19/10/2016

“No se molesten en reclamar porque los van a echar a todos”

aaaa-2.jpg

El pasado lunes, trabajadores de la línea 163 (ex Ecotrans) perteneciente a la empresa Sargento Cabral Metropolitana, realizaron un acto de denuncia en la cabecera ubicada en Ruta 8 y Primera Junta en la localidad de San Miguel. Desde el viernes, un trabajador se encuentra realizando una huelga de hambre, que está siendo acompañada por un paro y un acampe en las puertas de la empresa en reclamo por constantes despidos y malas condiciones laborales. El mismo día por la tarde, un trabajador de la empresa fue atropellado por una unidad de transporte de esta línea. Desde la comisión interna señalan que se trata de “carneros” enviados por la empresa, para quebrar la medida de lucha. El día jueves se va a realizar una asamblea con corte en la Plaza de San Miguel desde las diez de la mañana. Por Anred Oeste


Fernando Paz trabaja hace diez años que trabajaba a la Línea 163 de la ex Ecotrans, absorbida hace cuatro meses por la empresa Sargento Cabral Metropolitana que concentra varias líneas a nivel regional. Desde ese tiempo sus trabajadores empiezan a recibir acoso y persecución laboral continua. No se les respetan el tiempo de trayecto de los recorridos, ni el tiempo de descanso de los choferes y se producen sanciones arbitrarias injustificadas con causas inventadas.

Tanto el gerente regional, Hugo Alfaro, como su jefe de recursos humanos, Juan Perticaro son los encargados de amedrentar, perseguir y amenazar. “No se molesten en reclamar porque los van a echar a todos” son varias de las frases que se hicieron cotidianas para los trabajadores.

“La empresa quiere obligar a los trabajadores para que manejen 16 horas al día, los obliga a trabajar en negro. Nosotros estamos luchando contra eso, queremos que nos paguen las horas extras como corresponde. No nos negamos a trabajar, queremos que nos paguen como dice el convenio colectivo. Hacen persecución a los compañeros que hacen licencia médica, no le pagan los días. Se dio en el mes de agosto una situación: fuimos a la cabecera de la 182 en José C. Paz, donde guardan los colectivos de la 163. Fuimos con los compañeros para reclamar el pago de las horas adeudadas del mes de julio y el delegado de la 182, Fabián Sosa, nos recibe con armas de fuego, rodeado con todos los gerentes de la empresa. Los mecánicos de la empresa portaban machetes en sus manos. Este sujeto dispara contra la mujer de un compañero, dispara al suelo amenazando aun más. La empresa no nos recibió ese día. Este individuo (Sosa) continúa en la empresa, apañado por el empresario y el gremio (UTA) que hasta ahora no responde por la situación. Se presento la denuncia en la fiscalía de San Martin, los delegados enviaron una carta a Ética Gremial de UTA central de Once, no hubo ninguna respuesta ni del gremio, ni de la empresa. Cuando los compañeros van a guardar los colectivos, se levanta la camisa y muestra el revólver riéndose, habiendo cámaras (esta toda monitoreada la empresa) no entregaron los videos cuando hicieron la denuncia. Según ellos no funcionaban las cámaras en ese momento.”

bbbb-2.jpg

El pasado 26 de agosto, deciden hacer una medida por un compañero suspendido arbitrariamente por tiempo indeterminado, sin justificación alguna. Se realiza un cese de actividades para hacer una asamblea general en que lo son las cabeceras del 163 en San Miguel y 136 en San Martin. Al día siguiente la empresa responde con más de cien telegramas de despidos. Se dicta una conciliación obligatoria de quince días en el ministerio de trabajo de Morón, que pese a ser extendida un semana no se cumple por parte de la empresa El reclamo era para que les paguen el dinero adeudado y por la reincorporación del compañero a su puesto de trabajo. Cuando llega la fecha de la audiencia, los trabajadores se movilizan con apoyo de organizaciones y comisiones internas de otras líneas. La empresa no se presenta y envía un comunicado donde deja sin efecto, por pedido del gremio, los telegramas de despidos y se reincorporo al obrero a su puesto de trabajo.

ccc-2.jpg

“Al día de la fecha, me encuentro en huelga de hambre. Comencé el viernes a las ocho de la mañana. Hace tres semanas que estoy suspendido por tiempo indeterminado, también arbitrariamente, sin explicación de la empresa. No quiere dialogar sobre mi situación. Decidí tomar esta medida y encadenarme en la puerta de la empresa, dado que continuaron avanzando con las suspensiones con otros compañeros más. Suspensiones agresivas, alevosas con causas inventadas. En virtud de eso, decido sostener esta medida hasta que la empresa revierta la medida conmigo y conmigo y con mis compañeros. Ellos decidieron acompañar con un acampe en la puerta de la cabecera del 163 y vinieron un montón de organizaciones de distintos sectores, trabajadores de otras líneas que vienen a apoyarnos. Pasaron cuatros días y la empresa no ha dado respuestas. Se decidió continuar con la medida de fuerza y desde las 0 hs comenzó el paro en la 163, en la 136 de Parque San Martin y en la 503 de Merlo.”

“Me tiro el colectivo encima”

Carlos Rubén Acosta, trabajador de la misma línea relato que realizando la medida del paro, en acompañamiento del trabajador que se encuentra realizando la huelga de hambre, se encontraron con la reacción de la empresa de sacar el transporte igual a la calle, al mismo tiempo que se concretaba la medida de fuerza, con servicio cortado. “Siendo las cuatro de la tarde, pasan dos colectivos por la calle Pavón y pensamos que se había equivocado. No, pasaron fuerte, como haciéndonos una provocación. Pasaron de largo y los saludamos como carneros Pasan cinco minutos y veo que en la esquina, pasan de nuevo dos unidades. Cruzó enfrente y pasa el primero. Obviamente no me para. Doy un paso a la calle y el segundo me tiro el colectivo encima. Trato de agarrarme del pasamano y me arrastro, no me podía soltar. A los saltos, trate de acompañar a la corrida, pero me tiró y me desvanecí a 50 metros. Me agarraron mis compañeros y me llevaron hasta el hospital. Fue una provocación. Esto está tranquilo desde el viernes que esta mi compañero haciendo la huelga de hambre nadie nos molesto. Al contrario, la gente se acerca, los vecinos, las agrupaciones solidarizándose con nosotros.”

¿Han denunciado esta maniobra con la patronal y estos han respondido en algún sentido?

C: “Si, cortándote los servicios nuevamente. Diciendo que “vos no tenias que estar cortando la calle en Rivadavia”. Hay gente que trabajo y no fue a la mañana a manifestarse. A la tarde no hubo servicio, lo suspendieron y empezaron a llegar telegramas de nuevo. Las denuncias están. ”

¿Entonces han tomado acciones judiciales sobre este amedrentamiento y el intento de quebrar la lucha que están encabezando ustedes?

C: “Totalmente. Nuestros delegados, acaban de reunirse y esto esta denunciado. Lo mío ha sido intento de homicidio. El chofer está identificado y los delegados están haciendo la denuncia y acá estamos, gracias a dios puedo contarlo.”

En la actividad que se realizó en la tarde del lunes confluyeron distintos trabajadores de diversas líneas como los de Transportes La Perlita SRL, de la Línea 60 de Monsa, de las líneas 327, 237, 41, 141 y 146 de COPLA, Interlineas. Gremios como La Bancaria, SUTNA y SUTEBA. Corrientes sindicales como Rompiendo Cadenas y la CTA Autónoma de José C. Paz -San Miguel. Trabajadores del Hospital Posadas. CORREPI. Estudiantes de las universidades de General Sarmiento y Lujan (UNGS-UNLU) y espacios políticos como el Partido Obrero, el PTS, Frente Popular entre otros. Todos acercaron su solidaridad y se pusieron a disposición de los trabajadores de la línea 163.

d-54.jpg

La medida de fuerza se extenderá hasta el día jueves, donde se va a realizar una asamblea con corte en la Plaza de San Miguel desde las diez de la mañana. Los trabajadores esperan ver respuestas de la patronal que por el momento no ha dado señales de ningún dialogo, donde no ha intervenido el gremio y tampoco el ministerio de trabajo. A pesar del escenario adverso, seguirán firmes con la huelga y con el paro.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba