22/09/2016

Una historia de lucha llena de arte y política

asaaaaa.jpg

Florencia Vespignani es una reconocida artista de la zona sur del gran Buenos Aires que supo plasmar en su libro Política Grafica la unión de sus dos pasiones: la política y el arte. Ex militante del Movimiento de Trabajadores Desocupados (MTD) Aníbal Verón, actualmente es docente y desarrolla actividades gremiales. En esta entrevista repasa algunas de sus obras más destacadas, los orígenes del movimiento en el conurbano sur y su experiencia en la organización piquetera. Por Alan Mansilla


“Pensando el arte como una herramienta de expresión para el reclamo de las injusticias y las denuncias”.

Bajar del tren y ver carteles de protestas, murales que reflejan la rebelión, el dibujo de la cara de Ernesto “el che” Guevara en lo más alto, los rostros de Darío y Maxi (asesinados por la policía el 26 de junio de 2002) hacían que se respire un espíritu de lucha, que es la esencia, la mística del lugar.

asas.jpg

La entrevista se desarrolló ahí, en la ex estación Avellaneda. “En la estación Darío Santillan y Maximiliano Kosteki”, fue su respuesta cuando se pidió que elija donde realizar la charla. Un lugar que es un mundo aparte, un mundo lleno de expresiones artísticas que reivindican las luchas de clases. Más precisamente debajo de una cooperativa textil que construyeron de forma independiente y organizada los trabajadores desocupados, compañeros de Darío y Maxi.

– Estuviste involucrada en la intervención cultural de este espacio lleno de significaciones ¿Cómo es esto de vincular el arte a una actividad de militancia política?

 Creo que el arte tiene un rol importante dentro de la cultura, es un hecho simbólico que genera identidad en los compañeros y la identificación con las imágenes. Es por eso que comenzamos a dar talleres, pensando el arte como una herramienta de expresión para el reclamo de las injusticias y las denuncias.

Esto tiene que ver con la producción cultural, que nos caracteriza como organización. Organizar la parte cultural, mezclada a la más efusiva de la lucha, para transformar eso en obras artísticas.

Esta estación representa un trabajo cultural de arte popular.

Una de las cosas más destacadas que se hicieron fue el mural del puente Pueyrredón. Donde se decidió en conjunto lo que se iba hacer. Se debatió en una asamblea si debían estar o no los rostros de Darío y Maxi y fue ahí que se decidió hacer los murales con sus caras, que luego terminarían siendo un gran símbolo de la lucha piquetera.

– En tu libro Política Grafica hay una obra de un mural realizado en el frente de la iglesia de Solano “Nuestra Señora de las Lágrimas” que pastoreaba Alberto Spagnolo y que si no me equivoco ese dibujo representa una especie de “Jesús revolucionario” ¿es ese su significado? ¿Cómo surgió hacer ese mural?

jhnjklnjkn.jpg

 La verdad es que la idea de hacer el mural salió de mí y también tuve que hacerlo sola porque en ese entonces no había muchos compañeros que se interesaran por el arte. Mientras lo hacía, Alberto me tenía la escalera y me alcanzaba las cosas.

En verdad, la idea original del mural era un hombre en situación de lucha con el movimiento piquetero atrás. Pero las características del rostro de esa persona hicieron que mucha gente creyera que era la imagen de un “Jesús revolucionario”. A parte el contexto ayudaba, era en el frente de una iglesia”¦ pero bueno cada uno interpreta el arte de diferente manera y está muy bien.

– ¿Y qué fue de la vida del mural?
Luego de que lo echan a Alberto por albergar a personas en la iglesia y hacer reuniones del movimiento piquetero, el mural fue lo primero que desapareció.

La policía comenzó un desalojo y una vez finalizado taparon el mural.

– ¿Si tuvieras la oportunidad volverías hacer ese mural en una iglesia?

Sí, pero distinto, cambiaría el centro. El foco de la imagen ya no sería un hombre, pondría a una mujer.

– Hay un dibujo que hiciste que fue muy viralizado ya que tiene un significado muy alto en lo que respecta a la masacre de Avellaneda en la que perdieron la vida Darío Santillan y Maximiliano Kosteki, y que está en el libro también.

5415445.jpg

¿Cómo surgió?

 Es un dibujo que hice a partir de un poema que me dio un compañero, que hoy ya no está, Manuel Suarez, y el poema se llamaba “mano con mano”. Con eso y con la inspiración de una foto que hay de ese momento pude hacer esa representación con las manos más grande de lo normal por la relación con el texto.

“Como en un cuadro pintado por Maxi, su mano de artista es apretada por su mano de pelea de Darío; para que no sienta tristeza de abandono, para que no viaje sola hacia lo incierto e injusto”. Fragmento del poema que Manuel Suarez escribió para sus compañeros en junio de 2003.

– ¿Porque decidiste ser parte del movimiento piquetero?

 Porque me considero una militante política. Me parece que vivimos en una sociedad que es muy injusta y creo que vale la pena organizarse para luchar y tratar de modificar las cosas.

– ¿Cómo fue que empezaste en el MTD?

 Recuerdo que en el año 97″™ llego a zona sur -vivía en La Boca- y participe de una marcha, en Bernal, por un paro nacional que había encabezado Hugo Moyano. A partir de eso empecé a conocer algunas personas desocupadas y en el año 98″™ nos empezamos a organizar. Después ya comenzamos a participar del movimiento con compañeros en Villa Corina (Lanús) cerca de Monte Chingolo y después en el Barrio La Fe con trabajadores desocupados.

Para ese entonces recién comenzaban a organizarse los movimientos piqueteros ¿cómo fue ese crecimiento?

En el año 98″™ comienzan a crecer los movimientos piqueteros, sobre todo en la zona de Florencio Varela, San Francisco Solano y Claypole. Yo participaba de la organización en el barrio La Fe (Lanús) pero teníamos referencias de que en Solano ya se estaban organizando desocupados en la parroquia “Nuestra Señora de las Lágrimas” a cargo del cura Alberto Spagnolo que supo albergar a decenas de personas en la institución católica. Fue ahí, en esa parroquia, donde se empezaron a hacer las reuniones del Movimiento de Trabajadores Desocupados Teresa Rodríguez de toda zona sur para organizar acciones reivindicativas.

A esas reuniones de zona sur llegaron a venir compañeros de La Matanza y los que más asistían eran de Claypole, que provenían de varios barrios. Después terminamos trabajando juntos en la misma coordinadora que fue la CTA Aníbal Verón. Ante la desocupación, el aumento de la pobreza, los vecinos comenzaron a organizarse y salieron a protestar en contra de los ajustes del gobierno. Nació de esa forma un sector de la clase trabajadora que entró en el terreno de la lucha de clases.

– ¿La mujer cumplía un rol muy importante dentro de los movimientos piqueteros?

 Había muchas mujeres en los movimientos, mujeres que generalmente eran ama de casas solas, con varios hijos y que decidían salir a las calles en una situación difícil, muy complicada, a pelear por sus derechos. Entonces a partir de eso empezamos hacer comedores para los chicos y la participación de las mujeres fue muy importante.

El cierre

Una vez finalizada la entrevista, Florencia ordenó los coloridos bancos en los cuales estuvimos sentados y se fue a un taller de cerámicas que se da dentro de la estación, en un pequeño cuarto lleno de colores, con muchas imágenes y expresiones artísticas de mármol talladas a mano, entre otras cosas. Mientras me mostraba las fotos del lugar y las obras me iba contando apasionadamente cada historia de ellas demostrando como abraza y ama con todas sus fuerzas esta mezcla hermosa de arte y política.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.