13/10/2016

#ENM: Participación masiva en el taller Mujeres y redes de explotación sexual

14691360_852798314822300_8239358513614596820_o.jpg
“Mi nombre es Alika Kinan, soy sobreviviente del delito de trata, soy de Tierra del Fuego y mi causa es la primera donde la víctima (o sea yo) es querellante contra el Estado y los mismos proxenetas”. Rostros de unas 20 adolescentes víctimas de explotación sexual eran la bandera que ondulaba sobre alrededor de 600 mujeres de todas las edades y puntos del país que sentadas en una escuela escuchaban con el corazón en la boca a Alika. Las Madres de las víctimas de Trata ya habían contado cómo viven tras la desaparición de sus hijas y la ausencia de un Estado cómplice de las redes de trata y explotación sexual. Por Manu Wilhelm Clérici para ANRed


La primera jornada de los talleres Mujeres en situación de prostitución y Mujeres, trata y explotación tomó de sorpresa a las organizadoras del ENM N°31 que habían dispuesto solo seis pequeñas aulas del Liceo Avellaneda. Es que luego del acto de apertura al ENM el sábado 8 de octubre, cientas de mujeres de distintas organizaciones políticas y sociales llenaron la galería del Liceo Avellaneda. Eran tantas las mujeres que decidieron debatir y organizarse a partir de la problemática de la explotación sexual que los balcones del segundo piso de la escuela también se coparon de mujeres que participaron desde allí arriba.

De esta manera el primer debate que se dio fue sobre la modalidad de los talleres. Ante una propuesta de las Madres de la Trata y entre todas las participantes se decidió que se realice un gran taller en la galería de la escuela.

Sobre la remera roja de Margarita Meira una pechera blanca con letras negras y rosas decía “Madres víctimas de trata – Desaparecidas para ser prostituidas”. La mujer comenzó a hablar en el centro de la galería y todas las presentes se sentaron sobre el piso haciendo silencio. “Somos madres de las víctimas de trata, nuestras hijas son mujeres asesinadas en democracia. Nosotras peleamos todos los días contra el sistema, contra el Estado prostituyente, el anterior y este. Cuando te llevan una hija queda un hogar destruido que no se recupera. Nosotras somos 14 mamás pero solo 4 podemos andar y contar lo que nos pasa porque las demás están postradas; no recibimos ninguna asistencia del Estado. Somos las nuevas Madres de Plaza de Mayo”.

14681069_852798354822296_204952075778367977_o.jpg

Margarita Meira fue madre de Graciela Susana Bekter, secuestrada en dos boliches de Capital Federal en 1991 y encontrada muerta en un apartamento al poco tiempo. “Mauricio Macri, el actual presidente fue cómplice y socio del dueño del prostíbulo donde tuvieron a mi hija”, sentenció Marga y al terminar su intervención, fue aplaudida por todas las presentes mientras se fundía en un abrazo con una de sus compañeras de lucha. María Cristina Balán es madre de Natalia Viviana Soledad Acosta, desaparecida en Santa Fe en 2009. “El juez Sánchez que tiene la causa me dice “usted está cada día más loca”. ¿Cómo no voy a estarlo si me falta mi hija? Una es pobre y no puede pagar un abogado” cuenta casi sin voz y pidiendo un megáfono porque muchas compañeras decían que no escuchaban.

Alika Kinan fue prostituída durante 20 años en el boliche Sheik de Tierra del Fuego. En 2012, luego de ser rescatada de allí, una fiscal le hizo preguntas que nunca se había hecho hasta ese momento. “A los 16 años mis padres me abandonaron y me hice cargo de mi hermana más chica, no teníamos para comer.

Cuando las mujeres estamos en extrema pobreza es fácil que caigamos en redes de prostitución. A los 19 a través de una chica me trasladaron a Tierra del Fuego donde me prostituyeron en el boliche Sheik”. “Yo no me reconocía como víctima en el momento del rescate, en el allanamiento, yo no me consideraba una víctima de trata, yo pensaba que estaba en un prostíbulo por mi propia voluntad, eso es contra lo que estamos luchando hoy: contra los prostíbulos, contra los proxenetas y el Estado debería acompañarnos mediante asistencia psicológica y para que podamos participar como querellantes en nuestros juicios mediante asistencia jurídica”.

Alika Kinan seguía contando a mujeres de entre 18 y 70 años de todo el país qué fueron para ella 20 años de explotación sexual y qué es ser sobreviviente de las redes de trata que sostiene el Estado proxeneta.

“Cuando llegué a Tierra del Fuego los proxenetas me llevaron directamente a la policía para poder hacer la apertura de legajo, significaba que nos tomaban las huellas dactilares y nos preguntaban dónde íbamos a estar; la policía sabía dónde íbamos a estar y sabía a qué veníamos. Porque nos pedían el nombre de fantasía en conjunto con el número de documento, o sea había un total encubrimiento y participación activa por parte del Estado provincial y municipal”. Alika Kinan además señaló que los mismos policías e inspectores municipales y funcionarios eran los propios consumidores y que la libreta sanitaria que se ha derogado en muchas provincias pero aún sigue vigente no solo no cuida a las mujeres víctimas de trata sino que las somete a exidados vaginales y análisis que solo protegen a los tipos, los prostituyentes, falsos clientes, mientras las mujeres continúan siendo explotadas.

En los Encuentros Nacionales de Mujeres realizados en años anteriores la discusión en torno al abolicionismo o reglamentarismo se desarrollaba en talleres de Mujeres y trata o Mujeres y prostitución como los que se realizaron en el Liceo Avellaneda. Pero este año, la Comisión Organizadora decidió que funcione de manera paralela en otra escuela un taller llamado Mujeres trabajadoras sexuales donde se defiende la explotación sexual como un trabajo que debe ser sindicalizado por AMMAR.

“Yo se que el Estado es responsable por acción u omisión, porque todo esto era un escenario y un terreno fértil para la trata de personas y explotación sexual por eso compañeras cuando les dicen que la prostitución tiene que estar reglamentada tenemos que tener mucho cuidado con estas palabras porque las mujeres no llegan a la prostitución por una decisión propia”. Alika no podía seguir hablando porque los aplausos de mujeres que la escuchaban emocionadas coparon la sala. “Siempre hay todo un sistema incluso con la serie de allanamientos que hubo en Tierra del Fuego todas estas compañeras mías que fueron rescatadas, que no fueron asistidas y no acompañadas: apareció AMMAR y las sindicalizó y les dijo que la prostitución era la única la salida”. Las palabras de Alika por el abolicionismo fueron seguidas como varias oradoras del gran taller del Liceo Avellaneda por el pedido de repudio a la organización del encuentro por el desarrollo del Taller Mujeres y Trabajadoras sexuales donde se sindicaliza a las explotadas sexuales llamándolas trabajadoras cuando son “desaparecidas y captadas para ser prostituídas”.

El juicio oral y público de Alika Kinan se iniciará el 7 de Noviembre en Tierra del Fuego. Será el primer juicio donde ella será la querellante contra el Estado y tres proxenetas. Aunque las Organizadoras del Encuentro Nacional de Mujeres se oponen a la votación durante las jornadas de talleres, entre todas las mujeres se acordó que el movimiento de mujeres acompañe este caso que puede sentar precedentes para otras víctimas de trata con una movilización a la Casa de Tierra del Fuego de Capital Federal el 7 de Noviembre.

14753333_852798351488963_598381055646513291_o.jpg

Diversas voces de mujeres de todas las edades y territorios fueron escuchadas durante los dos días que duró el taller de Trata y explotación sexual y prostitución. Entre ellas Laura, una joven jujeña de 18 años que vive en La Quiaca. “Yo tenía 15 cuando mi amiga cumplió 12, en una provincia donde las nenas mueren de hambre, son golpeadas y violadas. “Tu amiga se perdió” me dijeron cuando desapareció. Al tiempo supe que su papá la vendió a otra gente para que la exploten. Desde ese momento me interesé por cada proyecto que aparecía sobre la trata, mientras mis docentes en la escuela, unos caraduras, me decían que las mujeres nos teníamos que quedar en nuestras casas cocinando. La única mujer que me impulsa a luchar es mi madre, que no sabe escribir y llegó de Bolivia hace muchos años”.

Luego, una mujer recordó una moción que nunca se anotó en las conclusiones del taller de explotación sexual del año 2015: “Habíamos dicho que se constituyera un Banco Genético de Datos de fetos encontrados cerca de los prostíbulos porque es una forma de encontrar a las chicas”. A continuación otra mujer llamó a luchar por la anulación de la condena a Belén y a Victoria.

Otra mujer de Mendoza señaló que el presupuesto destinado a cada víctimas de trata en el país es de $0.80. “Eso es lo que valemos cuando no nos cogen” añadió Alika con impotencia. Una trabajadora del estado para la asistencia a víctimas de trata opinó que es necesaria la implementación de la Ley de Educación Sexual Integral para formar mujeres empoderadas.

Una compañera de República Dominicana aportó al debate que hay que desnaturalizar la creencia de que las afrodescendientes migrantes son putas, y que hay que fortalecer la lucha del movimiento de mujeres contra la trata a nivel internacional entre Bolivia, Paraguay, Brasil, Argentina y todos los países de América Latina. “Hay una coordinación en la complicidad de los gobiernos de todos los países que hace posible que las redes de trata persistan”.

Una militante de Las Rojas añadió que “la trata no es solamente un negocio, sino la subyugación del 50 % de la humanidad, por eso tenemos que organizarnos para acabar con el sistema de explotación sexual”. Su propuesta era la organización del movimiento de mujeres en coordinadoras regionales en todo el país donde se preparase la salida a la calle de todas para reclamar al Gobierno de Mauricio Macri su responsabilidad y que tome acciones concretas por la trata, femicidios, aborto legal y todos derechos que se le niegan a las mujeres.

Hacia la mitad del segundo día del taller, más masivo que el primero, una militante de Pan y Rosas, organización de mujeres del PTS, sostuvo que había que considerar que las mujeres que están prostituídas también son trabajadoras sexuales, lo que suscitó el enojo del conjunto de las mujeres del taller. Las Madres de la Trata y Alika Kinan profundizaron sobre sus posturas abolicionistas y no hizo falta que todas las participantes del Taller de Mujeres y Explotación Sexual votasen esa posición que ya era unánime.

Las voces de las Madres de la Trata, Alika Kinan y muchas mujeres más que intervinieron en el debate fueron escuchadas y aplaudidas durante los dos días que duró el taller por una multitud dispuesta a resolver estrategias para rescatar a las víctimas de trata y terminar con el sistema prostibulario que cada año desaparece y explota sexualmente a miles de mujeres. El cumplimiento de la Ley de Trata y el rol del Estado estuvo en el centro de la discusión en todo momento del debate.

A una hora de que las mujeres que participaron del taller asistieran a la marcha de cierre del Encuentro Nacional de Mujeres N.º 31 se remarcaron las acciones
consensuadas por en el taller de Mujeres y Trata y Mujeres y Prostitución, que son:

-7 de noviembre: Marcha a la Casa de Tierra del Fuego en Capital Federal por el inicio del juicio de Alika Kinan al Estado y a los proxenetas en Tierra del Fuego.

-23 de Septiembre de 2017: semana de visibilización de la Trata por el día Internacional de la Explotación sexual y trata de personas.

 Coordinación de acciones conjuntas para el 25 de Noviembre, Día Internacional de la erradicación de la Violencia hacia las Mujeres y 8 de Marzo, Día Internacional de la Mujer.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba