21/11/2016

The New York Times: Google, Facebook y las noticias falsas

redes-sociales-2-.jpg

En su editorial del 20 de noviembre, The New York Times aborda el tema sobre el debate del papel que tuvieron las plataformas de las redes sociales, en particular Facebook, en la difusión de noticias falsas que apuntalaron la campaña del presidente electo Donald Trump. Por Desinformemonos


Este año, el adagio de que “la falsedad vuela y la verdad viene cojeando detrás” no sirve para describir el problema. Esa idea supone que la verdad finalmente la alcanza. Pero no existe mucha evidencia de que esto ocurra para los millones de personas impactadas por las noticias falsas -como que el Papa Francisco respalda a Donald Trump o el que Trump ganó a Hillary Clinton en el voto popular-, que se han extendido en las plataformas de redes sociales.

La mayoría de las noticias falsas son producidas por estafadores que buscan ganar dinero rápido. La gran mayoría de ellos toman posiciones de extrema derecha. Pero una gran parte de la responsabilidad de este flagelo recae en las compañías de Internet como Facebook y Google, que han hecho posible que las noticias falsas se compartan casi al instante con millones de usuarios y han sido lentos para bloquearlos desde sus sitios.

Mark Zuckerberg, fundador y director ejecutivo de Facebook, ha descartado la noción de que la falsa noticia prevalece en su plataforma o que influye en la elección. Pero de acuerdo con un análisis de BuzzFeed News, durante los últimos tres meses de la campaña presidencial, las 20 noticias falsas más importantes en Facebook generaron más participación -fueron compartidas, recibieron “me gustas” y comentarios- que las 20 historias principales en sitios web de noticias reales.

Estos engaños no sólo rebotaron entre los teóricos de la conspiración con ideas similares; candidatos y funcionarios electos también los comparten. El Senador Ben Sasse, republicano de Nebraska, el jueves twitteó acerca de las personas que han sido pagadas para participar en los disturbios contra el Sr. Trump ““ una noticia falsa-. Un hombre que escribió noticias falsas dijo al Washington Post que los partidarios de Trump y los funcionarios de campaña a menudo compartieron sus mensajes falsos contra Clinton sin molestarse en confirmar los hechos y que él cree que su trabajo pudo haber ayudado a elegir al candidato republicano.

En el extranjero, la difusión de noticias falsas en Facebook, que llega a 1.800 millones de personas en todo el mundo, ha sido un problema de larga data. En países como Myanmar, contenidos engañosos en Internet han contribuido a la violencia étnica. Y han influido en las elecciones en Indonesia, Filipinas y otros lugares. Los sitios de medios sociales también se han utilizado para difundir información errónea sobre el referéndum para el acuerdo de paz en Colombia y sobre el ébola en África Occidental.

Facebook dice que está trabajando en eliminar las noticias falsas. Aseguró la semana pasada que ya no colocaría sus anuncios en sitios de noticias falsos, una medida que podría costarle a la red social y a esos falsos sitios de noticias una fuente lucrativa de ingresos. Ese mismo día, Google dijo que va a impedir que esos sitios usen su red de colocación de anuncios. Estos pasos ayudarían, pero Facebook, en particular, debe a sus usuarios, y a la democracia en sí, mucho más.

Facebook ha demostrado que puede bloquear eficazmente en su plataforma contenidos como los artículos clickbait (cebos sensacionalistas) y los spam, ajustando sus algoritmos, que determinan qué enlaces, fotos y anuncios los usuarios ven en sus feeds de noticias. Nadie fuera de la empresa sabe exactamente cómo funciona su software y por qué es posible que vea mensajes compartidos por algunos de sus amigos con frecuencia y otros rara vez. Recientemente, la compañía reconoció que había permitido a las empresas apuntar o excluir a destinatarios de anuncios sobre vivienda, empleo y crédito basados en su origen étnico, en aparente violación de las leyes contra la discriminación. Ha dicho que detendrá esa práctica.

Los administradores de Facebook están constantemente cambiando y refinando los algoritmos, lo que significa que el sistema es maleable y sujeto al juicio humano. Desde el primer día del mes de julio de este año, Facebook decidió mostrar a los usuarios más mensajes de amigos y familiares y reducir las publicaciones (post) de los portales de noticias, porque, dijo, “que eso es lo que los usuarios querían”. Si puede hacerlo, seguramente sus programadores pueden entrenar el software para detectar historias falsas y burlar a la gente que produce esta basura.

El bloqueo de la información errónea ayudará a proteger la marca y la credibilidad de la empresa. Algunas plataformas han sufrido cuando no han logrado resolver las preocupaciones de los usuarios. Los usuarios de Twitter, por ejemplo, se han alejado de esa plataforma a causa del abuso de trolling (uso de identidades falsas para atacar a otros), mensajes amenazantes y discursos de odio, que la compañía no ha podido controlar.

El propio Zuckerberg ha hablado extensamente sobre cómo los medios de comunicación social pueden ayudar a mejorar la sociedad. En una carta a los inversores de 2012, dijo que podría “traer un diálogo más honesto y transparente en torno al gobierno que podría conducir a un empoderamiento más directo de las personas, más responsabilidad de los funcionarios y mejores soluciones a algunos de los mayores problemas de nuestro tiempo”.

Nada de eso ocurrirá si sigue dejando que los mentirosos y los estafadores saqueen su plataforma.

A continuación la nota del New York Times en español:

Desde la semana pasada, dos de las empresas de internet más grandes del mundo han enfrentado cada vez más críticas acerca de cómo las noticias falsas en sus sitios pudieron haber influido en el resultado de la elección presidencial en Estados Unidos.

El lunes, estas empresas respondieron y dejaron claro que no tolerarán ese tipo de información errónea y que se enfocarán específicamente en las fuentes de ingresos de los sitios de noticias falsas.

Google comenzó a actuar el lunes por la tarde cuando el gigante de las búsquedas dijo que prohibiría que los sitios web que transmiten noticias falsas utilizaran su servicio de publicidad en línea. Horas más tarde, Facebook actualizó las políticas en su Red de Audiencia de Facebook, las cuales ya dicen que no desplegarán anuncios publicitarios en sitios que muestren contenido ilegal o engañoso, y ahora también incluyen a los sitios de noticias falsas.

“Hemos actualizado las políticas para aclarar explícitamente que eso también aplica a las noticias falsas”, dijo un vocero de Facebook en una declaración. “Nuestro equipo seguirá examinando en detalle a todos los creadores potenciales de contenido y seguirá monitoreando a los que ya existen para asegurarse de que cumplan con las normas”.

Ambas decisiones fueron una señal de que los gigantes de la tecnología ya no podían seguir ignorando el clamor creciente en torno al poder que tienen para distribuir información al electorado estadounidense.

Facebook ha estado en el epicentro de ese debate, pues algunos comentadores acusan a la empresa de inclinar a algunos votantes a favor del presidente electo Donald Trump mediante artículos erróneos e incorrectos que se difundieron rápidamente a través de la red social. Una de esas notas falsas, por ejemplo, argumentaba que el papa Francisco había respaldado a Trump.

Google no escapó del escándalo, pues los críticos dijeron que la empresa dio mucha prominencia a noticias falsas. El domingo, el sitio Mediaite reportó que el resultado principal al buscar en Google la frase “conteo final de los votos de la elección 2016” era un enlace a un artículo en un sitio web llamado 70News que de manera equivocada declaraba que Trump, quien ganó el Colegio Electoral, estaba a la delantera de su contrincante demócrata, Hillary Clinton, en el voto popular.

(Tomado de The New York Times: Facebook and the Digital Virus Called Fake News. Versión de Cubadebate)



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba