03/10/2016

Mas de cuarenta sindicatos de prensa rechazan el protocolo de Bullrich

marcha-prensa-950x713.jpg

Mas de Cuarenta sindicatos de trabajadores de prensa rechazan el Protocolo General de Actuación para la Protección de la Actividad Periodística presentado por Patricia Bullrich, en conjunto con ADEPA y el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA). Denuncian que han sido “ignorados e invisibilizados” y que no confían en el Ministerio que criminaliza la protesta y que ha creado un “corralito” para los trabajadopres de prensa, “hablan de periodismo “independiente”, en nombre de las corporaciones multimediáticas que consideran a la información una mercancía”. También señalaron el silencio sobre los 2500 despidos en el sector. ANRed/Reproducimos comunicado


Los trabajadores de prensa no aceptamos que nos defiendan los mismos que nos reprimen

La Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa, integrada por más de 40 sindicatos de prensa de todo el país, rechaza enérgicamente el Protocolo General de Actuación para la Protección de la Actividad Periodística presentado en Tucumán por la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, y elaborado conjuntamente por ADEPA y el Foro de Periodismo Argentino (FOPEA). Invocando tratados y declaraciones internacionales con rango constitucional que resultan indiscutibles (Declaración Universal de Derechos Humanos, Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, fallos de la Corte Suprema de Justicia o resoluciones de Naciones Unidas), y conceptos como democracia, libertad de expresión, derecho a la información y tolerancia. Bullrich, ADEPA y FOPEA consuman una utilización corporativa, elitista y maliciosa de esos principios. El mismo Ministerio de Seguridad que pretende criminalizar la protesta, reservando un “corralito” para trabajadores de prensa, anuncia ahora pomposamente que podremos recurrir al Protocolo ante situaciones de riesgo, amenazas y violencia en ejercicio de la tarea profesional. Sin embargo, los trabajadores de prensa han sido los auténticos convidados de piedra, ignorados e invisibilizados por las empresas nucleadas en ADEPA y por FOPEA, entidades absolutamente distantes y que nunca representaron los intereses y necesidades de los trabajadores.

Con soberbia y prepotencia hablan de periodismo “independiente”, en nombre de las corporaciones multimediáticas que consideran a la información una mercancía. Y hablan de pluralismo y democracia, los que desmembraron la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual para sostener el monopolio y amenazan con penalizar a periodistas que informen sobre el blanqueo, mientras nada dicen sobre los más de 2.500 puestos de trabajo perdidos en el gremio de prensa nacional.

El Estado no necesita un protocolo para respetar y proteger la tarea periodística. Y el gobierno nacional debería saber que para reducir riesgos en situaciones de conflicto, es mejor una adecuada capacitación, un conocimiento del contexto y que las empresas provean las condiciones y elementos de trabajo adecuados. Y si el riesgo, la amenaza, la agresión aparecen, los trabajadores de prensa deben acudir a la Justicia, no a las fuerzas de seguridad.

ADEPA Y FOPEA también se arrogan la potestad de constituir una Comisión de Riesgos de la Actividad Periodística y la capacidad de calificar esos riesgos. Comparan situaciones ocurridas en Méjico o Colombia para instalar un imaginario de que Argentina padece idéntica problemática, pero “olvidan” mencionar los muertos, entre ellos muchos periodistas, que en esos países generó la mano dura del Estado.

Por eso, advertimos: no queremos ser cuidados por los mismos que nos reprimen, atacan el pluralismo y la multiplicidad de voces, y despiden y precarizan a miles de trabajadores de prensa. Por eso rechazamos este Protocolo inaplicable, que deja al margen a más de 40 organizaciones sindicales de prensa de todo el país, representantes de miles de trabajadores, que mantienen contacto permanente con el trabajo periodístico en todas las provincias y conocen realmente los “riesgos” cotidianos. En cambio, convocaron a una entidad patronal minoritaria y a una ONG sin alcance territorial. Si la preocupación fuera proteger la seguridad de los trabajadores, deberían convocar a sus representantes para discutir en serio los problemas reales y las posibles soluciones aplicables.

1° de Octubre de 2016

Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa

FATPREN ““ FETRACCOM ““ Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SIPREBA) ““ Sindicato de Prensa de Rosario (SPR) ““ Círculo Sindical de la Prensa y Comunicación (CISPREN, Córdoba) ““ Asociación de Prensa de Santa Fe (APSF) -Sindicato de Prensa de Mendoza ““ Asociación de Prensa de Tucumán (APT) ““ Asociación de Periodistas de Corrientes (APC) ““ Sindicato de Prensa de Mar del Plata ““ Sindicato de Prensa Bonaerense (La Plata) ““ Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación (SETPyC) ““ Sindicato de Prensa de Ushuaia ““ Sindicato de Prensa de Río Grande ““ Sindicato de Prensa de Santa Cruz ““ Sindicato de Prensa de Esquel ““ Sindicato de Trabajadores de Prensa de Comodoro Rivadavia ““ Sindicato de Trabajadores de Prensa del Noreste del Chubut (Trelew) ““ Sindicato de Trabajadores de Prensa de Bariloche y Zona Andina ““ Sindicato de Prensa de Neuquén ““ Sindicato de Prensa del Alto Valle de Río Negro ““ Sindicato de Trabajadores de Prensa de Viedma ““ Asociación de Prensa de Buenos Aires (APBA) ““ Sindicato de Prensa de La Pampa (Zona Sur) ““ Sindicato de Prensa de La Pampa (Zona Norte) ““ Sindicato de Prensa de Necochea ““ Sindicato de Prensa de Tandil ““ Asociación de Periodistas de Olavarría ““ Asociación de Periodistas del Noroeste Bonaerense (APENOBA, Junín) ““ Sindicato de Prensa de Bahía Blanca ““ Sindicato de Prensa de Misiones ““ Sindicato de Prensa de Formosa ““ Sindicato de Prensa del Chaco ““ Sindicato de Prensa de Jujuy ““ Sindicato de Prensa de Salta ““ Sindicato de Prensa de Catamarca ““ Círculo de la Prensa de Santiago del Estero ““ Sindicato de Prensa de La Rioja ““ Sindicato de Prensa y Comunicación Social de San Juan ““ Sindicato de Trabajadores de Prensa de San Luis.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba