entorno de alrededor de 30 personas muy activas que planificamos, organizamos y debatimos. El movimiento cobra dimensiones en las movidas grandes, donde viene mucha gente

 ¿En que consistieron esas acciones?

 CS: La primera campaña tuvo lugar el 4 de octubre de 2006. La parte simbólica -que llamó mucho la atención de los medios de comunicación por el tono pícaro, divertido y creativo de la protesta- consistió en presentarse en la estación Once con trenes de cartón corrugado y mascaras de vacas. Allí decidimos organizar una campaña de firmas donde hacíamos un petitorio sobre los problemas de seguridad, higiene, cancelaciones y falta de frecuencia horaria en los trenes. Ese día juntamos alrededor de 6000 firmas de usuarios reclamando por un mejor servicio. Dos días después, presentamos el petitorio con las firmas a la CRNT (Comisión Nacional de Regulación del Transporte), adonde acudimos todos disfrazados con las máscaras de vacas.

 ¿Recibieron alguna respuesta de la CNRT?

 CS: Ninguna Respuesta.

 ¿Y qué hicieron?

 CS: Realizamos una segunda campaña, en diciembre del año pasado. Reunimos alrededor de 1000 formularios de denuncia, del estilo de los que se presentan en los libros de quejas de las empresas. Estos reclamos los presentamos en la Defensoría del Pueblo, la cual nos auspició y alentó a exhibirlas. También los llevamos a la secretaría de Transporte, que no se hizo cargo y los derivó a la CNRT. No recibimos ninguna respuesta. Están nuestros expedientes. Reclamamos y también reclama la Defensoría del Pueblo, donde tuvimos una reunión, nos atendieron muy bien, nos dieron prensa y pidieron que lleváramos nuestros reclamos ahí ya que ellos están organizando una demanda a las empresas privadas de trenes en protesta por los derechos humanos de los que carecen los usuarios en estos viajes.

 ¿Cuáles son las medidas a futuro de FUDESA?

 CS: Ahora estamos organizando una próxima acción más referida a reclamar al Estado, que no se hace cargo de su rol de control.

 ¿Hasta ahora las denuncias se dirigían sólo a la empresa?

 CS: Reclamábamos a los dos lados: a la empresa porque no invierte y al Estado porque no controla. Nosotros consideramos que el Estado tendría que responsabilizarse por la preservación de los derechos humanos de los pasajeros: tenemos derecho a un viaje digno. El Estado no controla a pesar de los subsidios millonarios que le brinda a la empresa y no verifica si ese dinero es empleado para mejorar el servicio. Es decir, además de mantenerlo, optimizarlo: las vías, unidades, rieles, que mejoren las cosas para los usuarios hoy. Ahora nos propusimos enfatizar nuestro reclamo en este sentido.

 ¿Que significó para usted su experiencia en FUDESA?

 CS: Lo más importante de mi experiencia en FUDESA es que donde había un espacio vacío se ha organizado una agrupación genuina de usuarios. Es relevante rescatar que la gente cuando se une, sabe que hacer para resolver un tema. Lo más valioso es que nos podamos agrupar, rompiendo el cerco del individualismo, superar esta postura y sumarse a otros para tratar de entre todos encontrar las respuestas a este conflicto que se vive en común.

 ¿Cuáles son los reclamos más recurrentes en las demandas de los usuarios?

 CS Por un lado, la frecuencia horaria: trenes que se cancelan sin aviso, se demoran, entonces una formación viaja con el doble o triple de pasajeros que debieran llevar. Te falta la respiración, te mareas, hay gente que le da ataques de pánico”¦ Asimismo, la falta de higiene es realmente de un estado muy deplorable, tanto en el tren como en las estaciones.

 ¿Pero desde el FUDESA también tienen reclamos con respecto a la seguridad y los accidentes?

 CS: El tren es tierra de nadie. El tema de la seguridad es muy importante, corre en riesgo la vida de cada uno. Por un lado, el riesgo de accidentes. Supongo que es en todos lados, pero en el Sarmiento en particular faltan guardabarreras permanentes en todos los paso niveles. Si funcionara correctamente, se podrían evitar pérdidas de vidas humanas. A veces las barreras no andan. Es un peligro. Con respecto a la infraestructura, es deplorable el estado de las vías, me sorprende que no haya habido más descarrilamientos ya que hay chispazos, incendios, materiales en mal estado”¦Pero, por otra parte, el tema de la seguridad al viajar se relaciona con los robos y hurtos, los cuales muchas veces también derivan en accidentes ya que al correr por una cartera mucha gente se cae”¦ Hay estaciones que no están bien iluminadas o donde no hay afluencia de gente y por donde es peligroso circular.

 ¿Qué soluciones plantean ustedes para terminar con esta crisis ferroviaria?

 CS: Es necesario un debate público, callar estas cosas es un desprecio a la vida. Por el momento, estamos intercambiando ideas y llegamos a la conclusión de que hay que presionar al Estado porque éste debe hacerse cargo de su función. Se supone que hay funcionarios de sobra y que están especializados, no tiene el usuario que fijarse detalles técnicos que no conoce. Sólo sabemos que se viaja mal y que el viaje tiene que ser más digno porque además pagamos por un servicio pésimo. No sabemos si habrá una respuesta o no, pero somos conscientes de que si no hacemos nada no la va a haber. Creemos que la acción mas coherente es organizarnos y continuar insistiendo con fuerza. Y pensamos que debe haber soluciones ya, independientemente de los proyectos a futuro que el gobierno plantea con respecto al Sarmiento.

 ¿Van a seguir con sus actividades artísticas?

 CS: Sí. Generó simpatía la idea de las máscaras de vacas y trenes de cartón, la tele nos dio mucha prensa, se dio a conocer nuestro conflicto. Vamos a seguir con este tipo de metodología. Es una propuesta contundente y con mucha fuerza pero, al mismo tiempo, divertida, simpática y con alegría. Hay que continuar en esto hasta que cobre cada vez más masividad, para presionar a la empresa y al Estado, y que se generen respuestas concretas para nuestras demandas.


Carta al Presidente Néstor Kirchner del grupo SUER (Sufridos usuarios Ex Roca) que se unió a las agrupaciones de usuarios “Pasajeros del Roca” y “Mejoremos el Tren” para formar “Recuperemos el Tren”.

Sr.

Presidente de la República Argentina

Dr. Néstor Kirchner

S/D

El grupo SUER (Sufridos usuarios Ex Roca) se dirige a Ud. Con el fin de recordarle que el 21 de septiembre del 2005 se entregó en Mesa de Entradas de la Casa de Gobierno y en la Secretaría de Transporte, un petitorio con 4300 firmas de los usuarios del Metropolitano de las líneas La Plata- Constitución, Vía Quilmes y Vía Temperley. En esa oportunidad pedimos también una entrevista para ponerlo en conocimiento en forma explícita y amplia de todos los problemas que el mal funcionamiento de los trenes por falta de mantenimiento, ocasiona a los usuarios.

La respuesta recibida fue: 1º firmada por el director de audiencias de la Presidencia que decía que era imposible ser recibidos por el Sr. Presidente dada sus múltiples ocupaciones. Adjuntamos fotocopias de todas las respuestas recibidas por el Grupo SUER, y le hacemos conocer que no hubo ninguna mejora ni indicio de que algo se esté haciendo para mejorar las condiciones de este medio de transporte, siguen (y cada vez con más frecuencia) la suspensión de trenes por roturas de máquinas; sigue manteniéndose el peligro en la zona de Ringuelet por lo que la velocidad debe disminuir a paso de hombre por las malas condiciones del terraplén. El martes 6 de octubre del 2006 por rotura de la máquina estuvimos una hora en Pereyra ¿recuerda como es esa estación? En medio del parque Pereyra desde las 22,30 hasta las 23,30 hs. Le recordamos que los que viajamos por razones de trabajo o estudio a las ciudades o pueblos intermedios entre La Plata y Buenos Aires, somos usuarios cautivos ya que no existe otro medio de transporte alternativo. En febrero hubo un descarrilamiento entre Gonnet y City Bell, y la empresa sin ningún pudor explicó que se debía ¡¡¡¡¡¡a las altas temperaturas, que los rieles se deformaban!!!!!

Ponemos en su conocimiento que nuestro malestar va en aumento: NO QUEREMOS SER VICTIMAS MORTALES DE LA DESIDIA DE QUIENES DEBEN TRABAJAR POR EL BIEN COMUN, NI DE LOS INTERESES ECONOMICOS DE EMPRESARIOS SIN ESCRÚPULOS.

 Todos sabemos que la Empresa Metropolitano es la responsable de dar un servicio digno. NO LO HACE.

 Sabemos que el Estado subsidia a esa empresa y que ese subsidio no es usado en inversiones para mantenimiento de trenes y vías.

 Sabemos que el Estado debe controlar a las empresas privadas defendiendo los interese de TODOS los ciudadanos y no de las empresas.

 Sabemos que TODO ESTO NO SE ESTÁ REALIZANDO ya que la situación que estamos viviendo es cada vez peor.

Por todo esto, exigimos que se nos atienda en forma urgente antes de que ocurra una desgracia de proporciones que sea página de medios de comunicación oral y escrita.
Esperamos una pronta respuesta, lo saluda atte. en nombre del grupo SUER

Águeda Piro

Coordinadora



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba