06/12/2016

La renovación de la picana y la golpiza: el neo-torturador

15350504_1332213716846531_2111364377792909829_n.jpg

Esta vez fue la policía de Santa Fe. Mas precisamente la de la Comisaría Segunda. En la madrugada del viernes 2 de diciembre se produjo en la ciudad de Rosario una de las situaciones de violencia por parte de la fuerza policial. Tres jóvenes son detenidos y golpeados en manos de la misma. Por El Pulso


Todo comienza cuando un jefe de la policía federal, vestido de civil, violenta a una mujer en el Bar Olimpo, en las calles Corrientes y Mendoza. El agresor, intenta huir en un taxi y es frenado por quienes luego son detenidos: quien protagonizó el hecho violento y dos amigos de ella, una mujer y un hombre.

La policía acude al “Olimpo” y en vez de detener a quien había ejercido violencia machista a la mujer, detiene a la mujer y a sus dos amigos que intentan defenderla. Lo hace de forma violenta, provocándole al varón una fractura de tabique. Por eso, una vez en la patrulla, las dos mujeres son llevadas a la comisaria segunda de San Juan y Paraguay y el chico al hospital provincial para atender el golpe propinado por la policía. Una vez que es revisado y es dado de alta, no es llevado de vuelta a la comisaría, sino que se dirigen a Uriburu y el rió donde le dicen al joven que le esperaba una sorpresa. Una vez allí, lo golpean fuertemente y lo torturan. ¿Qué le hicieron? Lo obligaron a arrodillarse, le propinaron dos balazos cerca de cabeza, tiros al aire y le pegaron gatillazos y culetazos en el pecho y en la espalda. Lo amenazaban: “Mas te vale que aguantes” y “vas a terminar como Franco Casco”. La golpiza termina con un último golpe en la cabeza que hizo que el joven comenzara a sangrar. Se detuvieron y lo llevaron de vuelta a la comisaría donde también estaban sus compañeras. Pero la noche no termina ahí. Una vez que entra al lugar de la fuerza policial, al encontrarse con que las otras dos chicas estaban también siendo violentadas físicamente por dos mujeres policías, también es nuevamente violentado cuando exige que dejen de hacerlo.

A la mañana del viernes son liberados gracias a la movilización de distintas personas y organismos de DDHH que se encontraron haciendo presión durante toda la noche. Amigxs de los implicados, gente del Centro Preventivo Local de Adicciones (Cepla) del Barrio la sexta y Defensoría Pública de Santa Fe.

Pero la impunidad de la policía es siempre la misma, la de alterar las pruebas y evidencias para encubrir la violencia institucional que ejerce la misma. Una vez liberados los detenidos, la policía acude a la casa del joven y con una orden judicial inexistente, engaña a la madre para allanarle la casa. De la misma manera que luego de ser revisado por un hospital y al poseer la declaración de un médico, la policía decide propinarle una golpiza y torturarlo después. Como también miente en la hora en la que el chico es llevado a la comisaría. No lo llevan a las 4 am, sino que el joven llega a las 6 de la mañana.

Estas prácticas no son prácticas aisladas, son muy bien pensadas y que cada movimiento tiene su fin concreto. Los jóvenes implicados esta vez pueden contar lo vivido, a sabiendas de que esto no pasa siempre, quedando muchos hechos similares sin conocer y con la impunidad de las fuerzas policiales.

Repudiamos el accionar de las fuerzas policiales y el encubrimiento de las mismas. A las autoridades, municipales y provinciales, les exigimos que se hagan cargo de lo ocurrido, que investiguen estos hechos y que se desvincule de inmediato a los oficiales que protagonizaron los hechos.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba