12/10/2016

Luego del atentado, se reconstruyó el Opy en el sitio sagrado Punta Querandí

img_20161009_183344341-01xx.jpg

Vecinos y militantes de pueblos originarios de la zona norte reconstruyeron el lugar espiritual de la cultura guaraní, que había sido destruido hace semanas por quienes pretenden adueñarse del territorio arqueológico y sagrado Punta Querandí. Exigimos a las autoridades garantizar el derecho a desarrollar nuestras prácticas culturales y espirituales. El próximo domingo 16 de octubre continuaremos con los trabajos. Por Leni Lachs, Patricio, Cristian Borrelli, Jésica Zalazar y MDP


“Tenemos que estar de pie, tenemos nuestra raíz muy profunda y así nomás no nos van a cortar la raíz, todas las veces que ellos destruyen una cosa, nosotros vamos a volver a empezar, eso no nos va a hacer bajar los brazos”, señaló hace pocos días la abuela Gladis Roa del pueblo guaraní y vecina de José C. Paz.

Por su parte, Reinaldo Roa, vecino del barrio La Paloma de Tigre, había expresado: “Más fuerza nos van a dar, no nos van a debilitar jamás, vamos a seguir resistiendo por lo nuestro, que es para fortalecer a todos los hermanos del continente y del mundo”.

Así fue como, este domingo 9 de octubre, se volvió a levantar el Opy (traducido frecuentemente como “Casa de oración guaraní”) con la participación de vecinos y militantes de pueblos originarios de la zona norte, integrantes de las culturas guaraní, quechua y wichí, así como miembros de organizaciones populares de la zona.

Además se pintaron carteles para señalizar el Opy como lugar sagrado guaraní y el respeto que se merece en cumplimiento del derecho de los pueblos originarios a desarrollar sus prácticas culturales y espirituales.

La construcción religiosa guaraní se encuentra cerca de donde encontramos un fragmento de cráneo humano en 2010, a unos 100 metros del salón comunitario y el quincho de Punta Querandí. Cabe destacar que el Opy no es el único espacio ceremonial de los pueblos originarios: a 50 metros hay una Apacheta levantada en el 2009, un montículo de piedras de tradición andina donde se realizan las ofrendas de la Pachamama y el Inti Raymi o Willka Kuti (año nuevo quechua-aymara).

En las comunidades de Misiones y Paraguay, el Opy es centro de celebraciones y un lugar donde se enseña la cultura, es la “Universidad Guaraní”. Generalmente las actividades se hacen en su patio o alrededores, ya que su ingreso es muy restringido.

Es el segundo Opy que se levanta en Punta Querandí, luego del atentado a la espiritualidad originaria que significó la destrucción y desaparición total de la primera construcción hace menos de un mes. La semana siguiente al ataque, se llevó a cabo la ceremonia del Ara Pyahu con la participación de unas 200 personas, donde se ratificó la decisión de reconstruir el espacio.

“Exigimos a las autoridades una investigación sobre lo sucedido y que den garantías para que no vuelvan a violentar las construcciones religiosas y espirituales de las distintas culturas indígenas, como la Apacheta, el Opy u otras”, se expresó en un documento firmado durante el Ara Pyahu.

Por otro lado, desde el sector político, se presentaron proyectos para repudiar la destrucción del Opy en el Senado Bonaerense y en el Concejo Deliberante de Tigre.

El Convenio 169 de la OIT, al que la Argentina adhirió, obliga a los Estados a reconocer y proteger “los valores y prácticas sociales, culturales, religiosas y espirituales” de los pueblos indígenas, así como a tomar “medidas encaminadas a allanar las dificultades que experimenten dichos pueblos al afrontar nuevas condiciones de vida y de trabajo”.

Punta Querandí es un espacio arqueológico, sagrado y educativo que es reivindicado y protegido por familias de distintos pueblos originarios que allí desarrollan su espiritualidad y realizan talleres de enseñanza abiertos a toda la comunidad. Está localizado en el Paraje Punta Canal, entre Maschwitz (Escobar) y Dique Luján (Tigre), rodeado de barrios privados del Complejo Villa Nueva de la empresa EIDICO, cuyo presidente Jorge O”™Reilly fue asesor de Sergio Massa. El intendente de Tigre, Julio Zamora, vive en este complejo.

Distintos organismos oficiales como el Consejo Provincial de Asuntos Indígenas, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas y la Defensoría del Pueblo de la Provincia han avalado la importancia de la recuperación de Punta Querandí, sin embargo el conflicto no se resuelve. El empresario Jorge O”™Reilly no cede sus pretensiones sobre el lugar. Y los funcionarios no avanzan sobre sus intereses.

20140124_134858-2.jpg

01-14502871_1492197727473808_3227058921972399085_nx.jpg

01-14666140_10208441446172410_1767154704979247568_n.jpg

07-14519887_10208441448732474_3969590442923127946_n.jpg

08-14519834_10208441449332489_3469714082895252514_n.jpg

13-14572171_10208441451252537_9067315173519336542_nx.jpg

18-14642470_10208441452852577_2185052667959405808_n.jpg

14614304_665457616962391_567863785_o-1.jpg

20140124_093356x.jpg

20140124_094916.jpg

20140124_095156.jpg

20140124_110221x.jpg



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba