22/09/2016

El deber moral de desobedecer la injusticia

nueva_imagen_1_-9.png

Escuela “Sin Partido”, el proyecto educativo que prohíbe hablar de genero y diversidad sexual en las escuelas de Brasil. Compartimos la entrevista al colectivo Desobediencia. Por Gisela Manzoni para ANRed


Desde el año pasado las paredes de las universidades y los sindicatos de educadores en Brasil hablan de la “Ley de la Mordaza”, se realizan paneles, mesas redondas y debates para intentar frenar un embate contra la educación y la libertad de pensamiento. Aunque en estos entornos la posición parece ser unánime, las redes sociales arden de opiniones encontradas.

En los últimos años en Brasil, como muchos otros de países de Latinoamérica, se comenzó a hablar de cuestiones que habían permanecido como tabú para el sistema educativo: género, machismo, femicidio, diversidad sexual, elección, derechos, salud afectiva y sexual son algunos de los tópicos sobre los que docentes y estudiantes comenzaron a hablar en las aulas. Esta posibilidad, lejos de ser el regalo de gobiernos progresistas, ha sido reflejo de una lucha añeja para que la sexualidad también pueda ir a la escuela. Obviamente esto ha ocasionado alarma en los sectores más recalcitrantes que; desde la religión, la moral y las buenas costumbres, se oponen a que las nuevas generaciones se eduquen fuera del placard.
La situación en Brasil es especialmente alarmante, la indignación se convirtió en proyecto legislativo. Helida, dirigente del Sindicato Estadual de Profesionales de Educación- Niterói- Rio de Janeiro, brindo su testimonio:

“Pertenezco al colectivo Desobediencia, un grupo que fue creado por docentes de la región municipal de Niterói-Rio de Janeiro, en resistencia a una enmienda, a una ley recientemente publicada en nuestra localidad. Esa ley prohíbe cualquier tipo de utilización de material escrito o virtual que contenga los términos género, diversidad sexual y orientación sexual, o sea, ella prohíbe que la escuela trate discusiones de género.
Esta ley surge en el marco de “La Escuela Sin Partido”, que es el movimiento nacional que tiene como objetivo que las escuelas no estén atravesadas por ideologías políticas. Pero la verdad es que sería una escuela de un solo partido, de una sola ideología y quitaría a los y las profesoras cualquier posibilidad de expresar libremente su pensamiento. Teniendo inclusive un sistema en el cual los alumnos/as pueden denunciar al docente, en síntesis serian delatores de sus propios profesores. Esa denuncia podría hacerse sobre temas político-partidarios, ideológicos o a aquellos vinculados a cuestiones de género. El proyecto concibe la existencia de un canal virtual en donde los estudiantes podrían denunciar a sus docentes, esto ya pasó en algunos estados de Brasil.

Lo que supuestamente comenzó siendo un movimiento de padres y alumnos que se quejaban de un supuesto adoctrinamiento en las escuelas, se convirtió en un proyecto legislativo nacional y hoy está siendo tratado en el senado, fue presentado por Magno Malta, del Partido de La República (PR) quien desde anuncios publicitarios de la banca evangélica anuncia que la gente en Brasil está siendo adoctrinada por ideologías marxistas y feministas.
Así como el proyecto de “Escuela Sin Partido” tomó entidad nacional, también los movimientos en contra de ella surgieron por todo el país, “Escuela Sin Mordaza”. De hecho la presión de la gente fue tan grande que el Senado tuvo que hacer una consulta pública, en la que nosotros conseguimos un número de votos considerablemente más alto de personas brasileras en contra de la “Escuela Sin Partido”. La voluntad popular no apoya la “Escuela Sin Partido”, pero al gobierno brasilero no le importa mucho esto.

En cada lugar, estado y/o ciudad, los movimientos tienen discursos diferentes pero todos compartimos el lema de la mordaza, la mordaza a los docentes. Aquí en Niteroi el movimiento Desobediencia nace en función de las cuestiones de género, por la preocupación que tenemos aquí y en todo Brasil sobre la violencia contra las personas LGTB y en contra de las mujeres, las estadísticas son alarmantes. No poder discutir eso en la escuela es impedir que la educación cumpla con su función en contra de esa violencia. Esta cuestión es muy conflictiva porque está presente en la Constitución Nacional y la enmienda de la “Escuela Sin Partido” pretende modificar la constitución brasilera y cercenar la autonomía de los docentes.
En general todos los grupos en contra de la mordaza hablan de la cuestión de género, no solo porque tienen sus grupos sobre este tema sino también porque todos los docentes entienden que esta ley está ligada al machismo y la homofobia. Los militantes de izquierda, a pesar de todas sus contradicciones, tienen una cultura sobre estos temas aquí en Brasil.

Las posibilidades que tenemos en contra de esta enmienda en Niterói son de dos tipos: por un lado los brasileros infelizmente o felizmente -no sé-, no tenemos una preocupación tan grande por las cuestiones legales, no somos tan cumplidores de las leyes, especialmente de éstas que son ridículas. Nosotras no tenemos como NO hacer una discusión de género en la escuela, porque en la escuela tenemos personas con subjetividades diferentes, trabajando, interactuando en la escuela, y suceden situaciones todo el tiempo que nos hacen intervenir, situaciones de violencia, de machismo, de homofobia. Los docentes fuimos acusados de querer implementar una ideología de género, la ideología de género no existe, es algo inventado por la derecha para destruir un proyecto contra la violencia. De todos modos a nadie le gusta no cumplir la ley, si no se cumple es porque no conseguimos cumplir y de ahí que sale el nombre del movimiento. Si esta ley continúa nosotras vamos a desobedecer. Por otro lado tenemos todavía la posibilidad de revertir esta situación en el campo político “correcto”, porque tanto en Niterói como en el proyecto general se están realizando procedimientos incorrectos y anticonstitucionales.

No todos los docentes participan de la misma manera, hay docentes muy conservadores, la cuestión contra el machismo es la más aceptada, sobre la cuestión LGTB los prejuicios son mucho más grandes. Hace un tiempo por ejemplo el gobierno federal creó un material didáctico de orientación para que las escuelas tengan recursos para poder trabajar algunas cuestiones desde un abordaje de género. El material es excelente y está disponible en internet, pero la bancada evangélica no permitió que se usara. A partir de ese material, que nadie se intereso por ver, es que todos se pusieron a hablar del Kit- gay, “que estábamos enseñando a los jóvenes a ser gay” y cosas por el estilo.

Presentación del colectivo Desobediencia, 5/9/16 en la Universidad Federal Fluminense.

nueva_imagen_2_-4.png

Son pocas las familias en las escuelas que realmente están al tanto de esta cuestión, en el caso de Niterói la ley es muy nueva, y la gente no discute género como a nosotras nos gustaría que se discutiera. La preocupación es mas ideológica que práctica, porque la verdad y lamentablemente, no venimos trabajando de manera intensiva desde una perspectiva de género y sexualidad, al punto de que la escuela no puede saber cómo es el posicionamiento de las familias. Las familias sólo se dan cuenta cuán importante es esta cuestión cuando la ven censurada, cuando la ven prohibida dicen ¿la estaban haciendo? Las familias lamentablemente no están involucradas ni en éste ni otros aspectos de la educación, la escuela está separada de la comunidad.

En cuanto a los estudiantes, en los más grandes, los de secundaria, la cuestión depende de si están o no militando en agrupaciones estudiantiles, en donde la cuestión de género es muy discutida. Este año en la ocupación de las escuelas durante la huelga de docentes, los estudiantes discutieron mucho sobre estos temas y sobre los derechos humanos en general. Mi hija adolescente participa de uno estos movimientos de ocupación de escuelas y ella me enseñó mucho a mí sobre feminismo y diversidad sexual. Lamentablemente en la juventud se refleja esta dicotomía social de la que hablamos antes, también hay sectores de jóvenes conservadores que incluso atacan a personas en las calles.

Sin duda, esta ley está en el marco de un proceso mayor y la cuestión política y la cuestión de género están ahí, alcanza con ver lo que paso con Dilma, hoy la oposición a Temer no ataca a Temer sexualmente, no ataca la estética de Temer. En los ataques a Dilma llegaron a hacer imágenes pornográficas de ella, a cuestionar su sexualidad y a discutir sobre su belleza. Eso no pasa con un político varón.
Escuchamos que mundialmente se habla de onda conservadora, a mí personalmente no me gusta cuando dicen que la derecha está avanzando, que el conservadurismo está creciendo, no es así, ellos reaccionan, reaccionan apenas a nuestros avances. Nosotros avanzamos y ellos vienen detrás nuestro, intentando alcanzarnos”.

nueva_imagen_3_-3.png

El colectivo Desobediencia, como muchos otros grupos en Brasil, viene realizado distintas jornadas de lucha, debate y vizibilización de este ataque a los derechos y libertades conseguidos. En este sentido invitan a firmar su manifiesto

Publicada por Coletivo Desobedeça en viernes, 12 de agosto de 2016

En el caso de la “Escuela Sin Partido” en Brasil, como en tantos otros ejemplos, es interesante prestar atención a la manera en que estos sectores reaccionarios utilizan el lenguaje y el discurso: victimización, imposición ideológica, intolerancia y “libertades individuales” sustentan sus propuestas y acusaciones. En este sentido no sólo intentan apropiarse de las luchas sino que también desconocen el rol que históricamente han ocupado, el de opresor.

Dejamos aquí algunos link para que te diviertas o te preocupes y una vez más celebramos la desobediencia

Sitio oficial de Escuela Sin Partido

http://www.programaescolasempartido. org

Material contra la homofobia que no pudo utilizarse- Kit gay
http://acervo.novaescola.org.br/pdf/kit-gay-escola-sem-homofobia-mec.pdf

Presentación pública del colectivo Desobediencia: https://www.facebook.com/coletivodesobedeca/?fref=ts

Propagandas y debates televisivos

Gisela Manzoni, docente y activista feminista



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba