05/07/2017

Pilar Molina: una directora de procederes oscuros

tapa-tile.jpg
Licenciada en Ciencias Políticas y fanática de las selfies junto a la gobernadora Vidal, la máxima autoridad del Organismo Provincial de Niñez y Adolescencia de Buenos Aires es una pieza importante en este engranaje de ajuste y persecución hacia las y los trabajadores que se ha dado en llamar “Cambiemos”. Reuniones en bares, policías en las instituciones, listas negras, fotos a las patentes de los autos de los trabajadores son ejemplos “poco claros” sobre el proceder desde el gobierno. Durante el transcurso de su gestión, María Pilar Molina se caracterizó por atacar a las organizaciones y evitar los encuentros con los trabajadores, contrariamente a lo que expresa en su discurso en las redes sociales. Por ATE Sur.


En más de una ocasión, los laburantes de la Niñez padecimos sus manejos arbitrarios, desplantes y sus delegaciones a funcionarios de tercer o cuarto orden para que resuelvan reuniones sin competencia ni capacidad de firma alguna que permita obtener avances concretos en los distintos conflictos.

Sin ir más lejos, en diciembre de 2016, trabajadores nucleados en ATE Sur junto a otras organizaciones nos movilizamos a la principal sede porteña del Banco Provincia, donde conseguimos una reunión con el sector de Niñez de Desarrollo Social para la semana siguiente.

En dicha jornada, no sólo no encontramos ningún funcionario, sino que nos topamos con un riguroso operativo policial preocupado por los movimientos de los compañeros. Ante la insistencia y el espíritu de lucha de los laburantes, se comprometieron a recibirnos en una especie de bunker de Registro de Automotores varias horas después, cuando el compromiso tenía lugar y horario preacordado. Y cuando arribamos al lugar no se encontraba Pilar Molina, así como tampoco ninguna autoridad de Desarrollo Social. Solo un asesor llamado Martiniano Ferrer, incapaz de tomar decisiones y que se encargó de lanzar provocaciones de todo tipo.

Para reafirmar que estas actitudes forman parte de su naturaleza política, basta con invocar un caso de meses anteriores, en el que no sólo modificaba fecha y lugar a medida que se acercaba la reunión pactada, sino que además jugó a generar incertidumbre en dirigentes de ATE Provincia y de ATE Sur-Lomas de Zamora, al no confirmarles hasta los últimos minutos donde se iba a llevar a cabo dicho encuentro, para luego recibirlos en uno de los tantos bares del centro porteño, y dirigirse como tantas otras veces en un tono provocador y nada conciliador.

En sintonía con la gobernadora Vidal en la idea de quebrar organizaciones, Molina recibió con entusiasmo (aduciendo no ser quien impartió la orden) un informe de la intervención del CREU de Lomas de Zamora elaborado por el director de ese entonces, en el que se planteaba que era imposible ejecutar las decisiones ya que “todo se discutía en asamblea de trabajadores”, constituyendo de esa manera una clara práctica antisindical.

El mencionado informe fue el puntapié inicial para la realización de la famosa resolución N°15/16 protagonizada por la propia Pilar Molina, en la que intenta trasladar de modo compulsivo a varios compañeros activistas, coordinadores votados por los trabajadores y ex delegados del CREU nucleados en ATE Sur, bajo el estéril fundamento de “razones de servicio” y “reordenamiento de recursos humanos”, carente de consistencia y violatorio de las leyes sindicales de nuestro país.

A partir de allí se suscitaron varios episodios de suma gravedad en la puerta del CREU, en función de una lista en poder del servicio de policía adicional, firmada por la dirección y con la venia del Organismo, que “invitaba” a los oficiales a no permitir el ingreso a la institución a los compañeros afectados bajo la resolución. No obstante, con la fuerza de la unidad, los trabajadores logramos sortear el obstáculo en reiteradas ocasiones.

No conforme con el mencionado accionar, en el último tiempo se siguieron suscitando hechos de extrema gravedad, como la militarización de los distintos dispositivos de Niñez ya en toda la provincia, y una presencia cada vez más activa del personal policial, adjudicándose tareas que nos recuerdan a períodos nefastos de nuestra historia, haciendo listados de ingreso y egreso de trabajadores, patentes de los autos, y tomando fotografías de laburantes en las movilizaciones en la puerta del CREU de Lomas por ejemplo.

De esta forma, y a partir de estas conductas persecutorias e intimidatorias, la licenciada Pilar Molina pretende disciplinar a los laburantes de Niñez y acallar las voces de los que luchan día a día por los derechos de los trabajadores y los pibes, preparando el terreno para profundizar el ajuste en el sector, y transformar a las instituciones en meros depósitos de jóvenes donde solo reine una política punitiva y de cárcel, en contraposición al discurso inclusivo que profesa cínicamente en las redes sociales.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba