17/05/2016

Show mediático: entre el morbo, el olvido y la impunidad

marti_fierro-2.jpg
Mientras el enorme conflicto con las universidades públicas es marginado de los titulares de la mayoría de los medios masivos, la entrega de los premios “Martín Fierro” se adueñó del aire televisivo y las repercusiones en los principales medios de difusión. Nuevamente el evento contó con la presencia de Cacho Rubio, quien sigue siendo miembro de APTRA, cuyas probadas denuncias en su contra por estar vinculado a redes de prostitución quedaron en el olvido. Las presencias vinculadas a violencia de género en los Martín Fierro son muchas, aunque las denuncias son selectivas. Por Ramiro Giganti, para ANRed.


La historia de los cercos informativos y el uso de la televisión y los principales medios masivos de comunicación como distracción parece no cesar, e incluso acentuarse, semana tras semana. Mientras los despidos no cesan y las medidas gubernamentales apuntan a una profundización de la precarización laboral, subsidiando trabajos en condiciones degradantes para los jóvenes, la universidad pública atraviesa una grave crisis presupuestaria. El pasado jueves 12 de mayo, decenas de miles de estudiantes, docentes y no docentes, se movilizaron en reclamo por mayor presupuesto para la universidad pública. A pesar de la pasividad y lo importante del reclamo, la movilización ocupó muy poco espacio televisivo y fue marginada de los titulares de la mayor parte de los medios masivos de comunicación.

Probablemente para muchas personas no tenga nada que ver el paralelismo entre el recorte de presupuesto a la educación pública y la promoción de empleos mal pago y un mayor aire televisivo a “televisión basura”. ¿No tiene nada que ver?

El show de la vergüenza

El pasado domingo 15 de mayo por la noche, el pico de audiencia y comentarios en las redes sociales, promovido por los principales medios de comunicación, fue para la entrega de los premios “Martín Fierro”, una entrega anual donde se premia a personalidades y programas tanto de radio como de televisión abierta. Abundaban los chismes sobre “qué se puso fulano o mengano”, mientras las cámaras mostraban a personas famosas vestidas de gala saludando a las cámaras.

Una de las celebridades presentes fue el ex relator de fútbol devenido en conductor televisivo, Alejandro Fantino, quien pocos días antes se había pronunciado de manera despectiva hacia los estudiantes de la Universidad de Buenos Aires que se estaban manifestando mientras cortaban una calle.

Dejando de lado su función de relator de fútbol y conductor de programas de chimentos, Alejandro Fantino se convirtió en un “showman” de la entrevista política, entrevistando de manera amistosa a diversos gobernantes, lavando su imagen e imprimiendo su tono jocoso: una suerte de Rigoletto del siglo XXI.

marti_fierro.jpg

Para quienes no comprendan la asociación (ya que es difícil que se hable de Opera en televisión abierta), “Rigoletto” es una opera compuesta por Giuseppe Verdi basada en una novela de Víctor Hugo, cuyo estreno fue en 1851. Rigoletto, su protagonista, es un bufón de la corte del ducado de Mantua.

Mas parecido físicamente a como se suele exhibir a Rigoletto en la ópera (gordo y jorobado), el principal protagonista de la entrega de premios fue Jorge Lanata, quien además de recibir premios en más de una categoría se llevó la estatuilla de oro en el final del evento. Este personaje, ex director del diario Página/12 y Crítica (cerrado dejando a muchos trabajadores en la calle), entre otros, fue adquiriendo características similares al personaje operístico: sus programas fueron matizando investigaciones vinculadas a la corrupción con un humor burdo y machista. De hecho pasó de ser el “periodista independiente” que fustigaba contra las grandes corporaciones a convertirse en el bufón de la mas poderosa de ellas: el grupo Clarín, llegando incluso a conducir un programa de juegos, cuyo fracaso no le permitió mantenerse en el aire.

lanata.jpg

Cada vez que este personaje subía a recibir un premio el circo alcanzaba su máximo esplendor, entre aplausos y abucheos por otros miembros del circo, pertenecientes a distintas corporaciones o afinidades políticas, donde los reduccionismos del pensamiento binario se hicieron presentes nuevamente. Con registro de barítono (aunque sin esa voz trabajada, limpia y brillante que suelen tener los intérpretes de Rigoletto en las óperas) el ganador de la noche provocaba con sus dedicatorias amplificando tanto aplausos como abucheos. Cualquier parecido con aquellas polémicas declaraciones de Diego Armando Maradona siendo director técnico de la selección nacional, incitando a periodistas deportivos a practicar “sexo oral”, ¿son coincidencia?

En el trágico final de la ópera, Rigoletto accidentalmente mata a su hija, enviando a un asesino que no la reconoce por estar ella disfrazada de hombre, y la apuñala confundiéndola con el objetivo. La ópera confronta a dos hombres machistas: Rigoletto y el Duque, quien protagoniza la principal escena cuando canta el aria “La donna e móbile”, exhibiendo su mezcla de libertinaje y promiscuidad con una fuerte dosis de cosificación de la mujer. Rigoletto pretende matarlo al enterarse del romance del Duque con su hija Gilda. Accidentalmente es su hija quien muere apuñalada por un asesino enviado por Rigoletto para matar al Duque. La confrontación binaria de dos pensamientos opresivos está vigente en la actualidad.

Si de maltratar y cosificar mujeres se trata, los premios “Martín Fierro” no son la excepción: uno de los principales miembros de la Asociación de Periodistas de Televisión y Radiofonía Argentina (APTRA), que es el ente creador de este evento, y socio fundador de la entrega de premios, es Cacho Rubio. Este personaje, supo desfilar por los medios, principalmente programas de chismes, mostrándose acompañado de mujeres varias décadas más jóvenes que él exhibiéndolas como “trofeos”. Hace tres años se dio a conocer un video en donde a este personaje, acompañado del “ex Side” Raul Martins (quien además fue denunciado por su hija por trata de personas), se lo ve rematando mujeres en una fiesta nocturna.

En el año 2013, luego del revuelo por el conocimiento del video y otras vinculaciones a redes de prostitución, se había suspendido a Cacho Rubio de la entrega de premios de ese año. La suspensión fue una pantalla. Desafiante, Cacho Rubio se presentó en el evento e incluso se fotografió con varias celebridades, y la suspensión fue levantada al año siguiente.

cacho_rubio.jpg

En la reciente entrega de premios, este personaje volvió a estar presente, y sus apariciones en los medios fueron “notas de color”. Vale recordar que en los días previos a aquella entrega de premios en 2013, Gustavo Vera, de la organización La Alameda, había denunciado públicamente a Cacho Rubio. Incluso, durante el programa de Lanata – quien mantuvo la investigación y denuncias hacia funcionarios en ese entonces kirchneristas involucrados – habló del tema, pero nunca mas volvió a mencionar a Cacho Rubio.

El silencio de Lanata en 2013 probablemente haya sido premiado, ya que en la entrega de ese año Lanata fue distinguido como la “Mejor Labor Periodística Masculina”, premio que volvió a recibir este año acompañado del máximo galardón de la noche. Entre los “periodistas” que deciden a quienes premiar se encuentra Cacho Rubio.

Pero no es este el único caso donde estos premios aparecen impregnados de violencia machista. En la entrega del año pasado, el periodista deportivo Gabriel Anello recibió el premio por “Mejor Programa Deportivo de Radio”, poco tiempo después de ser denunciado por su ex mujer Verónica Caro por violencia de género.

También hubo un escrache hacia Anello por parte activistas que se solidarizaron con su ex pareja, pero con muy escasa cobertura en los medios. Nada novedoso.

Las presencias vinculadas a violencia de género en los Martín Fierro son muchas, aunque las denuncias son selectivas. En la reciente entrega de premios también estuvo presente José Ottavis, quien fuera denunciado hace algunos años por su ex pareja, también por violencia de género. Incluso se dieron a conocer fotos de su ex esposa golpeada. Su presencia sí fue denunciada por algunos presentes, a diferencias de las anteriormente mencionadas, aunque tampoco hubo grandes repercusiones a comparación con las superficialidades, por ejemplo, en torno al peinado de su actual pareja.

Tal vez la contraposición entre Ottavis y Lanata como machismos opuestos sea “presentable”, como una copia barata y carente de refinamiento estético, de la ficción entre Rigoletto y el Duque.

De cara al próximo 3 de junio, fecha donde se cumplirá un año de aquella masiva movilización bajo la consigna #NiUnaMenos, y para la cual hay una nueva convocatoria, vale la pena tener en cuenta estos silencios.

¿Cuántas de las celebridades presentes en estos premios, contemplando en paz la presencia de proxenetas y golpeadores, buscarán limpiar su imagen sacándose una foto con la consigna #NiUnaMenos?

Si de marketing e hipocresía “pseudo solidaria” se trata, hubo otro episodio en la mencionada entrega de premios: se convocó a varias celebridades a subir fotos de sus postres a las redes sociales bajo el hashtag #YogurdePostre . El postre de la gala no era yogur, pero la campaña consistía en que con cada retuit se donaría un pote de yogur a dos ONG que trabajan con familias en situación de vulnerabilidad. Limitar la alimentación de familias en situación de vulnerabilidad debería ser considerado una canallada, pero al parecer el show televisivo lo presenta como “solidario”. Esto ocurre semanas después que desde el gobierno bonaerense se realice un recorte de más del 30 por ciento a comedores escolares cuya consecuencia afecta directamente a la alimentación de los chicos.

eugenia_vidal._jpg.jpg

Este “menú de emergencia” que la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal y el ministro de Desarrollo Social, Santiago López Medrano, proponen a directores de establecimientos educativos consiste básicamente en fideos y arroz de lunes a viernes, en detrimento de carnes frutas y leche. Para sumar morbo y show mediático, la gobernadora Vidal declaró en una entrevista “de color” que después de haber bajado de peso con su dieta se daba un “permitido” de flan con crema. La “mala alimentación” parece ser parte del paradigma del actual gobierno, y no solo por los ajustes o recortes a comedores infantiles.

vidal_flan.jpg

Comida chatarra, empleo chatarra

La semana pasada se dio a conocer un convenio firmado por el gobierno y la empresa McDonald’s vinculado al empleo juvenil. En este convenio se acuerda la contratación de 5 miljóvenes de entre 18 y 23 años para trabajar en la empresa en condiciones precarizadas, a cambio de un salario de 4500 pesos por mes (por debajo del salario mínimo). Como parte del convenio el estado pagará 1000 de los 4500 pesos que cada joven cobrará, mientras la empresa que los explota se hace cargo del resto.

macri_empelado_del_mes.jpg

La empresa ha sido varias veces denunciada por atentar contra la salud: desde las numerosas denuncias por promover la obesidad infantil, que incluso generó conflictos con Michelle Obama en Estados Unidos hace algunos años, por entrar en contradicción con su “campaña saludable”, hasta numerosas denuncias por contaminación. Vale recordar las denuncias en distintas partes del mundo por encontrar alimentos contaminados por la bacteria Escherichia Coli, denuncias que incluso se llevaron a cabo en Argentina en el año 2001, que llevaron a la clausura momentánea de más de una sucursal.

Volviendo a la actualidad, ese convenio supone un subsidio de 5 millones de pesos mensuales por parte del gobierno hacia la acaudalada empresa multinacional. En tiempos de recortes presupuestarios, e incluso en subsidios a servicios como la luz, el gas o el transporte, el contraste resulta llamativo. Pero aún más llamativo es el contraste al darse este convenio mientras la Universidad pública se moviliza en alerta por el déficit presupuestario. “Plata para McDonals, no para educación” parece ser el paradigma del actual gobierno. Una juventud sumisa y explotada, mal alimentada, y con la universidad publica desfinanciada, una juventud estigmatizada en los medios, donde se la señala por las muertes en Costa Salguero como única responsable desligando negligencias institucionales. Una juventud precarizada, para una sociedad embrutecida.


Notas relacionadas en ANRed:

 El gobierno y McDonals firman convenio para precarizar a 5000 jóvenes pobres

 La patria de los Báez

 Juventud precarizada: la droga como chivo expiatorio (III)

 #TeAmoTeOdio: la banalización del #NiUnaMenos



0 comentarios

1000/1000
Los comentarios publicados y las posibles consecuencias derivadas son de exclusiva responsabilidad de sus autores. Está prohibido la publicación de comentarios discriminatorios, difamatorios, calumniosos, injuriosos o amenazantes. Está prohibida la publicación de datos personales o de contacto propios o de terceros, con o sin autorización. Está prohibida la utilización de los comentarios con fines de promoción comercial o la realización de cualquier acto lucrativo a través de los mismos. Sin perjuicio de lo indicado ANRed se reserva el derecho a publicar o remover los comentarios más allá de lo establecido por estas condiciones sin que se pueda considerar un aval de lo publicado o un acto de censura. Enviar un comentario implica la aceptación de estas condiciones.
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


Ir arriba