16/12/2016

Lanzan campaña pidiendo la libertad para Dayana

dayana-2.jpg

En las primeras horas del 19 de mayo de este año, Dayana, una joven de tan solo 20 años de edad, fue obligada por su pareja Luis Oroná, a parir en un descampado de la localidad de Unquillo (Córdoba). Dayana no supo que su hija había fallecido, lleva más de 150 días privada de su libertad por un delito que no cometió. Mesa de Trabajo Libertad para Dayana


dayana.jpg

En las primeras horas del 19 de mayo de este año, Dayana, una joven de tan solo 20 años de edad, fue obligada por su pareja Luis Oroná, a parir en un descampado de la localidad de Unquillo (Córdoba), a la intemperie, con frío y sin asistencia. Apenas nacida la beba, Oroná se la arrancó de los brazos y se la llevó, aduciendo que no era de él. Durante los días siguientes, sometió a la joven a un peregrinaje mediático para sostener una coartada, con la amenaza de que si no lo hacía no vería mas a su hija. Mientras tanto, Dayana fue internada en el hospital Rawson con una infección severa dada las condiciones inhumanas en que fue obligada a dar a luz. Luego de haber sido incomunicada, intentó irse para ver a su hijo de 3 años y a su beba y fue nuevamente detenida.
Dayana no supo que su hija estaba muerta hasta que la policía encontró el cuerpo en la casa de los Orona, tras cuatro allanamientos.
Hoy, Dayana lleva más de 150 días privada de su libertad por un delito que no cometió. La fiscalía la acusa de homicidio por haber “omitido” salvar a su hija. La pena máxima del homicidio calificado por el vínculo es la prisión perpetua, la misma pena que le cabe a Luis Oroná que dejo morir a su hija de hipotermia.

Dayana fue víctima durante años de violencia de género por parte de Oroná y víctima de la justicia machista cordobesa, que la castiga por no haber tenido un accionar heroico para salvar a su hija, sin tener en cuenta las condiciones en que tuvo que parir, ni el estado puerperal en el que se encontraba, ni la situación de extrema vulnerabilidad en la que vivía aun antes del embarazo.

Como en otros casos, en el de Dayana se cruzan múltiples opresiones que son el reflejo de situaciones cotidianas que viven muchas de las mujeres de nuestros barrios.

Dayana lleva también más de 150 de días sin poder ver a su hijo Luisito Oroná.

La causa se elevó a juicio con Dayana detenida. Su defensa se opuso, fue rechazada y ahora está en trámite la apelación. La situación que atraviesa evidencia una vez más que el sistema judicial pretende disciplinar a los sectores más oprimidos, que no hace más que reforzar la estigmatización de los estereotipos de género, re victimizando a la víctima y convirtiéndola en victimaria, y pretende condenar a una mujer por el hecho de pasar por un parto extrahospitalario, sin contención ni asistencia profesional, siendo víctima de violencia de género. Una justicia que vuelve a demostrar su negativa a querer avanzar en favor de los derechos de las mujeres después del #NiUnaMenos.

A Dayana se la castiga por mujer, por mujer pobre, y por no “haber hecho lo suficiente” para cumplir con el mandato patriarcal de la maternidad.

Sabemos que el único modo de conseguir su libertad es por medio de la denuncia, de la organización y la lucha.

Por eso les proponemos que hagamos de la libertad para Dayana un solo grito. Poblemos las casas, las calles y las plazas con este reclamo.

Que Dayana pueda reunirse con su hijo Luisito.

Que la libertad para Dayana y la denuncia de la justicia machista sea bandera de todas.

Envía tu adhesión, sacate la foto con tu cartel y ayudamos a difundir!

LIBERTAD PARA DAYANA
PRIVADA DE SU LIBERTAD POR UN DELITO QUE NO COMETIÓ
VÍCTIMA DE LA JUSTICIA MACHISTA CORDOBESA

Fuente: Mucho Palo Noticias



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba