17/01/2007

Usuarios y empleados protestaron juntos por la falta de seguridad de Trenes Metropolitano

t041dh02.jpgVolvieron a protestar contra las degradantes condiciones del servicio que hacen peligrar la vida de millones de pasajeros y empleados. Reclamaron inversiones en mantenimiento, infraestructura y seguridad. Además, denunciaron la persecución empresarial a empleados que protestan contra la precariedad laboral y exigieron la reincorporación de cuatro trabajadores despedidos por realizar actividad sindical.


Trenes de cartón.

Nuevamente cientos de usuarios y trabajadores indignados se reunieron, el lunes pasado, desde las seis de la tarde hasta las 20 hs, en el hall de la estación de trenes Constitución para reclamar y denunciar las condiciones sórdidas del servicio de Trenes Metropolitano (ex Roca) debido a la falta de inversiones, descarrilamientos de trenes y falta de mantenimiento y seguridad laboral que cotidianamente genera diversos tipos de accidentes y ya provocó la muerte de cuatro operarios.

Ante la falta de respuestas, los trabajadores implementaron el bloqueo de boleterías y nuevamente la impotencia de los usuarios se materializó en un libro-mural de quejas simbólico.

Asimismo,la jornada contó con una radio abierta en la que se transmitió detalles del conflicto mientras que pancartas, stencils y volantes denunciaban la gravedad de la situación. Todo ello para exigir a la empresa y las autoridades nacionales la puesta en condiciones de todo el sistema ferroviario incluyendo mejoras en las condiciones de trabajo.

Además, reclamaron la reincorporación de los despidos de Caorsi, Luna y recientemente de Merino y Monje. Ello se da en momentos en que los trabajadores están denunciando la precariedad laboral y la falta de seguridad tanto laboral como de prestación de servicios. Los trabajadores declararon que los despido “son un elemento más de la campaña de persecución sindical que lleva adelante la empresa para desacreditar los reclamos.”

De la misma forma revelaron que 70 empleados se encuentran encuadrados en el convenio de empleados de comercio, por lo que no cuentan con ningún tipo de representación gremial por su actividad y cobran un 50 por ciento menos por igual desempeño de tareas en relación al resto de sus compañeros.

Las denuncias siguen sin cobrar eco aún sabiendo que el déficit operativo y la falta de seguridad laboral causó la muerte de cuatro ferroviarios: H. Pérez, boletero de Monte Grande, C. Agüero, banderillero de Ardigó, H. Villalba, mecánico Constitución y M. Larocca, mecánico R. Escalada.

La actividad fue apoyada por usuarios, particulares, agrupaciones y organizaciones sociales tales como Comité de apoyo ferroviario, Mejoremos el Tren, Frente de Organizaciones en Lucha (FOL), MTR-Cuba, FTC 29 de mayo y otras.

La jornada culminó con un acto de cierre presidido por los cuatro despedidos, no sin un cortejo de 30 efectivos del Cuerpo de Infantería además de la presencia de la Policía Federal.

Kirchner: nuevos subsidios a las ferroviarias ¿renegociación encubierta?

Foto: ClarínComo si fuera el efecto contrario y al pesar de las denuncias de usuarios y trabajadores y a la suma multimillonaria que reciben las concesionarias, el gobierno nacional resolvió, en diciembre pasado, mediante la resolución 1961/2006 otorgar nuevas indemnizaciones para las licenciatarias de ferrocarriles del área metropolitana que serán “utilizadas” para la re-actualización de los costos operativos tales como materiales, mantenimiento por terceros, gastos generales, seguros y honorarios por gerenciamiento y serán retroactivas al 2002.

La nueva subvención estatal, rondaría entre 280 y 300 millones de pesos, antes de fin de año.

La Ley Nº 25.561 sancionada durante el gobierno de Duhalde que tenía entre sus objetivos consentir a las concesionarias de ferrocarriles con nuevos subsidios, fue prorrogada, el mes pasado, hasta el 31 de diciembre de 2007, por iniciativa del Poder Ejecutivo.

En el Expediente Nº S01:0258941/2003 consta que “mediante la Ley Nº 25.561 fue declarada la Emergencia Pública en materia social, económica, administrativa, financiera y cambiaria, cuya vigencia fue prorrogada sucesivamente por las leyes Nº 25.972 hasta el 31 de diciembre de 2005, Nº 26.077 hasta el 31 de diciembre de 2006 y 26.204 hasta el 31 de diciembre de 2007, comprendiendo en la misma a los contratos celebrados por la administración pública bajo normas de derecho público.”

Ello se suma a los 500 mil pesos que de subsidios diarios y un total de 185 millones de pesos más, que se suman a los casi 500 millones que vienen absorbiendo desde hace años. Sin embargo tal dineral solo indujo a la des-inversión empresarial que llevó a que el estado de las formaciones, vagones y estaciones de trenes estén deteriorados. Una estadística de 2003 acusa que más del 70 por ciento de ventanillas y asientos no están en condiciones.

La catarata de subsidios desde que Menem privatizó, en 1998, los trenes significaron antes que nada la reducción del servicio, la caída brutal de puestos de trabajo y la carencia de inversiones en mantenimiento y seguridad que dieron como resultado un servicio colapsado y en riesgo permanente.

En oposición, las concesionarias alcanzaron para ese año la suma de 614 millones de dólares en concepto de subsidios.

 Para 2002 el entonces presidente Eduardo Duhalde, en el marco de las renegociaciones post-devaluación con las concesionarias de servicios firmó el Decreto 2075 de Emergencia Ferroviaria y con él le otorgó a partir de junio de ese año un nuevo subsidio de 150 millones de pesos anuales.

 En octubre de ese año se sancionó por decreto la “emergencia del transporte ferroviario de pasajeros” para el período 2003-2005. Así fue como se autorizó la reducción de los servicios a un 20 por ciento, y la fijación de un plan de obras mínimas de infraestructura a ser financiadas por el Estado.

En contraposición, desde entonces, la falta de inversión del ex Roca y en el resto de las licenciatarias de ferrocarriles fue una constante dando lugar a fallas en las fijaciones de vías, ausencia de tablas que cubran el tercer riel, desgaste en las pestañas de las ruedas y falta de mantenimiento en los durmientes y balastos sumado a la mala señalización, problemas de electrificación y el estado calamitoso de las estaciones que provocan que continuamente se produzcan descarrilamientos y accidentes varios que ponen en peligro la vida diaria de usuarios y trabajadores que día a día utilizan el servicio.

“Estos subsidios deberían estar destinados a obras de infraestructura para mejorar el servicio pero solo redundan en mayores márgenes de ganancias para empresarios inescrupulosos como Sergio Tasselli.”, expresaron los trabajadores.

Solo 15 días de facturación alcanzan para pagar gastos operativos, sueldos e impuestos. Los 15 restantes son ganancias netas.

Para mayor información:

 Marianela, Comité de apoyo ferroviario “Mejoremos el Tren”: 15 6017- 4942

 E-mail: mejoremoseltren@yahoo.com.ar



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba