11/02/2007

Los trabajadores de Metropolitano volvieron a irse sin respuesta del Ministerio del Trabajo

Ferroviarios.jpgEmpleados de la ex línea Roca, concesionada a la empresa Tren Metropolitano, marcharon ayer al mediodía hacia una dependencia del Ministerio de Trabajo para reclamar su pase al convenio de la Unión Ferroviaria, pero tuvieron que irse sin ser formalmente atendidos. El pedido es resistido tanto por el Estado, que no ofrece soluciones, como por el sindicato, que no defiende los intereses de este grupo de trabajadores, y la empresa, que, manteniéndolos como empleados de comercio, les paga la mitad de lo que deberían percibir por su labor.


Los empleados de la empresa Tren Metropolitano que reclaman su incorporación a la Unión Ferroviaria volvieron a irse sin respuestas de una de las dependencias del Ministerio de Trabajo. Ayer al mediodía, un grupo de trabajadores de la concesionaria de la ex línea Roca -acompañado por integrantes de distintos movimientos sociales que apoyan su pedido- marchó hacia el edificio estatal de Callao 114 para insistir en que se modifique su mal encuadramiento bajo el Convenio Colectivo de Empleados de Comercio, pero tuvieron que retirarse sin ser atendidos por los funcionarios.

Nos pasaron de una oficina a otra y dijeron que tenemos que contactarnos con (Ricardo) D’Ottavio, secretario de Relaciones Laborales, con quien aun no pudimos concretar una cita. Tampoco pudimos acordar un día para juntarnos en el Ministerio porque no nos atendieron, pero seguiremos insistiendo”, relató Alberto Caorsi, uno de los trabajadores de Metropolitano. “Además nos dijeron que teníamos que hacer una carta a documento y mandársela a la UF, pero tanto desde el sindicato como de la empresa se resisten a encuadrarnos“.

El reclamo viene desde septiembre de 2006, cuando alrededor de 60 trabajadores iniciaron distintas medidas de protesta para ser incluidos en el convenio que los reconoce como ferroviarios. La oposición proviene de tres frentes: el Ministerio, que no los atiende ni ofrece soluciones para el problema; el sindicato, que tampoco puja por los derechos de estos trabajadores, y la empresa, que, manteniéndolos como empleados de comercio, reduce sus costos pagándoles la mitad de lo que deberían percibir por su labor si estuvieran adecuadamente encuadrados.

Hacia fin de año habíamos conseguido que se firme un acta con el Ministerio de Trabajo, en la que se intimaba a la empresa para que el pase al convenio se concrete antes del 1 de marzo de 2007. Pero el día se acerca y hasta hoy no hay ni un compañero al que le hayan modificado su situación, sólo pasaron a los que están acomodados con la burocracia sindical”, manifestó Caorsi.

De todas formas la vamos a seguir peleando -resaltó-; a pesar de que no nos respondan, no nos dejen asistir a las reuniones con la patronal ni nos informen sobre lo que pasa y de que continúen las persecuciones y las sanciones indiscriminadas a los compañeros, porque el reclamo es legítimo: nosotros cumplimos tareas de ferroviario.

Descarrilamiento

El último 2 de febrero, cinco pasajeros resultaron heridos cuando un tren de la ex línea Roca se salió de las vías entre las localidades de Gonnet y Rindelet. El de ese viernes fue el segundo descarrilamiento que se produce en ese ramal, en menos de dos meses. El anterior había sucedido el 9 de diciembre último, entre las estaciones de Gonnet y City Bell.

En ambos casos, los voceros de la empresa Tren Metropolitano declararon que el accidente fue provocado por el calor, que habría dilatado las vías, pero tanto los trabajadores como algunos usuarios vienen haciendo hincapié en que este tipo de hechos se debe principalmente a la falta de mantenimiento y a los escasos recursos que la empresa destina a la inversión.

Según Fernando, usuario del tren: basta con caminar 200 metros por la vía para ver como está la infraestructura: las fijaciones, las eclisas (las chapas que unen los rieles) sueltas, el balasto (la piedra) mal distribuido o faltante… Y así es como se producen condiciones peligrosas tanto para los usuarios como para los trabajadores”.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba