12/09/2016

Viernes de luto para la clase trabajadora: tres obreros muertos por trabajar

linea-60-paro.jpg

El viernes 9 de septiembre se registró la muerte de ““al menos ““ tres trabajadores en Buenos Aires. Todos ellos murieron realizando sus tareas habituales y por causas absolutamente evitables y relacionadas con condiciones de trabajo, que son exclusiva responsabilidad de los empleadores. Por Julia Soul para ANRed


Los delegados y trabajadores habían denunciado problemas en la nueva central de la Línea 60, ubicada en el barrio de Barracas. Entre otras cosas, plantearon que los elevadores neumáticos no ofrecían la seguridad necesaria para quienes debían trabajar con ellos. El último viernes, uno de esos elevadores sucumbió, David fue aplastado por el colectivo que estaba reparando y falleció horas después en el Hospital.

Un par de horas antes, los trabajadores del INTA-Castelar recibían la noticia de que su compañero Diego había fallecido después de una semana de internación. La explosión de un biodigestor (que es como una gigantesca olla a presión) le produjo quemaduras gravísimas. El biodigestor, al igual que muchos de los equipos con los que cuenta el INTA, está absolutamente obsoleto y no tiene un sistema de alarmas que advierta sobre riesgos o desperfectos a quienes lo están operando.

Finalmente, el derrumbe en una medianera en una obra provoca la muerte de Richard, obrero de la construcción y graves heridas a otros dos compañeros. Según los medios, se habían registrado irregularidades en la obra que fueron denunciadas, pese a lo cual nunca se detuvo el trabajo.

Lo que las muertes de Darío, Diego y Richard tienen en común es que se producen por causas absolutamente evitables. Los tres estaban realizando tareas que les fueron asignadas como órdenes de trabajo, con herramientas y equipos que les proveen los empleadores y en condiciones que ni ellos ““ ni el conjunto de sus compañeros ““ están en condiciones de controlar. Los responsables directos de las muertes de los tres trabajadores son sus empleadores, porque ellos establecieron – o no hicieron nada para modificar – las condiciones que causaron los accidentes.
La negligencia patronal tiene la cara del dinero: el sistema de riesgos del trabajo (que regula a las Aseguradoras de Riesgos del Trabajo) les asegura que indemnizaciones y seguros son menos costosos que inversiones y organización del trabajo que minimice los riesgos. La vida y la calidad de vida de los trabajadores son cuestiones sin importancia en esta lógica.

La respuesta de los trabajadores

La primera reacción de los colectivos de trabajadores es el pedido de justicia y contra la impunidad. Los trabajadores de la Línea 60 mantuvieron la suspensión de tareas, incluso ante el abandono de las cabeceras por parte de la empresa y, junto al cuerpo de Delegados de la Línea 60, convocan a una concentración este LUNES 12 DE SEPTIEMBRE a las 6hs en la cabecera de Maschwitz, para marchar a distintos organismos.

Entre tanto, la asamblea de trabajadores convocada por la Junta Interna de ATE ““ INTA resolvió marchar este MARTES al mediodía a la Sede Central de INTA en Capital Federal (Rivadavia 1479). Reclaman el esclarecimiento de las circunstancias que produjeron la muerte de Diego y que se destine presupuesto para mejorar las condiciones de seguridad de todos los sectores de trabajo del organismo. Otra de las resoluciones de la Asamblea fue no operar con equipos que no hayan pasado la validación anual. La Comisión de Condiciones y Medioambiente de Trabajo del CNIA y las organizaciones sindicales, denuncian que el presupuesto destinado a seguridad e higiene no alcanza el 50% de lo necesario para validar todos los equipos.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba