26/10/2016

Alfonsina Storni: una loba a destiempo

alfonsina-storni-01-750x524.jpg

Ayer, 25 de octubre de 2016, fue el aniversario de la muerte de Alfonsina Storni, poeta de nacionalidad argentina, quien puso término a su vida en 1938. Reconocida especialmente por su poemario Ocre, Storni fue una mujer de avanzada para su tiempo, que se desempeñó en múltiples profesiones (mesera, lavaplatos, obrera, actriz, maestra, celadora) mientras se abría paso en el sinuoso campo intelectual argentino de su tiempo. En esta nota, un breve homenaje a su vida. Por Yamila Belén Martínez Pandiani para ANRed.


alfonsina.jpg

En los tiempos de hoy, con tantas mujeres que alzan sus voces en contra de la violencia machista y patriarcal, situación de la cual fuimos testigos de forma multitudinaria, sin necesidad de ir más lejos, la semana pasada en el #MiércolesNegro, la voz de Alfonsina Storni podría pasar desapercibida, o al menos, podría ser catalogada como “una más del montón”, pero no en su época. Mujer versátil, “dispuesta a todo” ““como lo indica su nombre-, valiente, descarada, nació en 1892 en un pueblito Suizo y con los años, ya en Argentina, se desempeñó en tareas de lo más disímiles, como mesera, lavaplatos, obrera, actriz, maestra y celadora.

Su vida entera fue una cruzada por desvincularse de mandatos familiares y sociales; dueña de un espíritu apasionado, que no se correspondía con el tipo de vida “standard” de principios del 1900, Alfonsina Storni fue una mujer con una clara búsqueda: hacerse un lugar en el campo intelectual argentino, que estaba conformado casi en su totalidad por hombres. Su meta fue darse una voz entre los hombres y en ese mismo movimiento, dar voz a otras mujeres, tarea que llevo adelante con empeño pero no sin escollos, críticas, soledad y sufrimiento.

Resulta difícil determinar si su mayor pena fue su lucha con las dificultades económicas que marcaron toda su vida o su estigmatización en el ambiente artístico de su época por su condición de madre soltera: no obstante, la tensión entre ambas cuestiones fue lo que selló su poética, profunda, intempestiva, irreverente. Artífice de una producción literaria de tintes indudablemente autobiográficos, Alfonsina Storni fue, como lo indica uno de sus poemas, una loba: una criatura fuerte, solitaria, incomprendida, que irradiaba libertad, que recorrió las tierras pantanosas del campo intelectual argentino a contrapelo, a destiempo y dejó, con una sensibilidad propia muy marcada, a modo de legado, un especial mensaje para todas las mujeres: que las reuniones literarias, multiplicidades de trabajos, el mundo, son suyos si se lo proponen verdaderamente.

Alfonsina Storni, alma libre pero determinada, colaboró con revistas literarias de renombre, con el Diario La Nación ““bajo el seudónimo de Tao Lao- mediante una columna titulada “Bocetos femeninos” y tuvo una cercanía con exponentes significativos del campo cultural latinoamericano, entre los que se destacan los nombres de José Enrique Rodó, Amado Nervo, José Ingenieros y Manuel Baldomero Ugarte, Horacio Quiroga y Juana de Ibarbourou especialmente. Sin lugar a dudas, fuera de las consideraciones formales sobre su poética, Alfonsina Storni es una autora a la que nunca está de más volver, como quien vuelve a sus orígenes para recordar quien es y quien quiere ser, más aún en estos tiempos. Alfonsina Storni fue operada en 1935 de cáncer de mama y se suicidó en Mar del Plata el 25 de octubre de 1938, pero su nombre sigue firme entre los de las mujeres pioneras de literatura argentina. A pesar de las circunstancias de su muerte, ya en su primer poemario, La inquietud del rosal, entre líneas, se puede atisbar que Storni intentaba dejar a la posteridad un valioso mensaje, que la mujer debe ser libre, combativa, y por sobre todo, auténtica consigo misma en su paso por el mundo.






La loba

Yo soy como la loba.

Quebré con el rebaño

Y me fui a la montaña

Fatigada del llano.

Yo tengo un hijo
fruto del amor, de amor sin ley,

Que no pude ser como
las otras, casta de buey

Con yugo al cuello;
¡libre se eleve mi cabeza!

Yo quiero con mis
manos apartar la maleza.

("¦)

Ha entrado en el
corral porque sí, porque gusta

De ver cómo al llegar
el rebaño se asusta,

Y cómo disimula con
risas su temor

Bosquejando en el
gesto un extraño escozor...

Id si acaso podéis
frente a frente a la loba

Y robadle el
cachorro; no vayáis en la boba

Conjunción de un
rebaño ni llevéis un pastor...

¡Id solas! ¡Fuerza a
fuerza oponed el valor!

Ovejitas, mostradme
los dientes. ¡Qué pequeños!

No podréis,
pobrecitas, caminar sin los dueños

Por la montaña abrupta,
que si el tigre os acecha

No sabréis
defenderos, moriréis en la brecha.

Yo soy como la loba.
Ando sola y me río

Del rebaño. El
sustento me lo gano y es mío

Donde quiera que sea,
que yo tengo una mano

Que sabe trabajar y
un cerebro que es sano.

La que pueda seguirme
que se venga conmigo.

("¦)

loraca_storni.jpg

Bibliografía de Alfonsina Storni:

Poesía

1916- La inquietud del rosal
1918- El dulce daño
1918- Morir sobre los campos
1919- Irremediablemente
1920- Languidez
1925- Ocre
1926- Poemas de amor
1934- Mundo de siete pozos
1938- Mascarilla y Trébol: -círculos imantados-
Dos palabras
El hijo

Teatro







El amo del mundo 
Cimbelina en el 1900 y pico 
Polixena y la cocinerita 
La debilidad de Mister Dougall 
Los degolladores de estatuas 
Blanco"¦negro"¦blanco
Jorge y su conciencia 
Pedro y Pedrito 
El dios de los pájaros 
Un sueño en el camino 
Los cazadores de fieras

Ensayo
Mariela Méndez, Graciela Queirolo, Alicia Salomone (Ed.) Nosotras y la piel (Selección). España: Alfaguara, 1998.

Para más información:

Apa. Rocha, Nildicéia. Alfonsina Storni: la formación de la subjetividad femenina/feminista. Disponible en: http://150.164.100.248/espanhol/Anais/anais_paginas_%201502-2009/Alfonsina%20Storni.pdf
Delgado, Josefina. Alfonsina Storni: una biografía. Buenos Aires: Planeta, 1991.

Salomone, Alicia N. Alfonsina Storni: Mujeres, Modernidad y Literatura. Buenos Aires: Corregidor, 2006.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba