19/01/2017

Alemania: se profundiza la precarización laboral. El derecho a huelga general está limitado por ley

18785406_303.jpg

Continúan los ataques a la clase obrera iniciados con el ex primer ministro Schröder en 2005 con la reforma llamada Hartz IV. En Julio de 2015, con el fin de reducir las huelgas y la unidad sindical, pero por sobre todo asegurar la “paz social” contra los “enemigos del mercado”, el gobierno de Merkel aprobó la ley de unidad tarifaria. Esta favorece la disputa entre las principales confederaciones sindicales, haciéndolas focalizarse solamente en captar la mayor cantidad de afiliados, pero dejando de lado el eje principal de la cuestión que es dejar al descubierto que un derecho primordial, como el derecho a huelga, no se ejercerse plenamente. Se lo ejerce, pero dentro de los límites dispuestos por la lógica del capitalismo, que es la acumulación de capital. Por Juan Miguel Salinas Granados para ANRed


A raíz del conflicto de poder entre los dos sindicatos más fuertes en Alemania a finales de 2014 hasta 2015, el gobierno alemán de Angela Merkel promulgó el 3/7/2015 la polémica ley de “unidad tarifaria” Tarifeinheit. El Proyecto de ley se había presentado por primera vez el 29/12/2014, por la ministro de trabajo Andrea Nahles. La ley de unidad tarifaria surge como resultado del conflicto entre dos sindicatos (uno que tiene el monopolio de las luchas, que las controlas; y otro que siendo oposición, avanza en la lucha de clases de un sector de la porción alemana del proletariado internacional). La ministro de trabajo anunció públicamente que el gobierno teme más huelgas y que con esta ley se pretende acordar entre la patronal y los sindicatos antes de que estos últimos vayan a la huelga.

Sindicatos en Alemania en la actualidad: Conflicto GDL-DGB

Conviven tres grandes confederaciones sindicales en Alemania junto a sindicatos no federados. Las tres federaciones son la DGB (confederación sindical alemana), con más de 6 millones de afiliados y por ley se le concede el monopolio de las luchas laborales. La dbb (confederación de funcionarios alemanes que incluye además a 39 sindicatos federales como GDL-ferroviarios-) con cerca de 1.200.00 miembros de los que 900.000 funcionarios están excluidos del derecho a la huelga por ley. La socialdemocracia alemana dirige la cúpula sindical DGB, la Unión democristiana alemana (CDU-CSU de Merkel-Schäuble) dirige la cúpula sindical dbb, Peter Heesen, secretario general de la dbb es miembro de la CDU.

La tercera es la CGB (confederación sindical cristiana) con apenas 280.000 afiliados. Esta confederación funciona allí donde la DGB no está fuertemente anclada, es por ello que para los patronos la CGB se hace atractiva por agilizar convenios colectivos favorables a la patronal.

El conflicto entre los sindicatos ferroviarios EVG (DGB) y GDL (dbb) podría entenderse como un conflicto entre las dos cúpulas sindicales DGB y dbb . Así el gobierno alemán decreta por ley que será el sindicato con más afiliados quien entre a negociar las condiciones del convenio colectivo con la patronal.

Agudización de la clase trabajadora

En 2005, en el período legislativo de Schröder (SPD), el anterior ex primer ministro de la era Merkel(CDU), se aprobó la ley llamada Hartz IV. Alemania creó la Comisión para la Modernización de Servicios en el Mercado Laboral en 2002, por 15 miembros, liderados por Peter Hartz. Dicha comisión tenía como objeto primordial la reducción del desempleo y el aumento de empleo. Para ello se llevaron a cabo políticas muy duras en las que se trasladaba al ciudadano la responsabilidad de encontrar un puesto de trabajo. La Comisión Hartz tuvo como resultado cuatro leyes para la reforma estructural del mercado laboral:

1.Hartz I y II: entraron en vigor el 1 de enero de 2003 y estaban dirigidas a intensificar la prevención, la responsabilidad y la flexibilidad. Esto se consiguió bajando los salarios hasta crear modalidades de empleo de entre un mínimo de 400 euros al mes (“miniempleos”) y un máximo de 800 euros al mes (“midiempleos”), dando más competencias a las empresas de trabajo temporal (ETT).

2.Hartz III: en vigor desde el 1 de enero de 2004 y encaminada a la restructuración de la Agencia Federal de Empleo.

3. Hartz IV: en vigor desde el 1 de enero de 2005. Incluye la regulación sobre prestación asistencial por desempleo (Arbeitslosengeld II), que sustituye a la ayuda por desempleo. El objeto de esta ley no es otro que el de contribuir a que las personas en una situación de desempleo se responsabilicen de su propia manutención.

Dicha ley sigue vigente y viola la constitución nacional alemana, ya que no garantiza el mínimo de subsistencia. En el trasfondo de la ley de unidad tarifaria hay grandes intereses político-económicos para evitar las huelgas. Siguiendo la línea que ya venía marcando, Gerald Schröder, se profundizan las condiciones de manera desfavorable para la clase obrera.

¿Por qué iba a decretar Merkel la ley Tarifeinheit que favorecería en la práctica a la confederación sindical mayoritaria actual DGB (socialdemócrata)?

Históricamente se trató de salvaguardar la paz social acordada después de la II Guerra Mundial, y más particularmente de las movilizaciones en la zona ocupada (concretamente la norteamericana e inglesa, ya que la francesa tenía prohibida la huelga) contra el encarecimiento de los medios de vida generado por la reforma monetaria-Währungsreform en 1948 del ministerio de economía que perseguía la liberalización de precios que desde 1936 restringía la fluctuación de precios de las mercancías. Esta “paz social” quedo sellada en la ley de régimen empresarial con carácter de ley federal que rige en materia de derecho del trabajo, prohibiendo la Huelga general como medio político de lucha. El tribunal constitucional sólo permitió la Huelga “contra los verdaderos enemigos del mercado de trabajo”.

Pero por sobretodo hoy esta ley favorece a la disputa entre las principales confederaciones sindicales, haciéndolas focalizarse solamente en captar la mayor cantidad de afiliados posibles, pero dejando de lado el eje principal que es dejar al descubierto que un derecho primordial, como el derecho a huelga, no se puede ejercer plenamente. Se ejerce el derecho a huelga, pero dentro de los límites que no perjudiquen a la lógica del capitalismo, que es la acumulación de capital.

Alemania, un “país democrático”, no garantizar a la clase trabajadora uno de los derechos constitucionales más importantes.

La oposición

Varios argumentos están en contra de esta ley. “Quién de por sí excluye la Huelga mediante acuerdos legales para determinados sindicatos, amenaza la existencia fundamental de los Sindicatos respectivos. La ley de unidad tarifaria planteada es el intento de deshabilitar a los sindicatos, sin prohibirlos explícitamente” comenta el Dr. Wolfgang Däubler, profesor de ciencias del derecho en la Universidad de Bremen.

Sin ninguna objeción al comienzo, recién el 03/3/2015 el partido Die Linke (Izquierda) presentó al parlamento una moción al proyecto de ley unidad tarifaria donde exhortaba al Gobierno federal “retirar el proyecto de ley de unidad tarifaria, porque existen considerables dudas de su constitucionalidad y que el gobierno federal tiene como norma legal combatir la huida de los patrones de las tarifas negociadas”

Historia de la huelga general en Alemania

La huelga política o general no es admisible en Alemania según la concepción del derecho dominante desde los años 50. Por aquella época los juzgados alemanes condenaron a sindicalistas al pago de indemnizaciones por daños y perjuicios ocasionados por las Huelgas acaecidas desde finales del 48 y a lo largo del 50 y limitó “legítimamente” por leyes la huelga general. La del 48 fue considerada la primera gran huelga general de Alemania, con la participación de cerca de 10.000.000 de trabajadores de las zonas ocupadas por norteamericanos e ingleses, ya que en la zona francesa la Huelga estaba prohibida. Se trataba de una Huelga General contra la reforma monetaria impuesta por el jefe de economía Ludwig Erhard, que anulaba los controladores de precios de las mercancías.

Los agentes al servicio de la burguesía imperialista alemana tratan de confundir los términos huelga general y huelga política, como si se trataran de fenómenos totalmente desvinculados o ajenos. Con una mirada capitalista es inconcebible el paro total de la producción. Con la justificación de que en un país representativo el ciudadano al dar su voto delega todos sus derechos, ya no puede decidir más como ejercer ese derecho, el cual está supeditado a la regulación vigente.

En Alemania una huelga fuera del marco de los sindicatos es antijurídica. Por ejemplo las llamadas “huelgas salvajes” que también son manifestaciones contra el capitalismo son calificadas como ilegales.

Hasta Julio de 2015 se reconocía por constitución el derecho a huelga de los sindicatos en las empresas. Exceptuando el paro general como ya hemos explicado. Pero el derecho a huelga de un sector, por ejemplo metalúrgicos,- a partir de esta fecha, por medio de la ley de “unidad tarifaria” queda establecido que ante un conflicto laboral donde confluyen dos sindicatos, tan sólo el sindicato mayoritario tendrá el “monopolio” de la lucha laboral de ese sector.

El derecho a la Huelga está reconocido en el artículo 9 de la Constitución alemana. Este artículo redactado en forma ambigua, da lugar a interpretaciones erróneas y en este caso en particular a menoscabos de los derechos básicos de los trabajadores como es el derecho a huelga.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba