22/03/2017

Despidos y suspensiones en la Línea 60

arton53674.jpgAyer, martes 21 de marzo, los directivos de MONSA despidieron a diez trabajadores, alegando destrozos tras el fallecimiento del electricista David Ramallo, quien murió en el 2016 al ser aplastado por una unidad que se disponía a reparar. El Cuerpo de Delegados responsabiliza a los empresarios por la muerte de su compañero y llamó a mantenerse en estado de alerta y asamblea permanente. Esta tarde se llevará a cabo una reunión en el Ministerio de Trabajo, que convocó a ambas partes. Por Corresponsal Popular para ANRed.


El 9 de septiembre de 2016, los trabajadores de la Línea 60 iniciaron un paro a raíz del fallecimiento de Ramallo. Una semana después, el Ministerio de Trabajo dictó la conciliación obligatoria entre el grupo DOTA -actual gerenciador de la Línea 60- y los trabajadores, conciliación que finalizó el 26 de febrero de este año.

A principios de marzo, Marcelo Pasciuto, presidente de la firma, protagonizó una importante campaña mediática, donde acusó a los choferes de cometer destrozos en las instalaciones del predio de Barracas. Los “destrozos” no son más que una puerta derribada tras la muerte del electricista, pero le bastaron a Monsa para enviar 10 telegramas de despido y, por el momento, tres suspensiones. La respuesta de los trabajadores llegó a través de un video que difundieron los delegados: en él denuncian que la cabecera no contaba con la habilitación correspondiente y que el fallecimiento de Ramallo fue por negligencia empresaria.

Los voceros de los trabajadores también manifestaron que los despidos corresponden a un ataque contra la organización sindical de la Línea 60. Por medio de un comunicado de prensa, afirmaron que “en todas las reuniones realizadas por el Ministerio de Trabajo, en el marco de la conciliación obligatoria, la empresa solo estuvo interesada en conseguir un aumento de los subsidios”. Recordemos que el conflicto en la Línea 60 viene de larga data: desde que DOTA se hizo cargo de MONSA, en julio de 2010, fueron varias las huelgas que protagonizaron los trabajadores. Uno de los paros históricos que llevaron adelante y que duró 42 días fue cuando se negaron a cobrar boletos denunciando el uso fraudulento del subsidio y el vaciamiento en el servicio.

Esta tarde ambas partes volverán a verse las caras en una reunión dispuesta por el Ministerio de Trabajo para destrabar el conflicto. Con un marzo caliente, el conflicto de la Línea 60 puede ser otro problema para el gobierno de Cambiemos. En un escenario marcado por la huelga general, recientemente anunciada por el triunvirato de la CGT, y por la lucha docente en curso, la cartera que dirige Jorge Triaca se la verá difícil con los combativos choferes de la 60. Si bien el grupo DOTA ha mantenido los despidos, hasta el momento los trabajadores no anunciaron ninguna medida de fuerza. Todo dependerá de lo que se resuelva esta tarde.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba