24/08/2016

La prisión domiciliaria a Etchecolatz y la escalofriante foto durante el juicio

carta2.jpg

La escalofriante fotografía del papel escrito por Miguel Etchecolatz en el cual se lee, “Jorge Julio López secuestrar” fue tomada durante el juicio del 2014 que ratifico la perpetua al represor. En estos días se discute la posibilidad de que acceda al beneficio de la prisión domiciliaria. Por ANRed/ Foto: Leo Vaca y Sebastián Losada


s_100065_6197_lopeza__1_.jpg

El 24 de octubre del 2014, Etchecolatz era condenado a prisión perpetua por el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 1 de La Plata. El mismo día, finalizando el juicio, el represor miró a Estela de Carlotto y escribio un papel que intento darlo a los jueces, en el mismo se leía, “Jorge Julio López secuestrar”, los fotógrafos de Infojus Noticias captaron la imagen escalofriante que era sin duda una amenaza. La acción respondía a increpar a los organismos de derechos humanos presentes y a la justicia que lo condenaba.

Etchecolatz fue otro represor de la dictadura que comenzó el 24 de marzo de 1976 y hasta finales de 1977 cumplió la función como Director de Investigaciones de la Policía de la provincia de Buenos Aires. Fue la mano derecha del ex general Ramón Camps, quien acondiciono a la policía para llevar adelante el terrorismo de estado en aquellos años.

En 1985, Etchecolatz fue condenado a 23 años de prisión, interrumpido por el beneficio de la ley de Obediencia Debida. En el 2006 se derogó la ley y los indultos y volvió a ser condenado a reclusión perpetua. En esa oportunidad un testigo volvió a reafirmar la criminalidad de Miguel Etchecolatz, era Jorge Julio López, un albañil nacido en General Villegas, Buenos Aires en 1929. Julio había sido otra víctima de la dictadura que lo confinó a varios centros clandestinos. Durante el juicio, EL 18 de septiembre del 2006, López relató, “La chica estaba casi a mi lado, en un camastro. Le habían tirado un baldazo con agua y Etchecolatz le pasaba picana…y ella le gritó: “por favor no me mates! llévame presa de por vida pero déjame criar a mi beba!”…y él le sonrió…y delante mío le pegó un balazo ahí mismo. Si la encuentran alguna vez, verán que la cabeza tiene dos agujeros, porque la bala entró por la nuca y le salió por el costado”.

Horas más tarde Jorge Julio López era desaparecido.

etchecolatz-800x445.jpg

En el próximo mes de septiembre se cumplirán 10 años de su desaparición tras declarar contra Etchecolatz, quien en estos días podría gozar de prisión domiciliaria. La Justicia no ha podido dar cuenta de su paradero. Las noticias lo han sacado de las portadas hace años, sin embargo su represor exhibe un papel con su nombre, provocando a la justicia nacional, la misma que discute darle prisión domiciliaria al represor Etchecolatz. Este año en el mes de julio, los subrogantes Germán Castelli y Jorge Michelle le concedieron a Etchecolatz la posibilidad del arresto domiciliario. Pero un informe médico descartó que no tenga salud para cumplir su condena en una prisión normal y desestimo el pedido del represor. El mismo día, la médica que llevo adelante el informe que negó la domiciliaria a Etchecolatz sufrió una amenaza, su perro había sido asesinado a cuchillazos, los atacantes dejaron el cuchillo ensangrentado en la puerta de la vivienda.

Hoy a las 18hs en las calles 7 y 50 de La Plata se realizará una movilización exigiendo la cárcel común, perpetua y de cumplimiento efectivo al genocida Etchecolatz, “Si bien la medida todavía no se concretó, porque falta definir el mismo pedido en otras dos causas, es un paso muy grave con el cual el genocida comienza a transitar el camino hacia su casa en el bosque de Peralta Ramos, Mar del Plata”, señalaron desde la querella unificada de Justicia Ya La Plata.



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba